Everything but temptation

septiembre 8, 2010

Las cicatrices del verano

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:18 pm

Se acabó, se acabó el verano, se acabó. A falta de recuerdos más palpables como las fotos de mi cámara que decidió dejar de funcionar el día antes de comienzo de mis vacaciones, tiro de marcas aún más vivas.

Me miro al espejo con ojos más rojos que de costumbre, entonces y ahora al recordar, será que aún cargan sal. La misma que inundaba mi mirada en largas jornadas de playa a la luz día, la misma que me descubrió esa luna mientras gozábamos de placeres prohibidos en la orilla del mar.

Observo mis manos, también rojas y medio peladas. Al parecer la tabla de surf, ésa que no veré en Madrid, quiso dejar también su huella a modo de esforzado aprendiz en aguas saladas. Es más, aún noto las manos ligeramente calientes, será que se cargaron de energía con el roce otros cuerpos.

A falta de distraerme en quitar la poca ropa que a unos y a otros nos sobraba preferí recorrer cuerpos y pieles ajenas con mis manos, sentir el calor de otros e intentar agarrarme a ello como si fuera a durar siempre. Claro que viendo mis manos ahora vacías está claro que todo quedó en una nube de verano… Así que gracias a los que conocí, a los reencuentre alguna vez en la lejanía y a los que no veré más. Lástima, ya sólo quedan mis manos apenas calientes, pasiones en forma de arañazos que pronto cicatrizarán y unos extraños ojos rojos y llorosos, y no porque carguen sal.

Anuncios

marzo 31, 2009

Sólo en casa

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:59 am

Me descubro, de nuevo, abstraído ante mi pasado retratado sobre las estanterías. Yo que ni tengo cámara de fotos me vuelvo a asombrar ante la renovada necesidad de vestir las paredes de mi casa con fotos y cuadros, llenarlas de color. Tener la posibilidad de saborear el recuerdo tras mi mirada perdida en una noche cualquiera como la de hoy.

pisadas

Hace un año por estas fechas comencé a compartir casa conmigo mismo y vivir solo. Supongo que es una especie de aniversario que debiera celebrar, y lo que ha surgido es justo lo contrario recordar el pasado, echar la mirada atrás ante fotos impresas y las almacenadas en el portátil.

Me veo en la playa subido a una tabla de surf, me descubro sonriendo en lugares ya lejanos con gafas de sol, visto ropa que hace algún tiempo he desechado. Rememoro lo que tuve antes de recocijarme con lo que ahora tengo. Supongo que es nuestra naturaleza humana que siempre tiende a comparar. No renuncio a nada de lo que ahora tengo pero si hay que comparar diré que la tengo grande, la sensación de lo que he ido construyendo estos años, la impresión de que lo que está por venir es aún mejor y más grande.

Y por último, un nuevo descubrimiento de este año, el decidir con un no pues esta noche quería disfrutar de la relajante sensación de tener la cama para mí solo.

Blog de WordPress.com.