Everything but temptation

noviembre 29, 2009

Relato: Sabadete

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 6:36 pm

Conozco esa mirada de rechazo de un vecino extraño en un portal extraño. Intento que salga la vena amable de los buenos días pero mis pelos y mis ropas mal puestas (y peor vestidas) retratan el final de la fiesta. Con la luz de la calle las pupilas luchan por sobrevivir, al tiempo que intento hacer dos cosas a la vez para pensar dónde cojones dejé el coche.

Creo andar firme y decidido pero los tumbos y eses por la calle asustan a todo el personal. Incluso un viandante osa apartar de mí al perro. Como si me fuera a comer al perro… En ese instante mis tripas deciden aportar su opinión personal al respecto. No he comido nada en catorce horas. Lo único sustancioso fue un limón de una de mis penúltimas copas en una especie de juego sexual (uno de tantos). Había que tirarse el rollo y pasarle la lengua a todo lo que llegara a mi boca. Aunque ya digo no creo que fuera el episodio más patético de esta tragedia que es cada sábado noche.

Hemos transformado el arte de salir en un desgaste personal que deja imágenes como la que describo. Probablemente necesite hasta el martes para recuperarme de todo esto, aunque mi memoria sólo acierta a recordar partes de un todo que avergonzarían mi árbol genealógico de los últimos dos siglos. No recuerdo tan siquiera si he follado (del todo).

Al fin encuentro el coche y me aposento. Coloco el espejo que no se atreve ni a mirarme. Avergonzado, bajo la mirada y me doy cuenta que tengo la bragueta abierta. Tiro de la cremallera y doy por finiquitado este finde… Mi cabeza ha comenzado ya a despertar, y le da por pensar: ‘qué coño cuento el lunes en la ofi. Si es que no me acuerdo de nada…’

Anuncios

marzo 21, 2009

TSNR

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 6:04 pm

No me gustaría decir que la historia se repite pero es cierto. Conoces a alguien en la distancia que cada vez se hace más presente, y surge esa cercanía en las sensaciones, en los sentimientos. Será porque idealizamos las cosas cuando no podemos ver la foto completa y deseamos tomar el mejor de los bocados de esa fruta fresca que se nos presenta de repente. Ingenuamente buscamos quedarnos con esa parte que nos atrae… y es entonces cuando surge eso que llaman Tensión Sexual No Resuelta (TSNR):

Tensión porque algo se acelera cuando está esa persona, y cuando no está, incluso se presenta en sueños o en la mejor de nuestras pesadillas.

Sexual por desear que hubiera algo más detrás que un simple polvo, tal vez una bonita historia a la que sólo falta dibujar el inicio.

No, por esa odiosa palabra que nadie quiere oír en boca de otro.

Resuelta, por tener algo claro en esta puta vida que ya suficientemente nos la complicamos.

moneda

Es mi caso, el problema de esta enfermedad por muchos bien conocida, es que hay que ponerle cura, hay que actuar o dejar pasar el tren. Y yo estoy ahí en la mismita estación y no sé bien que hacer. La experiencia nos dice que dejar pasar el momento lo convierte en una buena amistad o sencillamente en el olvido. Probar e intentarlo significa desnudarse ante el otro en el afán de no estropear esa foto que cada uno teníamos del otro, de no decepcionar nuestras expectativas.

Ains, es sábado por la tarde y sigo aquí aporreando las teclas de mi portátil, acompañado por una sola moneda. Ésa que ganas me dan de lanzar al aire y que me dé todas las respuestas…

febrero 17, 2009

On off

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:22 pm

 

Recuerdo en cierta conocida discoteca ver pasar a alguien con una especie de ecualizadores al cuello que actuaban y se modulaban al ritmo de la música. A mi calenturienta mente le ha dado por pensar que es lo que necesito, eso mismo pero con mis impulsos sexuales… qué digo, ese mismo colgajo para todo el mundo.

Qué vida más fácil nos esperaría si con quien nos cruzáramos de frente disparara nuestro ecualizador (es sólo un eufemismo) y nosotros el suyo. De verdad que sería un asunto que aliviaría dolores de cabeza y malos rollos, y si pasas de todo pues le das un rato al off, y punto.

onoff

Lo comentaba hace un momento en el messenger, yo es que debo de tener sólo dos neuronas (o ecualizadores). Sí, como en el chiste: on y off. Qué sucede que se me ha quedado encasquillado el on y no veas que calenturientamente mal lo estoy pasando… porque vale se me puede estar recalentando un poco la cabeza y que la noche me confunda, es algo normal. Pero es que llega un momento en que el on se me extiende a todo lo demás y uno ya no sabe cómo poner remedio. Así que he decidido tirar por la calle de en medio, y estaré (oh, sí) en los carnavales de Gran Canaria este finde. Dicen que sólo hacen falta ganas de divertirse y poca ropa… a ver si alivio calores… y tensiones.

enero 2, 2009

Mi subconsciente ha hablado, hay que hacer obras en casa

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 12:30 am

 

Yo nunca tuve amigos imaginarios de pequeño, invisibles o de cualquier otro tipo, aunque muchos en la literatura (y en el cine) usan de personajes ya desaparecidos o que se nos aparecen. Sin embargo, desde hace tiempo, yo con quien me llevo de perlas es con mi subconsciente. Una vez quitado el barniz de los sueños e indirectas que me lanza (sin yo poder defenderme) descubro lo que hay debajo, lo que necesito, lo que de verdad ambos necesitamos…

03

Resumen del sueño de año nuevo a grandes brochazos: pintar el salón y arreglar un poco las cañerías (y sí hay un doble sentido). Evidentemente que me tengo que cuidar, que la percha está bien pero necesita un retoque. Que el momento es bueno pero que me hace falta un arreglillo sexual ayudado de peluquería, estilismo y no sé ya si sospechar del maquillaje (por eso del pintor). En fin, que este año me veréis con corrector de ojeras y quién sabe si con raya en el ojo, yo que no sé ni en qué sección del súper buscar eso.

Lo que me cuesta descubriros es que en el sueño tenía un componente más, algo así como que retiraban de la pared cierta pelusilla, y yo rápidamente lo he interpretado con la necesidad de depilarme… horror. Sólo recuerdo que me desperté agitado y con la piel irritada.

Me estaré obsesionando con eso del vello, me estaré engañando con eso de aparentar ser bello… ufff. 

PD. La obra es de un amigo que estudia Bellas Artes…

diciembre 10, 2008

Las matemáticas de mi extraño subconsciente

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:08 pm

 

Me estaba conteniendo para no sacar el tema pero creo que es mejor comentarlo. Jueves, previo al puente, yo en la estación de Metro en el momento de validar mi billete. Ando a toda pastilla hacia los tornos de acceso con la cabeza distraída en mil quinientas y una cosas al tiempo que tanteo mi cartera para extraer el metrobús, acción que repito varias veces a diario. Palpo y extraigo lo que creo que es el cartoncillo, y observo con sorpresa que lo que iba a validar era el condón que llevo siempre en mi cartera. En ese instante mi cabeza empieza a rebosar pidiéndome explicaciones. Me detengo, sin entrar al Metro a pensar…

historia_condon

Uno, qué coño pinta ese condón que llevo por seguridad si nunca he hecho uso de él (vale, será que follo poco o me podría salvar que lo hago con gente que trabaja en la industria condonera…).

Dos, qué mala jugada me está pasando mi subconsciente, algo así como ya va siendo hora que valides esto que tienes aquí. Qué cachondo el tío, nunca mejor dicho…

Uno más dos, cierto de vez en cuando reemplazo ese condón estropajoso. Tal vez sea momento de cambiar de cartera, de condón y de vida (sexual)…

Dos por dos, esta no es la primera mala jugada que me pasa al subconsciente, alguna ya relaté aquí

De dos en dos, es lo que me deseo para el puente los polvos a pares. Mi subconsciente se calma, pongo mi cabeza ahí arriba en orden, me llevo las manos ahí abajo, me coloco el paquete y sigo caminando…

 

PD. Del puente ni hablamos…

octubre 29, 2008

Relato: Poros

 

El perfil apuntaba y mis clicks disparaban… era un sitio más de contactos. No sería la primera vez ni tampoco la última. Estudiante, 21 años, sonreía en la foto mientras el humo de su cigarro dejaba entrever sus ojos claros… El mensaje manido: hola me gustaría conocerte te paso mi messenger@hotmail.com. Ahora esperar, puede que incluso respondiera el mismo día tal como había sucedido en tantas otras ocasiones…

La escena se repitió y nos conectamos, era por la tarde y me encontraba sentado cómodamente sobre mi cama, aunque podía percibir cómo los tres grandes espejos del armario me miraban con un aire sombrío… Y con razón, hacía semanas que no mostraban la pasión y el deseo de dos personas que acaban de conocerse y disfrutan del momento. Gozando de sus cuerpos desnudos, recociéndose en los espejos, fantaseando con lo posible y lo mediato.

Reconozco que en esas ocasiones la temperatura del lugar ascendía, mis poros se abrían y dejaban escapar todas esas hormonas acumuladas a lo largo de semanas de abstinencia. Los espejos eran mi segunda piel y rápidamente advertían la situación. Los tenía enseñados, pues comenzaban a reconocer ese calor del momento y a mostrarse diferentes, sólo entonces era cuando los chorretones de vapor condensado empezaban a correr con fuerza hacia abajo. En ocasiones, el placer era tal que dudaba si perdía, por un instante, la visión o eran ellos los que me ayudaban a dibujar mi reflejo en éxtasis, rodeado de pasiones correspondidas, calores mutuos y sudores intercambiados.

Distraído en mis más íntimos pensamientos daba ya respuesta a mi nueva presa sobre el teclado. Aunque me consideraba del montón ganaba en las distancias cortas…incluso las virtuales. Lanzaba mis anzuelos y si picaban les atrapaba sin dejarlos escapar con dobles sentidos, dando vueltas al mismo tema hasta que lograba lo sexual, el deseo… Y de lo virtual a lo carnal un paso mi número de móvil, un lugar, una hora.

Había que apurar la situación, ya habíamos tratado lo sexual en un par de frasecitas pero era el momento de dejar huella y tomar un tema del que ya no le dejaría escapar. Volví a mirar su foto y lo tuve claro:

‘fumas mucho?…’

Del messenger saltó un ‘sí’ rápido pero la maquinita indicaba que iba a decir algo más, llevó unos instantes y de repente ‘fumas porros?’. Era mi oportunidad, mis dedos sin dudarlo saltaron rápidamente ‘quieres quedar?…’. De nuevo la espera ‘para fumar porros?’, ‘sí, claro…’ para eso, para lo otro y lo de más allá, todo ello se amontonó en mi cabeza…

Esta vez mis poros se adelantaron a su respuesta y dejaron escapar una gotita sobre mi frente, la dejé deslizarse pues en ese instante obtuve lo que buscaba ‘vale, pero con una condición’, sólo acerté a decir ‘dime…’, ‘que te hayas hecho una paja antes’. ‘Hecho…’. Lo di por hecho, todo: la paja, el conocernos, los espejos, mis hormonas liberadas, mi pasión y el sexo…

Chic@s siento dejaros con la boca abierta, como en la foto, pero mañana continuará.

octubre 19, 2008

Relato: hamam

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 4:38 pm

Dice la tradición que los hamam, baños turcos, contaban en plantilla con tellak, los jóvenes masajistas que ayudaban a lavar a sus clientes, y a los que también envolvía una importante carga sexual… Conocemos por textos de autores otomanos quiénes eran, sus tarifas e incluso cuántas veces hacían llegar al orgasmo a sus clientes además del detalle de sus prácticas sexuales. Aún en turco el término hamam oğlanı, chico del baño, es usado como eufemismo para referirse a homosexual.

 (…)Lo primero que nos apuntaron fue hacia los vestuarios, allí cada uno con disimulo se puso el bañador, la mirada fija de cabeza para arriba no siendo que alguien fuera a cuestionar con sus ojos lo que a otros nos habían dado por naturaleza, lo de las odiosas comparaciones y demás…


Las instrucciones claras, primero la sala de agua templada, luego la más caliente, y más tarde la fría-fría, era cuestión de purgar cuerpo y mente antes de proceder al baño turco con su humedad y con sus vapores purificantes. Una vez llegado allí te relajas, tus sentidos flotan envueltos en músicas instrumentales, los chorros de aguas chocan con los distintos baños, y llegado el momento más pronto que tarde llega el relax, los que lo desean encargan un masaje. Te recomiendan que tras él te duches para eliminar el aceite que el cuerpo no ha absorbido… 

Sobre la camilla el especialista te pregunta qué parte deseas que te relajen, uno que es nuevo en esto anuncia con voz temblorosa que la espalda, un clásico, mientras remuerde su conciencia pensando que podía haber sido un poco más osado…

El masaje comienza con una toalla rozando tu cuerpo para secar la piel al tiempo el sentido del tacto se dispara, al igual que tu vello. Disimuladamente sitúa el extremo de la toalla bajo el dobladillo de tu bañador, ahora sí te pesa, ahora sí estás en sus manos, nunca mejor dicho.

Te indica que dejes colgando los brazos mientras te envuelve en aceite, suavemente va magreando tu cuerpo. Al principio sabes dónde se encuentran sus dos manos, pero pasados unos instantes pierdes la cuenta, y comienzas a pensar que son dos, y tres, y cuatro. Para entonces ya has cerrado lo ojos, se han disparado tus sentidos, y sueñas despierto que aquello no acabe, o que acabe de otra manera…

Un susurro te despierta: ‘el masaje ha terminado’, te incorporas como flotando, sonríes bobaliconamente y te diriges al vestuario. Me cambio, y opto por no ducharme conservaré toda la noche el aceite. Pasas por caja ‘son treinta y seis euros’, vuelves a sonreír, la cuchillada apenas duele. Llegado a casa, me envuelvo en mis sábanas y en mi aceite, y sigo soñando…

septiembre 5, 2008

Cómo hemos cambiado

Cómo poder olvidar palabras como esas.

Hoy se anunciaba el nuevo álbum de Presuntos Implicados Será con su nueva voz. Hasta lo más grabado a fuego en mi memoria evoluciona, cambia, se renueva: ¿será eso que a lo que le llaman tempus fugit?

Me ha dado por recordar un verbo que ya no se conjuga en la calle ajuntar. Cuántas tardes de verano disfruté de correrías en parques y calles jugando con otros chavales. Llegado el momento de enfadarse con alguien, pues uno tenía su temperamento, el máximo insulto que le podías espetar a tu amigo era ya no te ajunto… En ese momento alzabas la voz, tensabas los músculos y lo lanzabas con fuerza, el paso siguiente era tornar la espalda para oficializar el teatrillo, quiero decir el momento. Nuestra limitada memoria hacía el resto, y retomábamos el juego el día siguiente, o incluso al rato.

Ahora el lenguaje es distinto (¿cambia, evoluciona, se renueva?). Los chavales (la palabra niño está en extinción) replican los usos y costumbres de los adultos cada vez más temprano. Así con cigarro en la mano incluído hablarán con una limitado lenguaje, eso sí con una impresionante muestrario de palabrotas con las que completarán a modo de coletilla cada una de sus frases. Por-no hablar de lo sexual.

En la época del ya no te ajunto… sólo existían dos clases de personas los amigos/familiares, vamos lo cercano y el resto, lo desconocido. Ahora todo parece haber cambiado o será (como el nuevo disco de Presuntos) que debajo de esa coraza de nicotina, obscenidades y palabras mal sonantes siguen existiendo los niños.

Blog de WordPress.com.