Everything but temptation

septiembre 8, 2010

Las cicatrices del verano

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:18 pm

Se acabó, se acabó el verano, se acabó. A falta de recuerdos más palpables como las fotos de mi cámara que decidió dejar de funcionar el día antes de comienzo de mis vacaciones, tiro de marcas aún más vivas.

Me miro al espejo con ojos más rojos que de costumbre, entonces y ahora al recordar, será que aún cargan sal. La misma que inundaba mi mirada en largas jornadas de playa a la luz día, la misma que me descubrió esa luna mientras gozábamos de placeres prohibidos en la orilla del mar.

Observo mis manos, también rojas y medio peladas. Al parecer la tabla de surf, ésa que no veré en Madrid, quiso dejar también su huella a modo de esforzado aprendiz en aguas saladas. Es más, aún noto las manos ligeramente calientes, será que se cargaron de energía con el roce otros cuerpos.

A falta de distraerme en quitar la poca ropa que a unos y a otros nos sobraba preferí recorrer cuerpos y pieles ajenas con mis manos, sentir el calor de otros e intentar agarrarme a ello como si fuera a durar siempre. Claro que viendo mis manos ahora vacías está claro que todo quedó en una nube de verano… Así que gracias a los que conocí, a los reencuentre alguna vez en la lejanía y a los que no veré más. Lástima, ya sólo quedan mis manos apenas calientes, pasiones en forma de arañazos que pronto cicatrizarán y unos extraños ojos rojos y llorosos, y no porque carguen sal.

Anuncios

septiembre 8, 2009

Relato: luna de verano

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:00 pm

Allí estaba, recién llegado a la playa desde la gran capital. Al final no pudo ser hacerlo acompañado así que me llené de valor y, por primera vez en mi vida, me dispuse a disfrutar de mis vacaciones en soledad.

Oscurecía en una noche de verano por la que asomaba ya una enorme luna. Lo había escuchado en la radio del coche, la noche sería mágica. Así lo imaginé en mi lugar de acogida, un tranquilo pueblecito en el sur de la península.

Viejas leyendas harían de la playa a medianoche un lugar de reunión. Como todo tenía su precio, cabía la posibilidad de hacer realidad tus sueños por una noche a cambio de una mínima tarifa que el mar se cobraría. Pero ese precio no estaba claro pues dice la leyenda que algunos lo habían pagado con la vida.

besos

Arrastrado por el mito y mi necesidad de ver un mar, del que tanto tiempo había estado alejado, llegué hasta su orilla. Viejos y chavales disfrutaban de la puesta de sol en grupitos de los que me sentí extraño, tanto como la incipiente sensación que me comenzaba a envolver, la maldita soledad.

La noche invitaba a pasear. Yo mismo me vi iniciando un paseo que se convirtió en caminata. Llegado un momento me encontré ya lejos del griterío, solo el mar se interponía entre la luna y mi soledad. El reflejo blanco fundido sobre el agua se tornó en un seductor baile. Algo me arrastraba hacia el agua y me decía que era allí donde debía estar. Me quité la poca ropa que tenía y desnudo me dirigí con los brazos extendidos hacia el mar quien me envolvió con sus olas…

Nadie supo explicar cómo regresé a la orilla. Sólo diré que los paisanos del pueblo rodeaban, cual bicho extraño, mi cuerpo tumbado sobre la playa a la mañana siguiente. Hasta que alguien se atrevió a tantear con su bastón por si aún estuviera vivo. Y sí lo estaba, por lo demás no supe nada de mi ropa ni de los recuerdos de aquella noche, supongo que se los cobró el mar. Eso sí en mi mente quedó grabada una extraña sensación de placer mientras los dulces susurros de otra persona no paraban de repetirme: ‘abrázame, abrázame con más fuerza…’.

agosto 5, 2009

Besos

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 7:02 pm

Miradas cómplices se despiden en la boca de metro. Queda tanto por decir, pero sólo nuestros ojos aciertan a expresarlo. Quién los convirtiera en palabras, y esas palabras en actos…

Siento ese magnetismo mutuo que nos llevaría a pasar todo el día (y la noche) juntos, y más. Pero, en ocasiones, las despedidas se limitan a un roce, a una sonrisa, mientras por dentro te muerdes la lengua y los intestinos para no lanzarte a lo que la lógica del momento pide, que no es otra cosa que dejarse llevar en compañía del otro.

coffee-kiss-sculpture

Estas escenas llevan a que en el futuro reencuentro se añada esa tensión no resuelta. Días después, mi cabeza da por idear momentos románticos en cada rincón de nuestro recorrido, juntos, por El Retiro, ¿cuál será el árbol que cobije el primer beso robado? Y de repente, todo fluye. Ahí está, sin apenas darnos cuenta.

El primero sabe a Calipo (de fresa) que me retrotrae a tiempos pretéritos de adolescencia y hormonas. Al beso robado, le siguen otros besos, y otros árboles. Le siguen la caricia de un dedo y un abrazo con fuerza.

La tarde se torna en noche. Los árboles abren ya camino a la luna llena. Ninguno de los dos quiere que se acabe. Ambos deseamos que esa luna sea eterna…

mayo 25, 2009

Relato: Dos lunas (vidas cruzadas)

 

[Me lo había prometido una y otra vez, sin acabar de sacar el coraje suficiente para dar voz a aquello que me oprimía. Sabía que había otra persona y tendría que decidir, o él o yo. Parecía de lo más sencillo, parecía…

Necesitado de una terapia, me armé con un rotulador (mi arma de trabajo pues me dedicaba a escribir relatos) y desesperado, mirando a un lado y otro de la casa, sólo alcancé a a tachar de mi vida el día de hoy en el calendario, entonces era 1 de agosto.

Mi extraño subconsciente reaccionó y le sirvió de medicina pues a medida que se sucedían los días tachaba con más energía. Día tras día reuní fuerzas y el 27 de agosto fueron suficientes para poner las cosas claras, ni el otro ni yo, ‘fuera de mi casa…!!!’]

Había soportado toda una larga tarde en consultas del hospital, salvo la última hora que me habían pasado a hemodonaciones. Era pleno agosto y aquello estaba desierto, tan sólo había aparecido un niñato para recoger sus resultados. Parecía alterado, y se notaba, pues unos cercos de sudor asomaban a la altura de las axilas, algo imperdonable para un pijo semejante.

Desgarró el sobre, y no debió entender nada, ‘además primerizo’ alcancé a decirme a mí mismo. Acostumbrado a este tipo de situación, señalé con mi dedo donde lo había hecho en tantas otras ocasiones: Prueba del VIH, negativo. Balbuceó unas palabras entre las que creí entender un gracias y desapareció.

[Me sorprendí de lo rápido del proceso, casi instantáneo. Esa misma mañana había empaquetado sus cosas y se marchó con lo esencial. Dejó amontonadas un buen puñado de cajas para otro día que yo me preocupé de hacerlas desaparecer de mi vista bajándolas al trastero.

Y con la casa semi-vacía yo me sentí pleno, incluso lleno de un extraño orgullo, de algo que me había llevado 27 días decidir…

Y con él se marchó mi tensión, y yo renové mi inspiración.

Esa misma tarde escribí un curioso relato de vidas cruzadas con una extraña sensación muy dentro. Y hubo más, tan libre me sentí que hice una locura y me inscribí en una de esas páginas de contactos. Mis manos se mostraban nerviosas ante el teclado, tenía ganas de relatar mi nuevo yo.  Con poco que decir sobre mi estado actual opté por usar una célebre cita de Oscar Wilde: I can resist everything but temptation…]

Así que me quedé sólo en planta con un ordenador y el aire acondionado por toda compañía. Repasé en mi cabeza lo que haría esa noche llegar a casa, cambiar el uniforme por unos bóxer, cenar medio sándwich, encender la tele, coger el sofá y roncar hasta el día siguiente. Una extraña sensación recorrió mi cuerpo y no precisamente fría que cargó y  trasladó toda su energía a mi entrepierna… Lo que me faltaba, hacía que no mojaba desde primavera y por muchas señales que me diera mi segundo yo, ahí abajo, esta noche tampoco habría mucho que hacer.

Con la tontería inicié en el PC una sesión en los perfiles, que ya tenía olvidados. Como era 27 de agosto aparecían cuatro gatos, seguro que todos más pringados que yo. Pasé de un tal ‘Óscar Mayer’ y similares (qué poco ingenio en esto de los nick) hasta determe en el único en inglés ‘…everything but temptation’. Mi corazón palpitó y mi cabecita (ya no sé si la de arriba o la de abajo) lo tradujo al instante ‘todo salvo la tentación’, y de lleno que caí…

mayo 24, 2009

Relato: Dos lunas (más)

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 12:24 pm

 

Nunca olvidaré esa primera sensación, en lo íntimo. Nos habíamos conocido esa misma noche, y ya entonces decidimos compartirla en la cama. Pero desde el primer instante todo fue distinto, las connotaciones sexuales desaparecieron para dejar paso a lo que muchos llaman y pocos experimentan… hacer el amor.

Era la forma de rozar con sus yemas cada centímetro de mi piel, era ese ligero temblor que precedió a la penetración, era su mirada extasiada de placer que sólo a mí me dedicaba, eran esos movimientos pausados pero constantes que nos llevaron a lo más alto, era esa sensación de querer atrapar ese instante… Recuerdo el momento de después en que todo quedó en calma y el instante envuelto en un par de palabras, abrázame fuerte.

234

Dicen que hay experiencias que sólo se gozan una sola vez en la vida, un instante que para cuando nos queremos dar cuenta está ya lejos del alcance de nuestras manos y que sólo quedará en nuestra memoria. Aquí lo he querido inmortalizar con un puñado de detalles, con una palabra por cada vez que mi corazón palpitó aún más fuerte. Aquella misma noche entreabrí los ojos para comprobar que no se trataba de un sueño y que de verdad abrazaba lo que mi deseo anhelaba, era un 27 de agosto.

 

El próximo 27 de agosto, a medianoche, al mirar al cielo observaremos que el planeta Marte será la estrella más brillante en el cielo, será tan grande como la luna llena. Será como si la Tierra tuviera dos lunas. Está previsto que la próxima vez que este acontecimiento se produzca sea en el año 2287.

mayo 23, 2009

Relato: Dos lunas

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 7:14 pm

 

Fui el primero de mi clase

Fui el primero en ser hospitalizado por un coma etílico en mi pandilla

Fui el primero en tener sexo

Fui el primero en  probar una pastilla de éxtasis allá por los noventa, ecsta-sí, ecsta-no, ecsta-me-gusta-me-la como-yo…

Fui el primero en estrenar coche en mi dieciocho cumpleaños

Fui el primero en mi promoción al licenciarme

Fui el primero en despreciar el uso del condón en mis noches de farra y sexo rápido

Fui el primero en saber lo que era una enfermedad de transmisión sexual, pero pasó

Fui el primero en tener un accidente siniestro-total en mi familia. Estuve en coma durante tres días, a punto de morir. Aunque en eso no habría sido el primero, ya sabéis: vive rápido, muere joven y deja un bonito cadáver (James Dean).

precipicio

Encontré mi primer empleo nada más licenciarme, y ese día quise celebrarlo haciendo algo por los demás, donando sangre. A la semana me dieron los resultados. Tenía mis sospechas, increíble pero estaba todo limpio. Por respuesta y aliviado sólo supe mirar al cielo, era un 27 de agosto.

(España sigue siendo uno de los países con mayor incidencia de la enfermedad en Europa. Respecto a las formas de transmisión del virus del sida, predomina la vía sexual, ya sea por relaciones heterosexuales u homosexuales, que en conjunto supuso un 50 % de los nuevos casos el año pasado.)

 

El próximo 27 de agosto, a medianoche, al mirar al cielo observaremos que el planeta Marte será la estrella más brillante en el cielo, será tan grande como la luna llena. Marte estará a 55,75 millones de kilómetros de la tierra. Será como si la tierra tuviera dos lunas. Está previsto que la próxima vez que este acontecimiento se produzca sea en el año 2287.

marzo 11, 2009

Perigeo

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , — mytemptation @ 8:36 am

La luna llena más grande y brillante de 2009 se pudo disfrutar el 10 de enero, era casi un 15% más grande y con un 30% más de brillo de lo habitual. Me la perdí, suele sucederme que para las grandes ocasiones ando distraído de la cabeza y de todo lo demás, que por temporadas la importante atracción entre cuerpos (celestes o terrenales) se me escapa y que el sueño vence cualquier gana de disfrutar del algo quince o treinta por ciento más grande.

full-moon

Perigeo es el punto de máximo acercamiento de la órbita de la Luna a la Tierra. Recuerdo que por aquellas fechas intenté igualmente un máximo acercamiento con otra persona y que duró lo que duró, esa misma noche…

Aquí estamos de nuevo, hoy a las 2:38h hay luna llena, y como ella me dejo llevar por las mareas y sus influjos, tengo ganas de disfrutar de algo grande y merecido, ya me toca. Vestiré de blanco lunar, me dejaré arrastrar por la noche aunque lo más probable es que vuelva a acabar en los brazos equivocados, los de Morfeo.

Por razones que desconocen astrónomos y psicólogos, cuando la Luna se observa cerca del horizonte provoca una ilusión que la hace ver más grande de lo normal. Pienso que es una señal más, algo así como mira al frente, cerca o lejos, pero mantén siempre los pies bien en el suelo.. pues a lo mejor, sólo a lo mejor, lo más normalucho en una noche como ésta se convierte a nuestros ojos y a nuestros sentidos en algo grande, muy grande… ojalá.

marzo 8, 2009

Lo que pasó, pasó

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:59 pm

 

Es la segunda vez, en poco tiempo, que tengo que utilizar con alguien una expresión que en mi modesta opinión es muy acertada y que para mí resume (y llena) ciertos episodios de mi vida: lo que pasó, pasó (entre tú y yo, continuaba la canción…).

gato

Si acabo con alguien una noche en la cama es ley de vida, pues disfruto con el sexo, de los sabores de otros, de sus sudores y del mío, de la pasión y entrega. Luego no caben arrepentimientos, ni explicaciones, ni meras frases que sólo contienen palabras: que si el alcohol, que si el calor del momento, que si la luna y las estrellas, que si la noche que me confunde… Son palabras vacuas que no aportan nada. La realidad está y estará ahí, escrita indeleble en forma de recuerdo y pasado, para los dos. Quisiéramos, o no, ya no se puede cambiar. Forma parte de nuestras vidas, de las de los dos, para bien, o para mal.

Mirad, puede que (como muchos otros) tenga para con ciertas personas que me atraen comportamientos impulsivos o compulsivos, que ya ni sé. Me tira el morbo, como a otros miles, me ponen (y cómo) los retos y, a veces, hasta me llevo el premio a casa pero no tratemos de tergiversar con palabras (ni engañarnos). Hay ocasiones en que dos cuerpos unidos demuestran por breve espacio de tiempo que el momento merecía la pena. Me quedo con eso, con amar con pasión olvidando por un instante al resto del mundo… Y para el día después sólo me cabe repetir lo mismo: lo que pasó, pasó…

Blog de WordPress.com.