Everything but temptation

septiembre 8, 2010

Las cicatrices del verano

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:18 pm

Se acabó, se acabó el verano, se acabó. A falta de recuerdos más palpables como las fotos de mi cámara que decidió dejar de funcionar el día antes de comienzo de mis vacaciones, tiro de marcas aún más vivas.

Me miro al espejo con ojos más rojos que de costumbre, entonces y ahora al recordar, será que aún cargan sal. La misma que inundaba mi mirada en largas jornadas de playa a la luz día, la misma que me descubrió esa luna mientras gozábamos de placeres prohibidos en la orilla del mar.

Observo mis manos, también rojas y medio peladas. Al parecer la tabla de surf, ésa que no veré en Madrid, quiso dejar también su huella a modo de esforzado aprendiz en aguas saladas. Es más, aún noto las manos ligeramente calientes, será que se cargaron de energía con el roce otros cuerpos.

A falta de distraerme en quitar la poca ropa que a unos y a otros nos sobraba preferí recorrer cuerpos y pieles ajenas con mis manos, sentir el calor de otros e intentar agarrarme a ello como si fuera a durar siempre. Claro que viendo mis manos ahora vacías está claro que todo quedó en una nube de verano… Así que gracias a los que conocí, a los reencuentre alguna vez en la lejanía y a los que no veré más. Lástima, ya sólo quedan mis manos apenas calientes, pasiones en forma de arañazos que pronto cicatrizarán y unos extraños ojos rojos y llorosos, y no porque carguen sal.

Anuncios

noviembre 23, 2009

Mis primeros guisos y el romanticismo

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:12 pm

Me descubro en el sofá con compañía. La conversación ha fluido. La química y algo de alcohol parecen ya recorrer nuestras venas, y nuestras cabezas (las dos). Hasta que llega un momento en que todo parece torcerse, dos largos silencios indican que la situación-sofá ha de reconducirse. Soy yo el que toma la iniciativa, basculo mi peso hacia su cara y le planto un prolongado beso.

Sus ojos le delatan, le he pillado por sorpresa. No es la primera vez, ni será la última. Tengo clavadas esas miradas: en ascensores, en parques, en espejos, en coches… Veo su mirada desnuda que muestra algo que no esperaba (al menos todavía). Me trago mi saliva y me alejo. Tal vez sea momento de que corra el aire unos segundos…

Me toca congelar el momento y dictar a mis manos calientes que se detengan. Ésas que aún no han tenido tiempo para detenerse en lo que ansían. Y es que sólo hay una primera vez para estas cosas y lo he vuelto a precipitar.

Mi alivio es que ninguno de los dos recordaremos ese instante, o tal vez, sí y estas palabras ahora escritas queden grabadas en la mente de alguien por mucho tiempo. Lo he vuelto a hacer, me he vuelto a adelantar. La diferencia es que ésta vez incluso se atreven a expresármelo en voz alta: “pensé que sería algo así con abracitos, juntarse…”. (¡tierra trágame!).

Que nada, no hay manera. Soy un torpe cocinero en el arte de encontrar ese punto exacto del romanticismo. Algo así como cogerle el punto a un guiso a al arroz, que en ocasiones te pasas y otras la cosa aún estaba pelín cruda.

Mientras mi mente cocina una respuesta, y aún en el sofá, le planto otro beso. Hay que hacer tiempo… a ver si me acaba haciendo bien este guiso 😉

abril 15, 2009

Ojos que no ven

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 4:18 pm

 

Ayer soñé que no tenía ojos, que por alguna extraña razón no podía ver la camisa arrugada que llevaba una tarde cualquiera y ante la que todos parecían etiquetarme y arquear sus cejas (la arruga no es bella).

Soñé que la gente no miraba de reojo por mi última ocurrencia con mi pelo (no dedicarle un par de minutos cada mañana), que no existían los escaparates y que mi yo no se distraía deseando lo que no puedo tener llenando los ojos de moda, llenos salvo por ese pequeño detalle que no queremos ver, ése que se sitúa en la etiqueta y que al que le sigue el €.

ojos

 

Soñé que un sábado por la noche (y no por la oscuridad) me regiría por la suavidad de una piel o la sensación tras un abrazo antes que tras una cara bonita o unos vaqueros muy bien ajustados por detrás.

Soñé que si me cruzara con ese alguien al que no quería recordar (cosas del amor y desamor) no tendría que arquear mis cejas, dirigirir la mirada al infinto y pensar en eso tan manido de ‘ojos que no ven corazón que no siente…’

marzo 19, 2009

A vueltas con el futuro…

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:16 pm

 

Hasta hace poco leía el futuro, es que lo bordaba. Era en compañía de la noche, con la oscuridad. Se me daba mejor en la distancias cortas casi-casi pudiendo tocar tu mano pero indirectamente leyendo tus ojos muuuy dentro, al compás de tus labios… Era una armonía casi perfecta, puede que en una discoteca o entre copas y minis pero las percepciones en una especie de sex(t)o sentido, el futuro se me adelantaba en forma de imagen de nuestros cuerpos juntos, de nuestros labios.

 passion

Y desde hace un tiempo todo cambió. Ha sido con el buen tiempo con la recién llegada luz de primavera que ha cegado mis sentidos. Porque, es cierto, noto muy dentro unas burbujas que me hinchan el pecho y aceleran mi pulso. Sé que son esas que necesito compartir, que seguro que llevan un nombre y una imagen dentro pero de las que no logro vislumbrar ni el menor de los detalles.

¿Y si mi futuro estuviera justo detrás de mi butaca en el cine, o de retorno a casa una tarde, o esperando la última copa aquella noche que me dio por no prolongarla más…?

Miras pero no ves, oyes pero no escuchas… ¿Tan difícil es interpretarlo? Quiero acercar mis sentidos, mis ojos y mis labios a aquel que los pueda leer… 

marzo 12, 2009

Sin palabras

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , — mytemptation @ 7:37 pm

 

Bajo unas luces de neón y música lady gagera lo (re)descubro a mis ojos. Conozco sus facciones, rememoro su sonrisa, reconozco sus manos, su ropa… combina camiseta blanca con vaqueros decolorados, los mismos de otras ocasiones. Jamás hemos cruzado una palabra y sin embargo sé lo que va a pasar. Mi ojos azules, no.

Será que leo el futuro, será que me tira siempre del mismo sitio el presente… Me aproximo, rozo su brazo con el mío, acerco mi mano. Lo agarro y se pone en mis manos. Cruzamos miradas, lo arrastro lejos de su grupo, y el momento surge para los dos… sin palabras.

 corazon

Hoy la prueba es diferente, distintos actores ya de día. Espera en un portal con una encendida sonrisa perdida que desde ese instante quiero para mí . Parece ocioso, la primavera lo muestra con manga corta y deja entrever su origen bajo una piel más que morena. Aminoro mi paso pues mi cabeza me impide prestar atención a más de una cosa a la vez… me veo incapaz de ver el futuro.

Atravieso el portal, no cruzamos nuestras miradas pero siento, a mis ojos, una sonrisa aún más caliente… Actúo de manera impulsiva, saco un papelito, el único que tengo rubricado por un puñado de números que completan mi móvil, y se lo acerco mientras pienso para mí ‘utilízalo con inteligencia’. Esta vez me soy yo quien pongo en sus manos.

Lo toma, y por un momento parece que lo va a doblar pero tras un movimiento brusco lo arruga y lo arroja al suelo… sin palabras.

febrero 25, 2009

Léeme al oído

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 1:57 am

 

Siempre he gozado con la palabra escrita. Me da vida. Me inspira e inspira nuevas palabras. Basta ver mi perfil, sólo dos aficiones: relatar, escribir.

La escena como sigue, alguien me descubre su faceta personal más íntima. Escribe textos, asegura que parten de la realidad para pasar a evocar un mundo más personal… Una chispa los despierta: una imagen, música, un vídeo, un viejo recuerdo…

 angel

Se ofrece ante mí a leerme en voz alta y no lo dudo, sí quiero. Esta noche me ofrecen todo eso, una voz modulada proveniente de jóvenes y rosados labios a los que fugazmente escruto con mi mirada. Y es que al principio de su lectura, sigo con mis labios el texto sobre la pantalla pero al momento desvío la mirada, desvío todo mi yo al protagonista único (él) que no es consciente mientras lo observo.

… sus palabras inundan la estancia en un espacio ya intemporal mientras mis ojos se sacian con su físico, con su arte que derrocha emociones, vida. Que descubre una nueva persona ante mí, que me acaricia muy dentro con sus palabras y con su aliento, que despierta a mí ser a alguien que siente y respira pasión y vida, que exuda juventud por cada uno de sus poros…

Poco más que añadir a la escena. Que fui yo el que se quedó sin palabras (raro, muy raro) acariciado por las suyas, acariciado por sus labios… léeme, léeme al oído.

enero 19, 2009

Mis momentos mágicos tienen nombre

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:01 pm

 

Hay muchos momentos mágicos cuando estás conociendo a alguien sobre todo si se entremezcla algún tipo de sentimiento. Para mí, el más importante, es ese momento en que se cruzan las miradas para que la otra persona pronuncie tu nombre por primera vez…

Yo lo asemejo a un cierto pudor, algo así como estar desnudo, pero donde rápidamente te visten esas sencillas letras que componen tu nombre para mostrarte ante la nueva persona. Personalmente, compartir mi nombre con alguien es decir ya mucho de mí… Cuántas veces nos sucede que surge en una conversación un nombre y rápidamente lo asociamos a un viejo amigo o enemigo, que esa simple palabra nos dice más, mucho más…

 letras

El finde lo hablaba con un conocido que irónicamente desconoce mi nombre. Lo digo en serio, esa primera vez me llamó ‘ojos’ (y desde entonces) pues es lo primero que quedó retratado en su retina. Son mis ojos verdes los que le sirven de recuerdo cada vez que nos comunicamos por el messenger o que mi voz suena por la línea de teléfono. Aún me acuerdo de aquella vez compartiendo cervezas en un bar, querer presentarme a alguien y decir eso mismo, ‘ojos’… Era la primera vez que me nombraba pero en ese primer instante no fui consciente de la situación. Salí al rescate con mi mano seguida de un atisbo de sonrisa para pronunciar yo mismo mi nombre: ‘soy ojos, encantado’…

Habría mucho más que contar, como esa persona que sigue clavadita en mi corazón, con la que hubo amor de verdad hace ya muchos, muchos años. Tal vez magnifique en ella recuerdos, pero si hay una cosa que permanece indeleble fue esa primera vez. Sigo recordando el lugar, lo que vestía, su olor y lo más importante, el momento que lo envolvía todo resumido en cinco letras pues … ésa fue la primera vez que dijo mi nombre, de sus labios salió un: Jorge.

octubre 21, 2008

Comemos con los ojos o cuánto vale una foto

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:46 pm

Le ha sucedido a una amiga con esto de los chats y ciberparejas, todo iba muy bien hasta que se intercambiaron las fotos. Uno establece lazos aunque sean virtuales, y les transmite emociones y los llena de sentimientos, y por la sencilla razón de unos píxeles puestos de una u otra manera la gente (sobre)reacciona. En este caso, el otro decide cortar drásticamente, por lo sano echando los despojos a la papelera del PC, tal vez desconocedor de eso mismo, que más que palabras entre líneas asomaban sentimientos.

Siempre me he preguntado el porqué rompen las parejas, si compartiendo tanto, por qué llegados a la hora de romper la decisión es sólo de una parte, ¿no es algo que se debiera tomar en común? En el fondo (otros más en la superficie) somos egoístas, buscamos lo inmediato y es que comemos con los ojos, qué ironía ¿verdad?

Creo que es buena la argumentación con la que trato de animar a mi amiga, incluso más viniendo de una persona racional como yo, a más b más c es igual a d. Craso error, porque desde hace un par de días me encuentro bobalicón, ha sido ver la foto de un bloger@ y que me he embobado. Apenas conozco unas pocas anécdotas de su vida y comienzo a sentir atracción. El momentum, que dicen los ingleses, pasará pronto, bajarán mis pulsaciones, bastarán un par de días, o tal vez me engañe… La conclusión es clara, que ando debilillo de alma y de espíritu, cubierto de betadine…

Tal vez sea sólo eso, pero también es cierto que la vida nos enseña que dos personas pueden intimar más en una noche con pocas palabras que en una larga tarde de tertulia… Y la noche, la noche también me confunde… Me confunde lo racional y lo físico, ambos luchan dentro de mí y sólo puede haber un vencedor, ¿cuál será el ganador esta vez???

Blog de WordPress.com.