Everything but temptation

octubre 29, 2008

Relato: Poros

 

El perfil apuntaba y mis clicks disparaban… era un sitio más de contactos. No sería la primera vez ni tampoco la última. Estudiante, 21 años, sonreía en la foto mientras el humo de su cigarro dejaba entrever sus ojos claros… El mensaje manido: hola me gustaría conocerte te paso mi messenger@hotmail.com. Ahora esperar, puede que incluso respondiera el mismo día tal como había sucedido en tantas otras ocasiones…

La escena se repitió y nos conectamos, era por la tarde y me encontraba sentado cómodamente sobre mi cama, aunque podía percibir cómo los tres grandes espejos del armario me miraban con un aire sombrío… Y con razón, hacía semanas que no mostraban la pasión y el deseo de dos personas que acaban de conocerse y disfrutan del momento. Gozando de sus cuerpos desnudos, recociéndose en los espejos, fantaseando con lo posible y lo mediato.

Reconozco que en esas ocasiones la temperatura del lugar ascendía, mis poros se abrían y dejaban escapar todas esas hormonas acumuladas a lo largo de semanas de abstinencia. Los espejos eran mi segunda piel y rápidamente advertían la situación. Los tenía enseñados, pues comenzaban a reconocer ese calor del momento y a mostrarse diferentes, sólo entonces era cuando los chorretones de vapor condensado empezaban a correr con fuerza hacia abajo. En ocasiones, el placer era tal que dudaba si perdía, por un instante, la visión o eran ellos los que me ayudaban a dibujar mi reflejo en éxtasis, rodeado de pasiones correspondidas, calores mutuos y sudores intercambiados.

Distraído en mis más íntimos pensamientos daba ya respuesta a mi nueva presa sobre el teclado. Aunque me consideraba del montón ganaba en las distancias cortas…incluso las virtuales. Lanzaba mis anzuelos y si picaban les atrapaba sin dejarlos escapar con dobles sentidos, dando vueltas al mismo tema hasta que lograba lo sexual, el deseo… Y de lo virtual a lo carnal un paso mi número de móvil, un lugar, una hora.

Había que apurar la situación, ya habíamos tratado lo sexual en un par de frasecitas pero era el momento de dejar huella y tomar un tema del que ya no le dejaría escapar. Volví a mirar su foto y lo tuve claro:

‘fumas mucho?…’

Del messenger saltó un ‘sí’ rápido pero la maquinita indicaba que iba a decir algo más, llevó unos instantes y de repente ‘fumas porros?’. Era mi oportunidad, mis dedos sin dudarlo saltaron rápidamente ‘quieres quedar?…’. De nuevo la espera ‘para fumar porros?’, ‘sí, claro…’ para eso, para lo otro y lo de más allá, todo ello se amontonó en mi cabeza…

Esta vez mis poros se adelantaron a su respuesta y dejaron escapar una gotita sobre mi frente, la dejé deslizarse pues en ese instante obtuve lo que buscaba ‘vale, pero con una condición’, sólo acerté a decir ‘dime…’, ‘que te hayas hecho una paja antes’. ‘Hecho…’. Lo di por hecho, todo: la paja, el conocernos, los espejos, mis hormonas liberadas, mi pasión y el sexo…

Chic@s siento dejaros con la boca abierta, como en la foto, pero mañana continuará.

Anuncios

octubre 21, 2008

Comemos con los ojos o cuánto vale una foto

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:46 pm

Le ha sucedido a una amiga con esto de los chats y ciberparejas, todo iba muy bien hasta que se intercambiaron las fotos. Uno establece lazos aunque sean virtuales, y les transmite emociones y los llena de sentimientos, y por la sencilla razón de unos píxeles puestos de una u otra manera la gente (sobre)reacciona. En este caso, el otro decide cortar drásticamente, por lo sano echando los despojos a la papelera del PC, tal vez desconocedor de eso mismo, que más que palabras entre líneas asomaban sentimientos.

Siempre me he preguntado el porqué rompen las parejas, si compartiendo tanto, por qué llegados a la hora de romper la decisión es sólo de una parte, ¿no es algo que se debiera tomar en común? En el fondo (otros más en la superficie) somos egoístas, buscamos lo inmediato y es que comemos con los ojos, qué ironía ¿verdad?

Creo que es buena la argumentación con la que trato de animar a mi amiga, incluso más viniendo de una persona racional como yo, a más b más c es igual a d. Craso error, porque desde hace un par de días me encuentro bobalicón, ha sido ver la foto de un bloger@ y que me he embobado. Apenas conozco unas pocas anécdotas de su vida y comienzo a sentir atracción. El momentum, que dicen los ingleses, pasará pronto, bajarán mis pulsaciones, bastarán un par de días, o tal vez me engañe… La conclusión es clara, que ando debilillo de alma y de espíritu, cubierto de betadine…

Tal vez sea sólo eso, pero también es cierto que la vida nos enseña que dos personas pueden intimar más en una noche con pocas palabras que en una larga tarde de tertulia… Y la noche, la noche también me confunde… Me confunde lo racional y lo físico, ambos luchan dentro de mí y sólo puede haber un vencedor, ¿cuál será el ganador esta vez???

Blog de WordPress.com.