Everything but temptation

julio 26, 2009

De princesas y abanderados

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , — mytemptation @ 7:08 pm

Hubo un tiempo, en época de la serie cuéntame, en que los españolitos vestían su ropa interior de eso mismo, princesas-ellas abanderados-ellos. Llegados al siglo XXI y al vestuario de mi gimnasio parece que las cosas han progresado, a mejor afortunadamente.

Ellos visten con colores llamativos, marcas que todos tenemos en mente (aunque sean del rastro), incluso el finde se nota un esfuerzo por agradar donde lo íntimo asoma en la noche por encima del pantalón. Es más, los cuerpos se complementan con piercings en zonas estratégicamente morbosas, al igual que unos tatuajes unidos a un moreno de verano o de rayos que rayan la perfección.

dolce

Eso es en Chueca donde el culto al cuerpo y al textil se nota. Por circunstancias varias, la semana pasada me tocó acudir a un gimnasio de barrio, el mío. Fue entrar en el vestuario y retrotraerme al siglo anterior. Lo que vi allí me dio tal bajón que mi modesto esfuerzo por ir a la moda chocaba con el resto. Vale que no nos podemos permitir unos Dolce & Gabanna como los de la foto, ni que el equipo de fútbol/rugby cachas nos rodee, pero por dios que las madres dejen de comprar esos abominables slips a sus ya maduritos hijos y que se note un poco en qué siglo estamos… Lo dicho para muestra, una foto.

mayo 31, 2009

Me gustan tus pectorales

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , — mytemptation @ 8:49 pm

 

El otro día, al fin, pude escuchar esas palabras referidas a mí en boca de alguien. No daré demasiados detalles pero sí que era de noche. El proceso es de sonrisilla feliz en ese instante para a continuación del subidón ponerse a hacer números. Veamos.

Llevo diez años acudiendo regularmente al gimnasio. La frasecilla contiene cuatro palabras. La cuota mensual me ha podido venir saliendo por unos 40 eurillos/mes (lo de eurillos es una ironía). Total que haciendo cuentas cada palabra de la dichosa frasecilla me ha salido por unos mil euros en estos diez años. Eso sí sentir acariciados tus oídos por frases como esa no tiene precio, como en el anuncio.

mear

Fríamente pensado no sé si he salido ganando en este proceso. Me corroe cierta envidia pues hay cierto número de personas en este mundo que ya vienen bien dotados por naturaleza (no creo necesario dar más detalles) y no necesitan trabajar nada. O con sólo un músculo o dos de referencia (bien dotados eso sí) les basta para ser los amos del mambo.

Supongo que es por eso que he adoptado una cara de buen chico, y sonrisilla fácil a modo de sustitutivo. Que sepáis que el gimnasio ayuda pero queda demostrado que es un proceso a muuuuuuuy largo plazo.

abril 14, 2009

La sauna

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:03 pm

 

Aquellos que me conozcáis sabéis que sólo me relajan dos cosas el gimnasio y… bueno, centrémonos en el gimnasio. Hace dos semanas disfruté de algo que hacía años no disfrutaba, una sauna en condiciones en el gym.

Allí estaba la puerta con un cristal empañado que me miraba desde el otro lado mientras la condensación del lugar perlaba la superficie que se atisbaba. Oí su llamada y me quedé, desnudo a pesar del cartel ‘utilice una toalla’. Al principio estaba sólo luchando contra mí, luego en compañía luchando por mirar los bonitos azulejos blancos y mantener mi hombría a raya al tiempo que sumaba minutos de sudor sin lágrimas.

tiempo

Me cautiva sensación que te envuelve nada más entrar en el recinto, esos gotones que ruedan por la piel y que pronto te empapan. Ver correr mi sudor y acostumbrarse rápidamente a una situación que de primeras rechazas (lo siento pero me recuerda al sexo). Descubrirme desnudo como no lo hago nunca, sin poca cabida para pensar por lo opresivo del ambiente y con nada que hacer salvo esperar pacientemente a la ducha fría y que mi cuerpo haga el resto.

Me recuerdo un sábado a las seis de la mañana intentando regresar con alguien que sólo trata de convencerme en ese momento que lo que hay que hacer es ir una sauna. Tal vez, en ese momento me equivoqué pero sólo lo pude llevar a mi cama, quiero decir a mi casa.

El chorro de agua fría me devuelve a la realidad y me siento flotar, esa sensación de relax es la que buscaba. Tras acicalarme en el vestuario me dirijo a una cita, para variar llega tarde. No me importa pues busco la compañía en unas cañas. La noche me llena y también su compañía en la cama. En ocasiones me recrimina no dedicarle unas palabras en este blog y ahora está presente auque no sé por qué esta noche se ha cruzado en el recuerdo. O tal vez lo sepa, esa noche fue perfecta.

marzo 28, 2009

enero 28, 2009

Cosas que odio del gimnasio: paso a paso

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:56 pm

 

 

         Que el exhibicionista no pare de moverse en bolas por el vestuario. Vale que la tenga grande, o el bíceps, o lo que sea pero recuerdo que aprendí de pequeño que presumir y pavonearse era pecado…

         Que la pijitonta de la cinta de correr seleccione quemar un número justo de calorías, el mismo que disfruta en forma de barrita de chocolate cuando la veo a la salida.

         Que el tío más bueno de todo el gimnasio se ponga a estirar cuando estoy precalentando, es se me sube todo y se me calienta lo que no debe…

vodka

         Que el tío que se pone delante de mi clase de body pump guste de enseñar sus gayumbos a todos los que le acompañamos en el justo momento en que se empieza a sudar… y sigue, y sigue sudando el personaje mientras sufro tirando de pesas y conteniendo las arcadas.

         Que lleve años yendo al gimnasio y que nadie me haya dicho aún: ‘Uhmmmm, ¿tú vas al gimnasio…?’, subrayo el uhmmmm.

         Que la sauna sólo me haya servido para lo que sirven las saunas, no sé si me explico.

         Que me miren el culo cuando tiro para la ducha (pues disimuladamente siempre la dejo caer mi sobre el frente). ¡Que estamos en un gimnasio (¿un sitio decente?), dejemos las miraditas para la discoteca!

         Estar terminando de secarme y que el codo presione el botón temporizado del grifo para que un chorro de agua FRÍA empape mi toalla y hiele todo lo que la contenía (yo mismo y mi mecanismo).

PD. Estoy por darme a la bebida (o a la fotografía)…

enero 21, 2009

Va de pelos: Mi primera depilación

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:11 pm

 

Estoy en el gimnasio esta misma tarde y se me cruza por delante el David de Miguel Ángel, creo seriamente que es el único chico en que me he fijado en todo lo que llevamos de año (que veinte días son mucho). De veintimuchos, moreno, fibrado y con un característo pelo tipo-rasta pa’arriba (ver foto). Lo que me pone de él es su pelo.

sergio_alcover

Al tema o mejor dicho a la escena, yo tumbado tirándome el rollo haciendo abdominales y él que se pone a hacer estiramientos… y venga pa’llá que estira la pierna, y venga para el otro lado que estira más músculo y ahora que se pone en cuclillas, así veinte minutos. Mi músculo abdominal no sé pero el del ojo lo he ejercitado más que nunca…

Acabo con lo mío y tiro pa’la ducha, me relajo y es justo al salir que ahí está él con sólo un slip como doblado para adentro que hacía de la prenda medio slip (ya no sé si en una pose cuidadosamente estudiada) y el tipo que se dirige a las duchas. Mira que aún no sé cómo no le he seguido otra vez pa’la ducha para enfriarme un poco… o recalentarme del todo, qué se yo.

En fin, como andaba ya caliente recién llegado a casa no sabía muy bien cómo enfriar lo mío, y he recuperado una compra navideña de bandas depilatorias a la cera fría. He esperado a uno de los días más fríos del invierno para ello, luego he leído en las instrucciones que se referían a otra cosa con lo de cera fría. Tampoco he sabido muy bien cómo hacer eso del contrapelo… Total, que entre tira y tira se me ha recalentado mi poco velludo pecho y como ya venía con los huevos un poco cargados pues que estoy desesperado y creo que sólo cabe una solución a mi problema, sólo en la cama como estoy en esta noche fría de invierno… no doy más pistas. Besos calientes.

diciembre 9, 2008

Juegos de toallas o lo que es la vida misma

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:46 pm

 

Me habréis notado algo tenso con la vida, y con lo mío estas últimas entradas. Y para tratar de relajarme pues he recurrido al gimnasio, y creo que ha funcionado. Mi mejor momento es el último de todos, el de la ducha en el que relajo mi mente y siento mi verdadero yo. Últimamente mientras un potente chorro de agua caliente masajea mi espalda retrato a quien querría llevarme a la cama, es una opción otros piensan en fútbol. Pero es que hay más en este teatro que es mi gimnasio, ya en el vestuario he podido observar el juego de toallas que se trae el personal.

toalla

Me explico, yo la llevo pequeña (la toalla) porque tal vez tenga mucho que enseñar o que fuera a rebosar de todos modos…

Bromas aparte, sólo puedo decir que no falla, aquellos ciclados y musculados a la hora de la verdad pues que la tienen pequeña, mucho brazo tipo jamón y poco de lo otro, puro teatro. Los que se nota que van sobrados no tienen problema y andan en bolas durante minutos, los que tapan y tapan ya sabemos. Es un juego fiel reflejo de la vida misma, ocultamos nuestros defectos.

Cuando era pequeño me golpeé con una mesilla de marmol, perdí un diente y lo que lo reemplazó sirvió a muchos de apodo y mofa en clase durante largos años. Trataba de ocultar mi sonrisa y mi(s) dientes. Llegado un momento todo cambió decidí sonreír a un espejo, a mí mismo, y pronto lo trasladé a la calle y a mi entorno.

Cuando salgo de la ducha puede que ande algo morcillón (sólo un poco) pero ése también soy yo, el de justo después de la ducha. Y es lo que hay. Hace ya mucho que aprendí a sonreír a la vida, de frente.

octubre 23, 2008

Creo que me he ganado un amigo para toda la vida

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:33 pm

Es curioso cómo nos llegan a sorprender, incluso, los más cercanos. Tengo un compañero de curro con el que he compartido infinidad de desayunos y comidas por no hablar de interminables horas en la oficina, y ayer comiendo me dice que su compañero de piso es realmente su ex, aunque han estado dos años juntos…

No soy una persona que se fije en los detalles, pero coincidimos por casualidad recientemente en un restaurante y él iba muy bien acompañado, sonreía a raudales e intuí una actitud que parecería demasiado familiar para algunos, el brazo de alguien casi rodeaba su cuello. Más, ha retomado el gimnasio y llega a ir hasta seis veces por semana. Desde hace poco ha comenzado a sorprenderme con todo un recital de cremas quemagrasas, reductoras de cadera y reafirmantes de cara. Ha sido un increíble proceso en sólo un mes.

El que nunca salía de marcha me descubría en recientes conversaciones que había tenido que coger un taxi de madrugada un día de diario porque ya no funcionaba el metro… Vamos que era blanco y en botella, y me lo dijo con su sonrisa y su radiante felicidad para a renglón seguido darme una lección de cómo pasarlo bien en un mes terminando cada una de sus frases con un ahora que estoy soltero… Y mientras yo callado, pues con mis pocas palabras de asentimiento me inundaba la sensación de estar teniendo una de las conversaciones más importantes de mi vida…

Ahora en el desayuno charlamos sobre sus problemas de soltero, que también los hay. De momento, hemos quedado para salir el sábado. Lo que ya era un amigo y compañero de trabajo creo que ha pasado a convertirse en un amigo para toda la vida…

octubre 11, 2008

Mytemptation: el ron

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:58 pm

Creo que hoy es uno de esos días en los que necesito liberarme, el esfuerzo en el gimnasio suele ayudar, la duchita justo después incluso más, llenar el estómago con una buena comida ni te cuento… Pero hoy necesito algo más, y empieza por ron y termina por em(ron)acharse. 

Necesito esa liberación cuyo peregrinaje empieza rellenando las cubiteras en la nevera y pasa por el Carrefour. Mientras otros discuten su selección para la noche, yo ya estaré agarrado a mi botella de Brugal, y no la sotaré hasta escuchar el sonido de los hielos en el vaso y un chorrete que se desliza entre ellos.

Mañana me levantaré con una estúpida sonrisilla en la boca, pasaré mi mano por los labios para quitarme esa molesta baba, y ya está. Habré alcoholizado mi mente sin pensar más allá de lo que suceda esta noche de sábado, de risas y de frío, todo a cambio de apenas diez euros. Qué bien sienta.

septiembre 16, 2008

Operación polvorón

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:36 pm

Muchos habréis ya reconocido la dichosa operación, sobre todo aquellos que frecuenten el gimnasio. La operación polvorón es la que comienza con el año tras los excesos de las Navidades, le sigue la operación bikini de cara a enseñar chicha con el buen tiempo, y resta la de vuelta a la rutina tras las vacaciones que no me queda claro su nombre oficial y a la que llamaré vuelta al cole/curso.

En fin, que estamos todo el santo año de operación en operación y el michelín continua en el mismo sitio donde lo dejamos, eso sí, un pelín más horondo, la talla+1 del pantalón que empieza a llamar a nuestras caderas con la nueva temporada, y así un suma y sigue.

La rutina se repite en los gimnasios, están esos nuevos socios fácilmente reconocibles. Generalmente ellas se acompañan de una amiga, empiezan apostando fuerte seis meses de prepago (¡hay que dejarse la piel!), ellos no escatiman en medios y les igualan, modelo Nike integrado y deportivas a juego, se han gastado ya una pasta y no han quemado una caloría de grasa, muy mon@s ellos y ellas. Sólo moda, poco sudor.

El resto en la sala somos los de siempre, los que nos llamamos por nuestros nombres, sabemos dónde fue el/la profe de vacaciones y los que echamos en falta a menganita o fulanito. Comienza la música y el cuerpo a trabajar, todo yo soy un torrente de sudor. Extremidades, pesas y músculos se amotinan para hacerme sufrir. Una hora más tarde llegará la ducha y nos sentiremos reconfortados…. ¿seguro? Estos primeros días no siento las piernas (ni el resto del cuerpo), he identificado el esternocleidosmastoideo por su dolor contínuo, y he adoptado un andar que me obliga a cimbrear las piernas, vamos que voy como con el culo escocido. Por lo demás bien, serán apenas cuatro meses de sudor, hasta que empiece la operación polvorón…

Blog de WordPress.com.