Everything but temptation

octubre 24, 2009

Regálame una hora

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , — mytemptation @ 8:52 am

Esta noche cambian la hora, y disfrutaremos de sesenta minutos extras. Cada año por estas fechas me gusta plantear la misma pregunta: de regalarnos una hora qué haríamos con ella, en qué la emplearíamos, con quién…

Mmmm, la velocidad con la que nos conduce este mundo moderno nos hace perder esos pequeños instantes de placer, de enorme satisfacción que sencillamente se evaporan por las prisas. En muchas ocasiones NO dedicamos unos minutos a lo que de verdad nos haría despertar una sonrisa o una enorme sensación de bienestar…

Este año lo tengo claro lo invertiría en caricias.

tiempo-de-cambio

Sería capaz de llevarlas a cabo durante una hora (y más) sin necesidad de cruzar ninguna palabra. Y es que he descubierto esta última temporadilla que tengo esa carencia ya no sé si afectiva, o de contacto con lo humano. Ains, que la mano de otra persona pase por mi cabeza y se entretenga jugueteando o que se dedique a recorrer la piel por todo mi cuerpo…

Será porque se encuentra entre ese puñado de cosas que cuando surgen sin pedirlo hacen que mágicamente se congele el tiempo. Será porque siempre quieres repetir. Será porque las cosas que no cuestan dinero anhelas que las envuelvan y te las regalen en forma de sesenta minutos (y más). Os invito a probarlo…

Anuncios

abril 15, 2009

Ojos que no ven

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 4:18 pm

 

Ayer soñé que no tenía ojos, que por alguna extraña razón no podía ver la camisa arrugada que llevaba una tarde cualquiera y ante la que todos parecían etiquetarme y arquear sus cejas (la arruga no es bella).

Soñé que la gente no miraba de reojo por mi última ocurrencia con mi pelo (no dedicarle un par de minutos cada mañana), que no existían los escaparates y que mi yo no se distraía deseando lo que no puedo tener llenando los ojos de moda, llenos salvo por ese pequeño detalle que no queremos ver, ése que se sitúa en la etiqueta y que al que le sigue el €.

ojos

 

Soñé que un sábado por la noche (y no por la oscuridad) me regiría por la suavidad de una piel o la sensación tras un abrazo antes que tras una cara bonita o unos vaqueros muy bien ajustados por detrás.

Soñé que si me cruzara con ese alguien al que no quería recordar (cosas del amor y desamor) no tendría que arquear mis cejas, dirigirir la mirada al infinto y pensar en eso tan manido de ‘ojos que no ven corazón que no siente…’

abril 14, 2009

La sauna

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:03 pm

 

Aquellos que me conozcáis sabéis que sólo me relajan dos cosas el gimnasio y… bueno, centrémonos en el gimnasio. Hace dos semanas disfruté de algo que hacía años no disfrutaba, una sauna en condiciones en el gym.

Allí estaba la puerta con un cristal empañado que me miraba desde el otro lado mientras la condensación del lugar perlaba la superficie que se atisbaba. Oí su llamada y me quedé, desnudo a pesar del cartel ‘utilice una toalla’. Al principio estaba sólo luchando contra mí, luego en compañía luchando por mirar los bonitos azulejos blancos y mantener mi hombría a raya al tiempo que sumaba minutos de sudor sin lágrimas.

tiempo

Me cautiva sensación que te envuelve nada más entrar en el recinto, esos gotones que ruedan por la piel y que pronto te empapan. Ver correr mi sudor y acostumbrarse rápidamente a una situación que de primeras rechazas (lo siento pero me recuerda al sexo). Descubrirme desnudo como no lo hago nunca, sin poca cabida para pensar por lo opresivo del ambiente y con nada que hacer salvo esperar pacientemente a la ducha fría y que mi cuerpo haga el resto.

Me recuerdo un sábado a las seis de la mañana intentando regresar con alguien que sólo trata de convencerme en ese momento que lo que hay que hacer es ir una sauna. Tal vez, en ese momento me equivoqué pero sólo lo pude llevar a mi cama, quiero decir a mi casa.

El chorro de agua fría me devuelve a la realidad y me siento flotar, esa sensación de relax es la que buscaba. Tras acicalarme en el vestuario me dirijo a una cita, para variar llega tarde. No me importa pues busco la compañía en unas cañas. La noche me llena y también su compañía en la cama. En ocasiones me recrimina no dedicarle unas palabras en este blog y ahora está presente auque no sé por qué esta noche se ha cruzado en el recuerdo. O tal vez lo sepa, esa noche fue perfecta.

marzo 24, 2009

Relato non-stop: noche y día

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:55 pm

Un acento distinto llenaba el dormitorio en la penumbra que acariciaba mis oídos antes incluso de que sus manos acariciaran mi piel… La vista perdida, quién sabe si por el alcohol o por el calor o por la pasión, o la mezcla de todos en la fiebre del sábado noche. Nos besamos mientras sus manos aprenden a recorrer mi cuerpo, es su mano la que juguetea conmigo…

Y de repente todo cambió. Era de día, la luz se filtraba por toda la casa, ya no había susurros sino gemidos, no hay vista perdida sino ojos bien concentrados en su objetivo, el placer se torna en algo relajado y conocido, se abre a mis pulmones y a mis gemidos, sólo un detalle la mano no ha cambiado de sitio…

amor

Pestañeo y es, de nuevo, de noche. El sabor de sus besos me recuerda a un ron cercano, más de islas afortunadas que de los mares del caribe. Su rostro joven comienza a fijar su deseo en mí, nos descubrimos ya sin ropa y las manos se convierten en garra sobre lo que sienten y sobre lo que ven. Quieren poseer esa carne, arañar si cabe más hondo, en mis más profundos sentidos. Y lo noto, noto el deseo a cada rayón que deja en mi piel, que sólo al principio duele, a cambio agradecido dejo muescas de mis dientes en la suya…

La luz se transforma y me despierta al día, veo mi cuerpo enrojecido pero sin dolor, el placer del deseo dibujado también en su piel, en sus ojos, incluso en su respiración. Son ya cuerpos conocidos bajo ritmos aprendidos, bajo ritmos repetidos…

Vuelve la noche, relajado después del éxtasis, y sin embargo con ganas de repetir. Cierro los ojos pensando en el deseo, en cómo me gustaría despertar mañana, en que ese sabor de ron mezclado con pasión permanezca en mí más de esa noche. Lo tomo por la mano mientras sestea y lo formulo en un susurro, soy yo quien pide un deseo: ‘lo mismo mañana’. Despierto y… la luz se filtraba por toda la casa, ya no había susurros sino gemidos…

marzo 9, 2009

Purpurina

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , — mytemptation @ 10:54 pm

 

Mira que lo advirtieron con suave acento canarión, lo bueno del carnaval es que permanece a lo largo del año… Llegado un momento, con tu mente distraída en otras mil y una cosas del día a día habrá algo que despierte y evoque su recuerdo.

No ha hecho falta esperar mucho pues esta mañana distraído con mi sueño de lunes me ha golpeado, y fuerte, la añoranza. El motivo una sola mota de purpurina que he descubierto involuntariamente en el interior del zapato. La misma que vistió hace unas semanas mi piel en carnaval, la misma que hoy estaba allí esperando, esperándome a mí y mis recuerdos…

Mi calzado sucio que ha paseado por otra docena larga más de fiestas ha decidido sorprenderme y no he sabido con quién compartir ese momento así que lo comparto con vosotros. Sólo me recuerdo mirando bobalicón al fondo de un zapato, asegurándome de lo que es, incrédulo mientras tanteaba,  miestras esbozando una sonrisa, mientras giraba sin parar un zapato para que esa purpurina brillara y brillara…

Ha sido una bonita manera de comenzar la semana.

enero 30, 2009

Relato: un regalo

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , — mytemptation @ 8:52 pm

Buscó en la caja de las sorpresas, esa caja de zapatos blanca que guardaba todo lo importante en su vida. Rebuscó entre recuerdos del pasado y anhelos de futuro, y al fin halló. Le regaló la pulsera el día en que se conocieron, sencilla, hecha con un elástico y con unas cuentas de madera de diversos colores: moderna, juvenil… un complemento perfecto a lo que acababa de iniciar entre sus brazos esa misma noche.

pulseras

Me descubrí alargando mi brazo, y me sentí embriagado de gozo y felicidad cuando vestía mi muñeca con la pulsera. Desde esa noche ya no me abandonaría, cuando no estaba él su recuerdo acariciaba mi piel en forma de pulsera. Al traje formal en la oficina le sentó bien el cambio, las reuniones con ejecutivos se notaban distintas al alargar el brazo para saludar, ellos se sorprendían por el pequeño detalle que saltaba con mi apretón de manos yo sonreía calladamente rebosando felicidad.

El tiempo pasó, el primer enganchón fue insignificante apenas un rozón. Más tarde sucedió que hubo que darla un poco de sí, molestaba una de las cuentas. Aún después, hube de holgarla me tiraba de la muñeca. Y así pasó el tiempo, y evolucionó nuestra relación, hubo tiras y aflojas, algún roce de más, alguna marca que dejó huella hasta que la situación se volvió insoportable… Una mañana acabado de levantar la pulsera se deslizó hasta caer al suelo, había modificado tanto su forma natural que se había transformado en algo desconocido y extraño. No esperé, hice una llamada y quedé para ponerlo en claro. Dolió, dejará marca pero los dos nos convencimos de que era el mejor regalo que podíamos darnos.

enero 25, 2009

Regla rota, manos rotas

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:34 pm

 

Hay una regla que se ha roto con el año, justamente este finde. Es la que muchos de vosotros conocéis como la regla de los quince días, vamos que tengo sexo cada dos semanas. Con la tontería he conseguido engatusar a más de uno para que mi regla siguiera adelante pero tras muchos meses sencillamente se ha roto…

roto 

Después de hacer añicos la porcelana del chino hace unos días, hoy he debido levantarme con el pie izquierdo o de manos. Ha sido desayunar y me he cargado el azucarero, la noche previa ya había hecho lo mismo con un par de copas a cuenta del sábado noche. Mismamente el móvil recién estrenado de un amigo, fue cogerlo por primera vez, pues oye mis manos prefirieron dejarlo caer al suelo. Y me ha dado por pensar que últimamente cosa que toco cosa que se rompe…

Me han llenado de piropos referidos a mi físico pero no logro recordar ni uno sobre mis manos… En las típicas encuestas, las manos (¿con el culo?) es lo primero que se mira en un hombre pero lo mío creo que es algo más personal. Así, mi memoria se emociona con sólo ver pasar las manos por la piel desnuda de alguien y comprobar lo rápidamente que se acomodan. Mis manos encuentran cosquillas, buscan la pasión y el roce hasta convertirse (piel ajena y manos propias) en un solo, seguir un mismo ritmo, provocar el masaje y la sensualidad…

La repetición de pieles desnudas ha hecho que mis manos aprendan. Ahora son muy listas, rechazan la tecnología (por los móviles) y la tiran con brutalidad al suelo, de la misma manera que lo hacen con el cristal (vasos, azucareros,…). Saben lo que buscan desde hace años y se me hace imposible engañarlas: piel, calor, contacto, deseo…

diciembre 28, 2008

Un año para el recuerdo (IV): Ese gran descubrimiento, el cuello

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:58 pm

 

Siempre había estado ahí, entre una cara bonita y un cuerpo bonito, en medio, ni lo uno ni lo otro, hasta que una noche lo estiré cuando estaba con alguien y allá que se lanzó. Me había advertido previamente que era eso lo que le gustaba morder, ahí. Por probar… y me atrapó.

cuello

Era una sensación tan fuerte que la primera reacción fue repelerlo con mis manos, alejarlo de mí. Y me dominaron las manos y me descubrí en el goce forcejeando. La presión seguía, no había pausa pero me gustaaaaaba y taaaaanto. Y mostraba más de mí, y estiraba el cuello, y yo más cachondo… Aprendí pronto y ya no hacían falta las palabras. Desde entonces mi lengua llega como guiada desde la base del cuello hasta la oreja pero es sólo el inicio, pues luego asoman los dientes, y no puedo parar. Y mis manos siempre alerta para prolongarlo, y me llegan los gemidos de la otra persona al oído y yo sólo quiero más, morder, disfrutar… hasta ese preciso instante en que mi cuello sea el protagonista.

Entonces pierdo la cabeza, no siento el resto del cuerpo y me centro en mi cuello en ofrecerlo, en estirar ese trozo de piel, en que esa sensación de placer no se detenga… ni ahora, ni mañana, ni el año que viene. Repetiré.

 

PD. Mañana, en Un año para el recuerdo: El blog y los blogeros.

diciembre 25, 2008

Un año para el recuerdo (I): Un recuerdo de este año

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:43 pm

 

Mi corazón palpitaba desde mucho antes sin poder corresponder cada latido con un acto tan sencillo como era tocarlo, sentir su piel. La tarde se prolonga entre risas y voces amigas y, entre ellas, la de la persona que más deseo. La que impulsa a mi corazón a latir con más fuerza, la que en este instante se sienta a mi lado.

Y a mis manos las tengo que contener, buscan lo que parece natural, sentirse cómodas, deleitarse con el calor de una piel aliada pero lo racional las detiene: no es el momento, ni el lugar, sobra la compañía, no estaría bien, y si mi rechaza, y si me equivoco…

dsci0609

A cada palabra suya, mis manos tiran más hacia lo que quieren también suyo y desgastan las razones que carcomen mi cabeza. Tengo que suspirar muy fuerte, descargar mi tensión, centrar mis sentidos que se pierden pues hasta la vista se me desvanece.

Y de repente surge algo casual, un roce. La complicidad de los nuestros tomando café nos junta en una foto, que no acaba de salir, y tenemos que repetir, y volver a repetir la escena. Nos arrejuntamos, brazo sobre espalda, nuestras yemas tintinean ya sobre la piel ansiada. Y la conciencia se calla, y la razón se ahoga para dejar a los sentimientos hablar. Mi mano a su regreso se oculta bajo la mesa, y ahora sí le aprieta su pantorrilla. Y suspiro de alivio, y suspiro de placer, y aprieto con deseo. Y todo surge de forma natural, a la salida los perdemos o nos dejamos perder. Tiro de él con fuerza, lo arrastro hacia mí porque tengo claro lo que quiero el beso, mi primer beso. Aún lo recuerdo con intensidad hasta le pongo sonido, en el choque de nuestros labios, en el eco de suaves gemidos, en el mucho amor que derrochamos. Gracias, Jaime.

 

PD. El guapetón de la foto, soy yo hace unos días en Canarias tal y como os había prometido. Mañana en un año para el recuerdo: salida del armario en Nochebuena…

diciembre 23, 2008

Me quedo con los abrazos

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 12:08 am

 

Hay ocasiones en la vida en que toca conjugar el verbo despedirse: porque llegan las vacaciones, porque conoces a gente maravillosa en la distancia o algo más cerca, porque pasamos de hoja el calendario y hasta pasar pasa el viejo año… y claro, llegan también esos momentos de decir un adiós, un hasta siempre o un sentido hasta luego…

Es lo que me ha sucedido tras cinco días de vacaciones, que a la gente maravillosa que he conocido en Canarias les he dicho un hasta luego porque quería repetir, o seguir allí, o continuar olvidando mi rutina y mis cosas… Por supuesto me engañaba pero quedan los sentidos abrazos, quedará siempre ese recuerdo impregnado a mi piel…

abrazo

Y llegado el momento de la despedida tocaban besos, de esos de a dos, mejilla tras mejilla pero a mí no me llega el calor que quiero muy dentro. Definitivamente, yo me quedo con los abrazos. Esos que son sentidos que abarcan todo el cuerpo, todo mi yo y rozan mi alma. En los que reclino mi cabeza y la apoyo en un hombro, en las que me da tiempo por un instante a pensar, a sentir, e incluso a llorar. Esos son mis abrazos con los que me quedo, los que no quiero que acaben nunca, los que dejan un llaga muy dentro…

Older Posts »

Blog de WordPress.com.