Everything but temptation

septiembre 4, 2010

Primeras impresiones

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , — mytemptation @ 5:00 pm

A veces la vida nos sorprende con una cita a ciegas, con el típico amigo de un amigo que nos presentan en el momento más inesperado, con una copa de más y alguien que tropieza en nuestro camino (¿o seré yo quien tropiezo?)… para todos estos caso las primeras impresiones pesan, y cómo.

Impresiones son esas cuatro palabras que intercambiamos pero también esa frase que nos callamos. Es esa sonrisa forzada por impresionar que lo único que nos deja es cara de tontos. Es ese día en que no nos preocupamos por afeitarnos cuando lo que sólo queremos es que quien ahora nos mira estuviera rozando (y retozando) con nuestra mejilla…

Nadie conoce la mezcla exacta para que esa primera impresión se convierta en un reflejo de lo que somos, y que ese espejo resulte en algo atractivo para otros. Que podamos llegar a conectar y, quién sabe, que resulte en algo más.

Y resulta que es sábado, y que me estoy afeitando, y que saldré buscando sonreír a la vida.

Será que esta vez busco no meter la pata con esas primeras impresiones y palabras.

Será que las respuestas siempre quedan sin voz en mi mirada.

Será que quiero que alguien me roce con su mano.

Será que quiero más, que retocen y que para ello estoy dispuesto incluso a poner las dos mejillas si hace falta.

Anuncios

noviembre 29, 2009

Relato: Sabadete

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 6:36 pm

Conozco esa mirada de rechazo de un vecino extraño en un portal extraño. Intento que salga la vena amable de los buenos días pero mis pelos y mis ropas mal puestas (y peor vestidas) retratan el final de la fiesta. Con la luz de la calle las pupilas luchan por sobrevivir, al tiempo que intento hacer dos cosas a la vez para pensar dónde cojones dejé el coche.

Creo andar firme y decidido pero los tumbos y eses por la calle asustan a todo el personal. Incluso un viandante osa apartar de mí al perro. Como si me fuera a comer al perro… En ese instante mis tripas deciden aportar su opinión personal al respecto. No he comido nada en catorce horas. Lo único sustancioso fue un limón de una de mis penúltimas copas en una especie de juego sexual (uno de tantos). Había que tirarse el rollo y pasarle la lengua a todo lo que llegara a mi boca. Aunque ya digo no creo que fuera el episodio más patético de esta tragedia que es cada sábado noche.

Hemos transformado el arte de salir en un desgaste personal que deja imágenes como la que describo. Probablemente necesite hasta el martes para recuperarme de todo esto, aunque mi memoria sólo acierta a recordar partes de un todo que avergonzarían mi árbol genealógico de los últimos dos siglos. No recuerdo tan siquiera si he follado (del todo).

Al fin encuentro el coche y me aposento. Coloco el espejo que no se atreve ni a mirarme. Avergonzado, bajo la mirada y me doy cuenta que tengo la bragueta abierta. Tiro de la cremallera y doy por finiquitado este finde… Mi cabeza ha comenzado ya a despertar, y le da por pensar: ‘qué coño cuento el lunes en la ofi. Si es que no me acuerdo de nada…’

octubre 20, 2009

Y nosotros, ¿qué somos…?

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , — mytemptation @ 7:48 pm

Siento crecer el nivel etílico en mi sangre, el alcohol amplía mi sonrisa y sonrosa mis mejillas dando aún más vida a mi rostro. Es sábado, es noche. Estoy a la vuelta del nuevo curso, y viejas voces me sorprenden con frases como las del título.

Porque nos movemos en un mundo de relaciones múltiples, de follamigos, de encuentros fugaces, de deseos instantáneos saciados antes de que dé tiempo a nada.

Mi teoría (nunca expresada en voz alta) es que la frasecita sobra, que ni uno ni otro podremos dirigir el rumbo de nuestra relación (si es que la hay), y que ella (la relación) será la que nos dirija a nosotros.

iceberg

Cada vez que me han dirigido esa frase me ha inundado un sentimiento de inseguridad por la otra persona. De querer adelantarse, de querer no tropezar, de no salir herido como hacemos periódicamente con esto de las relaciones.

Yo mismo me he encontrado compartiendo cama con alguien y al mismo tiempo mordiendo la almohada para no preguntar qué somos, seguro de que la contestación sería negativa… Seguro de que me sentiría mucho peor escuchando la respuesta en boca de otro: que no había nada entre nosotros. Sólo sexo, o miedo a la soledad, o que la opción de matar el tiempo con alguien es más saludable si se hace en compañía, qué sé yo.

Nunca he encontrado la respuesta deseada cuando mi corazoncito me ha impulsado a preguntar. Nunca he satisfecho positivamente la curiosidad de quien ha osado preguntármelo…

septiembre 29, 2009

Mojito

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , — mytemptation @ 1:59 pm

Cerrojazo al verano, es sábado y es noche y qué mejor manera de despedirnos de lo bueno (y también de lo malo) que una buena fiesta del mojito en una terraza: ron, lima, hierbabuena, azúcar moreno, hielo picado… Como la experiencia en esto de los alcoholes es un grado, choca la primera de las instrucciones que recibimos aún sobrios: marcar los vasos por nuestros nombres. Nadie entiende el porqué pero más tarde quedará claro, pues al tercer mojito agarrarías hasta el macetero con tal de seguir con la fiesta. Será el azúcar (o más bien la mezcla de ron) que envuelve boca y sentidos y de la que el cuerpo siempre te pide más.

condones

Aparece una cámara de fotos y posamos con sonrisa bobalicona y colores en las mejillas más que ardientes. Así nos descubrirán en el facebook a la mañana siguiente. Pero antes de que llegue el día queda completar la noche. Me ausento entre falsas excusas porque yo tengo mi plan X (sí, con equis de sexo). Me descubro en casa de mi andalú que habla con la zeta, y que me conquistó con una sola frase: ‘zi ez que erez muy guapo…’ cómo me ponen sus zetas!! Yo ya voy con calor en el cuerpo sólo falta compartirlo. Cuando comienzo a quitarme la ropa otra de zuz frasez acaba por arreglar mi sábado. Los excesos de curro del andaluz (trabaja los sábados) me anuncian ‘zi ez que no tengo ganas ni de chingá…’, y así me quedo compuesto y sin ‘eso’. Recojo mi dignidad y mi ropa, y regreso a casa sin saber por qué en la fiesta del mojito soy el único que no moja…

septiembre 27, 2009

Relato: Del corte de mangas al corte de pelo

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 12:28 pm

El despertador le descubrió con pocas ganas de ir a currar e incluso peor cara. El sábado no era el mejor día para estar trabajando en una peluquería, y nada podría salvarla de acabar con pies molidos y manos doloridas.

Hasta que se obró el milagro, una fuerte tromba de agua se inició de camino al centro que leacabó por despertar e hizo también que asomara una sonrisilla a nuestra protagonista. Llegó empapada pero sabedora de que su estrella había cambiado por la suerte meteorológica. Como no podía ser de otra manera el teléfono comenzó a sonar para anular citas varias de pelu, pedi y bisílabos varios. Todas mujeres, a pesar de anunciarse como peluquería mixta pocos hombres osaban cruzar la puerta. Tal vez el cartel con fondo rosa ahuyentara a las fieras con melena, vamos, a ellos.

toro

El despertador le acabó por abrir los ojos a la realidad sería el último día que compartiera cama con ella. En vez de expresarlo con palabras se limitó, a la puerta de casa, a hacer un expresivo corte de mangas. La tarea se completó con un sms en el que simplemente decía ‘ya volveré a recoger mis cosas’.

Había llegado el día D, y estaba resuelto a un cambio radical. Mientras iniciaba el paso hacia el centro unos truenos anunciaron la que se avecinaba. Estaba claro hoy era día de tormenta para todos.

Sin rumbo claro se resolvió aventurarse en lo que había deseado durante toda su puta vida. Hacer cosas estúpidas sin que una voz cansina le recriminara eso mismo, lo estúpido de la situación. Así, empapado y con ganas de aventura se encontró en medio de la calzada. A un lado un garito de mala muerte que auguraba mañana de resaca, un clásico. Justo enfrente una peluquería con un cartel rosa. La decisión estaba clara, iría a desmelenarse. Primero un par de copas para empezar bien la mañana.

La única persona visible era una chiquita mona que se mordía las uñas. Ante mi presencia apartó las manos de su boca y mostró una bonita sonrisa, casi-casi de felicidad.

Descansando sus posaderas sobre la butaca mataba el tiempo mordiéndose las uñas. Habían transcurrido un par de horas y ni un cliente había asomado por la puerta. Esto debía de ser muy próximo a lo que llamaban felicidad… Alertada por el chillido de la puerta giró la vista y descubrió a un buen mozo que daba la sensación de haber dejado un gran peso atrás. Mientras se ponían manos a la obra él pensaba: estará casada pero no le gusta trabajar con alianzas ni anillos. Ella sencillamente, será maricón. Quién si no pediría un corte tan próximo al cero.

Si bien el lenguaje corporal, ése que no necesita de palabras, comenzó a fluir. Sería el involuntario roce de sus cuerpos en todo el proceso. O los efluvios de perfumes (y algún que otro alcohol) mezclados con olor a lluvia. O las pasiones soterradas tan próximos a un sábado noche.

Ella sugirió rematarlo con un masaje capilar, él se dejó arrastrar por sus manos. Ella pensaba en un número de teléfono, él en una (y muchas) noches para el recuerdo…

Tal vez porque el masaje se había extendido ahora al cuello, tal vez porque el tiempo pareciera no correr para él, tal vez porque ella anhelara rematarlo ahí mismo con un beso. El agua fría puso fin a todas esos momentos. Ella alzó la voz, son quince cincuenta. Él replicó, necesitaré un champú para el pelo.

La noche del sábado la pasó mordiéndose las uñas pensando en su cuello. Él, tirándose de los pelos. Quería para sí a aquella peluquera pero la resaca y desmemoria se interpondría entre ellos. La noche le despertó agarrado a un bote de champú e involuntariamente con las manos en el pelo. Nervioso por hacerlo crecer a golpe de tirones, impaciente por poder repetir todo aquello.

julio 11, 2009

El sábado noche y la mala suerte

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 6:12 pm

Hay ocasiones en que moverse por este mundo se hace de lo más complicado. A lo largo de los años uno va cargando con una serie de costumbres que si no se realizan del modo correcto te traen eso mismo, la mala suerte.

Así, si cuando brindas en compañía no miras a los ojos son siete años de mal sexo. Con lo cual entiendo yo muchas cosas presentes y pasadas, desde hace unos años atrás. Está claro que no me enseñaron el truquillo a tiempo. Coño, éste es el tipo de cosas que tenían que enseñar en las escuelas!!!

brindis.jpg

Pasa, también, que según en qué lugar te halles la tradición varía. Hace poco en el sur yo no paraba de mirar a los ojos, antes, durante y después del brindis (por si acaso), y van y me dicen que el culo de la copa tiene que tocar la barra antes de lanzarse a beberla. Total, que otros siete años de mal sexo.

Y sumando, sumando pues van catorce que yo sepa, vamos que hasta que peine canas. Es que lo llevo fatal y hoy es sábado noche. Temo que alguien se lance a brindar y no sepa ya ni por donde coger la copa. Todo por miedo a estas cosas.

Desconozco ya si aquí en Madrid me toca lo de la mirada, lo de apoyar el vaso o tocar una corneta y hacer el baile de la cabra todo a un mismo tiempo. Ains, confundo todas estas tradiciones o será que me estoy obsesionando… con lo del sexo, digo.

Sabéis que os digo, que para olvidar todo esto esta noche me emborracho, seguro. Buen finde!!!

junio 7, 2009

Caer

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:30 pm

 

…uno no debiera tropezar dos veces con la misma piedra. Es ese tipo de consejos que nos han coreado de una y mil maneras, con todo tipo de palabras para expresar que no es una buena idea… y, sin embargo, caemos. Y lo que es peor volvemos a repetir. Ni logro entender por qué en contra de nuestros propios razonamientos y voluntad caemos.

Los sábados noche, en particular, se convierten para muchos en eso, más de lo mismo. Toman de la noche a alguien que previamente se encargan de envolver en alcohol, y quién sabe qué más. Se van a la cama con ese algo y se levantan con lo que no es, ni fue, ni será…

levantarse.jpg

Es la lucha contra esa puñetera soledad que nos lleva a enfrascarnos en el fracaso más absoluto. Es una bomba de relojería bajo nuestra cama que nosotros mismos ponemos en hora y con la llegada de la luz del día siguiente se encarga de golpearnos con fuerza en la dura realidad.

Hoy se lo quiero recordar a este amigo con otras palabras pero con el mismo contenido y contundencia. Así te digo de forma muy clarita: ‘Uno no debe acostarse con un tipo con el que no se quiera levantar’…bss

mayo 16, 2009

Cosas del sábado noche

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , — mytemptation @ 11:43 am

 

Hay un momento en la vida en la que lo que se encuentra a tus pies se modifica para siempre, tiene mucho que ver con la primera borrachera. Me explico.

Durante toda una vida tomamos por seguro nuestra estabilidad y equilibrio hasta que llega esa noche en la que el alcohol se acumula en nuestras venas llenos de risa y diversión. Todo parece ir perfecto, hasta solemos ir sobrados y usamos ese verbo: controlar… Nos sale algo así como ‘apartaos, que yo controlo…’. Es ahí que llega esa típica escena en que decidimos ponernos en pie, algo falla, y acabamos por los suelos.

alcohol.jpg

Bienvenido a tu bautizo como borrachuzo oficial. Ahí tienes tu premio, tú medio descalabrado por los suelos aunque nada sentirás porque le alcohol te anestesiará unas horas más esa noche.

La primera reacción ya por los suelos te mueve a reírte de ti mismo y lo rídícula de la situación. Luego reintentas obtener lo que has perdido, el equilibrio, probando suerte con un segundo intento para desgraciadamente repetir escenario, otra vez tirado por el suelo. Es entonces cuando el poco cerebro pensante que te queda no comprende lo que sucede. Yo siempre he podido caminar, y cuando decía arriba era arriba, y ahora a todos mis intentos se estrellan contra la misma palabra: suelo…

Benditos amig@s, que te toman por los brazos y hacen su labor de escolta hasta lugar seguro mientras tú sigues farfullando palabras incoherentes ‘ lo estamos pasando de p.madre…’. El consuelo que a unos pocos les queda, incluidos los padres, es que pagarás tus pecados etílicos muy pronto, a solas, en forma de esa terrible palabra llamada : resaca…. Continuará, buen finde!!!

abril 15, 2009

Ojos que no ven

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 4:18 pm

 

Ayer soñé que no tenía ojos, que por alguna extraña razón no podía ver la camisa arrugada que llevaba una tarde cualquiera y ante la que todos parecían etiquetarme y arquear sus cejas (la arruga no es bella).

Soñé que la gente no miraba de reojo por mi última ocurrencia con mi pelo (no dedicarle un par de minutos cada mañana), que no existían los escaparates y que mi yo no se distraía deseando lo que no puedo tener llenando los ojos de moda, llenos salvo por ese pequeño detalle que no queremos ver, ése que se sitúa en la etiqueta y que al que le sigue el €.

ojos

 

Soñé que un sábado por la noche (y no por la oscuridad) me regiría por la suavidad de una piel o la sensación tras un abrazo antes que tras una cara bonita o unos vaqueros muy bien ajustados por detrás.

Soñé que si me cruzara con ese alguien al que no quería recordar (cosas del amor y desamor) no tendría que arquear mis cejas, dirigirir la mirada al infinto y pensar en eso tan manido de ‘ojos que no ven corazón que no siente…’

abril 14, 2009

La sauna

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:03 pm

 

Aquellos que me conozcáis sabéis que sólo me relajan dos cosas el gimnasio y… bueno, centrémonos en el gimnasio. Hace dos semanas disfruté de algo que hacía años no disfrutaba, una sauna en condiciones en el gym.

Allí estaba la puerta con un cristal empañado que me miraba desde el otro lado mientras la condensación del lugar perlaba la superficie que se atisbaba. Oí su llamada y me quedé, desnudo a pesar del cartel ‘utilice una toalla’. Al principio estaba sólo luchando contra mí, luego en compañía luchando por mirar los bonitos azulejos blancos y mantener mi hombría a raya al tiempo que sumaba minutos de sudor sin lágrimas.

tiempo

Me cautiva sensación que te envuelve nada más entrar en el recinto, esos gotones que ruedan por la piel y que pronto te empapan. Ver correr mi sudor y acostumbrarse rápidamente a una situación que de primeras rechazas (lo siento pero me recuerda al sexo). Descubrirme desnudo como no lo hago nunca, sin poca cabida para pensar por lo opresivo del ambiente y con nada que hacer salvo esperar pacientemente a la ducha fría y que mi cuerpo haga el resto.

Me recuerdo un sábado a las seis de la mañana intentando regresar con alguien que sólo trata de convencerme en ese momento que lo que hay que hacer es ir una sauna. Tal vez, en ese momento me equivoqué pero sólo lo pude llevar a mi cama, quiero decir a mi casa.

El chorro de agua fría me devuelve a la realidad y me siento flotar, esa sensación de relax es la que buscaba. Tras acicalarme en el vestuario me dirijo a una cita, para variar llega tarde. No me importa pues busco la compañía en unas cañas. La noche me llena y también su compañía en la cama. En ocasiones me recrimina no dedicarle unas palabras en este blog y ahora está presente auque no sé por qué esta noche se ha cruzado en el recuerdo. O tal vez lo sepa, esa noche fue perfecta.

Older Posts »

Blog de WordPress.com.