Everything but temptation

noviembre 8, 2009

Más allá de un cuerpo bonito

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:53 am

Creí llegada la etapa en que mis cabezas bienpensantes (la de arriba y la de abajo) cederían espacio a una larga lista de cuerpos bonitos. El puñetero mundo de las citas, ese encuentro tan popular en las pelis en el que uno busca y con un poco de mala suerte encuentra algo más. Me tiré de cabeza (nunca mejor dicho) para poner seriedad en esto de las relaciones y me arrastró la corriente.

Quise cerrar uno de mis sentidos, el de la vista y el encanto por lo bonito hasta autoconvencerme de que hay otros encantos, quizá ocultos, donde sólo hay que rascar un poquito para llenarse de ellos. Pero no, mi teoría se ha venido abajo y me he cobrado lo que sólo una palabra puede resumir: auténtico-fracaso, y es que ese tsunami ha logrado arrastrar hasta mi siempre presente buen humor.

belleza y dolor

En el restaurante convenido recién llegado a esa medio cita medio a ciegas, se repiten las pautas. Odio esa mirada de deseo en mí que se prolonga a lo largo de la conversación en la que flota un: ojalá lleguemos a compartir más de esa noche. Puedo leer incluso más allá en el otro, leer ese poso de fracasos que creen ocultar tras una sonrisa para agradar. Todo es perfecto en apariencia mientras yo lucho por encontrar lo más ínfimo que haga saltar ese resorte a la atracción, al deseo, al quizás esta vez sí.

Pero no funciona, y soy yo mismo el que replica esa sonrisa por agradar sabedor de que no habrá un otra vez, de que volveré a casa con el estómago lleno y mi corazón igual de vacío, y duele. Y mucho.

Al parecer sólo busco sufrir. Todo lo que buscan mis ojos es algo hermoso hasta el dolor…

Anuncios

agosto 1, 2009

El deseo

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , — mytemptation @ 7:42 pm

Llegó de repente y se quedó ahí clavadito en mi cabeza, el objeto del deseo era… yo. Tenía novio y no supe reaccionar a cómo acabaría algo así. Poco me importó cuando acabamos los dos desnudos sobre una estrecha cama. Besos calientes en un verano caliente.

desire

Se oían las voces de grupitos recogiéndose a casa desde la ventana. Nuestros retorcidos movimientos me permitían ojear, de vez en cuando, hacia el parque. Atisbaba la calle, las voces y las personas pero mi mirada se nublaba con otros éxtasis más cercanos, ahí en la estrecha cama.

Al calor sumamos el rozamiento. En un momento nuestros cuerpos comenzaron a frotarse, nuestros sexos a restregarse. De poco valió, la atención estaba en otro instrumento. Sus manos masajeaban mi espalda, subían a mi cuello y bajaban hasta mis nalgas. Una, dos, tres veces hasta que perdí la cuenta. Ya no importaban nuestros sexos, había algo incluso más poderoso. Importaba el deseo y en ese instante lo comprendí: el objeto del deseo tenía nombre, el objeto del deseo era… yo.

junio 25, 2009

Frases para una noche

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 9:33 pm

‘Siempre he encontrado que la parte menos divertida del amor es ésa en la que tú pierdes por el simple hecho de no entrar en el juego.’

No es una frase mía pero la voy a hacer mía por un rato. Con esto de la noche de San Juan, donde te animan a expresar tus deseos pero también a quemar lo viejo, me ha dado por recordar lo bueno de este medio año. Según dónde, es tradición escribir un deseo y lanzarlo a la hoguera para que se te cumpla. Hoy prefiero poner negro sobre blanco unas palabras con la esperanza de que se repitan.

hogueras

Y es que aunque ya tenga un puñado de frases que resumirían mucho de lo bueno de estos meses, he decidido quedarme con una que aunque forma parte del pasado, de vez en cuando, la tengo muy presente.

Fue una de esas noches mágicas, en la que todo fluyó hasta llegar a envolvernos entre sábanas. Fueron tres palabras que me llegaron muy dentro hasta hacer sonreír a mi corazón, y que sirvieron para cerrar ese día maravilloso que pasó. Cómo era, ah sí, ya en medio de la oscuridad antes de que nos encontrara el sueño: ‘agárrame, agárrame fuerte…’.

abril 21, 2009

Relato: de leyendas, muertos y vivos

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:24 pm

 

Dice la leyenda que cuando la muerte se acerca para robar la vida a su elegido recorre por el cuerpo de éste una sensación de escalofrío. Es entonces cuando un susurro se acerca a su oído para decir: ‘Es tu último día, te concedo un deseo…’.

A muchos, asustados, se les detiene el corazón en ese mismo instante, unos pocos aciertan a balbucear unas palabras pero yerran replicando lo mismo ‘no puedo morir aún…’ sin acertar a argumentar la razón, y así todos acaban cayendo bajo su guadaña.

Todos menos uno que así razonó: ‘No puedo morir todavía, aún no soy feliz…’, la muerte sorprendida se apartó alejando su frío. Algo vio en sus ojos o, tal vez, en su corazón que comenzaba ahora a palpitar de nuevo.

abrazo

Nuestro protagonista se esforzaba a diario por conseguir eso mismo la felicidad y con la muerte alejando su paso lo supo. Supo que volvería a ser feliz, y ya entonces todo lo demás importaría poco…

marzo 24, 2009

Relato non-stop: noche y día

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:55 pm

Un acento distinto llenaba el dormitorio en la penumbra que acariciaba mis oídos antes incluso de que sus manos acariciaran mi piel… La vista perdida, quién sabe si por el alcohol o por el calor o por la pasión, o la mezcla de todos en la fiebre del sábado noche. Nos besamos mientras sus manos aprenden a recorrer mi cuerpo, es su mano la que juguetea conmigo…

Y de repente todo cambió. Era de día, la luz se filtraba por toda la casa, ya no había susurros sino gemidos, no hay vista perdida sino ojos bien concentrados en su objetivo, el placer se torna en algo relajado y conocido, se abre a mis pulmones y a mis gemidos, sólo un detalle la mano no ha cambiado de sitio…

amor

Pestañeo y es, de nuevo, de noche. El sabor de sus besos me recuerda a un ron cercano, más de islas afortunadas que de los mares del caribe. Su rostro joven comienza a fijar su deseo en mí, nos descubrimos ya sin ropa y las manos se convierten en garra sobre lo que sienten y sobre lo que ven. Quieren poseer esa carne, arañar si cabe más hondo, en mis más profundos sentidos. Y lo noto, noto el deseo a cada rayón que deja en mi piel, que sólo al principio duele, a cambio agradecido dejo muescas de mis dientes en la suya…

La luz se transforma y me despierta al día, veo mi cuerpo enrojecido pero sin dolor, el placer del deseo dibujado también en su piel, en sus ojos, incluso en su respiración. Son ya cuerpos conocidos bajo ritmos aprendidos, bajo ritmos repetidos…

Vuelve la noche, relajado después del éxtasis, y sin embargo con ganas de repetir. Cierro los ojos pensando en el deseo, en cómo me gustaría despertar mañana, en que ese sabor de ron mezclado con pasión permanezca en mí más de esa noche. Lo tomo por la mano mientras sestea y lo formulo en un susurro, soy yo quien pide un deseo: ‘lo mismo mañana’. Despierto y… la luz se filtraba por toda la casa, ya no había susurros sino gemidos…

marzo 22, 2009

La duda

 

La duda es una película con Meryl Streep, la misma en que se basa la obra de teatro que la temporada pasada encabezaba Pilar Bardem en Madrid. La duda es ese dolor de cabeza que me aporrea al inicio de cada semana y con el que me da por pensar en lo que soy y en lo que hago (y en lo que no). La duda es el tedio en el trabajo, lo repetitivo y la rutina por oposición al deseo de novedades, de giros inesperados, de retruécanos imposibles.

duda

La duda se plantea en mi propia soledad si bien rodeado de gente, a cada paso de una ciudad que no la siento como mía, con cada nueva hoja del calendario, con cada alteración en mis ritmos vitales, en el cambio de estación, en el calor, en cada gota de sudor malgastada con otro.

La duda persiste en mis fines de semanas, en plantearme si es necesario (y útil) conocer el nombre de la otra persona, si es tiempo de cuartos oscuros o perfiles. En si todo es tiempo echado a perder, en lo que no puede ser ni será, en lo que no se puede construir porque no hay cimientos donde apoyarlos, en el placer que no es placer sino engaño.

La duda me cae encima cada lunes en forma de suelo inestable, de argumentos propios que no me llenan, de caminos repetidos que no me llevan a ninguna parte. De mandar (otra vez) todo a la mierda y empezar de nuevo, y van…

marzo 16, 2009

Brindis en la noche

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:47 pm

 

En casa había un par de copas de vino iguales pero cada una distinta, cada una con su encanto… cada una con su recuerdo pegado en forma de labios rosados, labios ardientes; de pulso firme y caricias calientes; en forma de noches prolongadas hasta la madrugada (de la luz de las velas a la luz de la luna); en forma de últimos sorbos y deseo contenido; en forma de deseo más tarde consumado…

rosa1

Todo iba bien hasta que algo se quebró y quedó sólo una copa de cuerpo entero. Los restos de la otra los envíe a reciclar, tal vez, renaciera algo bueno para otra persona de todo aquello… Me dirigí y a la tienda de chinos, por no derrochar, y compré otro par de copas si cabe más brillantes, más altas, en una palabra más copa por cargarlas de más y más recuerdos…

Sucede que anoche me fijé en ellas, allí siguen sin estrenar y algo cargadas de una fina capa de polvo a la espera, supongo… al igual que yo. Para no comerme mucho la cabeza al momento abrí una botella de vino y brindé por los buenos recuerdos con mi copa desemparejada. Y su recuerdo me dio cierto calor en la garganta, en el estómago y más tarde en mi corazoncito… Apagué las luces y me dirigí a la cama no sin antes dejar junto a las copas un fino paño por si algún día necesitara desempolvarlas con toda urgencia…

febrero 8, 2009

Compartir cama, la primera vez

Filed under: Relatos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , — mytemptation @ 11:24 pm

En ocasiones comparto sexo en la cama (supongo que como el resto de los mortales) pero desconozco qué es lo que hay más allá de esas horas de pasión y deseo, hablo de la hora de dormir juntos. Cómo se vive ese momento, en esa misma cama entre dos cuerpos juntos y relajados en la que Morfeo nos abraza.

No he compartido nunca mi vida con nadie, y tampoco mi cama. Yo duermo mal, muy mal. Babeo, necesito de tapones para los oídos, doy vueltas, me tapo y destapo sin orden ni concierto, vamos soy una joyita en la cama. Pero me ha venido a la cabeza una fuerte impresión, el recuerdo de una de esas primeras veces.

morfeo

Él me sorprende diciendo que tiene que dormir con los pies fuera, alejado de sábanas y mantas, el resto del cuerpo tapado mientras se compone en esa extraña postura… Me lo aclara de una forma natural pero hay más: frota su pie con el otro, lo necesita para conciliar el sueño. Me dice que desde bebé, siempre se recuerda así, cada noche de su vida… y funciona, a los tres minutos le oigo durmiendo ya lejos de mí mientras a uno le queda el resto de la noche para encontrar esa conexión que le ate con su infancia, con sus años de no estrés y preocupaciones… Al principio la primera noche me molesta, la segunda me gusta, la tercera deseo ese roce que balancea toda la cama, incluida mi alma. No hubo más noches, todo terminó.

Ésta será una noche más, en soledad, sin conexión con la infancia ni los dulces sueños, en la que de la manera más tonta viene a mi mente el sencillo recuerdo del roce lejano de unos pies…

febrero 3, 2009

Ayer soñé

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , — mytemptation @ 6:59 pm

 

Desde pequeño me prometieron que todos tenemos derecho a un deseo al cabo del año… Algunos gustan de pedirlo en su cumpleaños, otros esperan al inicio del año o fechas especiales, por ejemplo, se acerca san Valentín. Unos pocos los guardan soterrados tras una ruptura sentimental, algo así como ‘pongo a dios por testigo de que nunca más…’, como veis hay ejemplos para todos las situaciones.

gato

Esta mañana al despertar me he decidido a gastar el mío, porque sí, porque yo lo valgo y porque estoy hasta los güevos de que se me cruce la mala suerte desde inicios de año. Necesito muchas cosas y por algún sitio había que empezar a poner orden…

En la infancia me enseñaron que para que se cumpla el deseo anual hay que usar palabras sencillas y aunque no las revelaré (sino no se cumple) sólo diré que incluyen ‘un buen’… como se me joda esto último por dar pistas.

El día ha ido de mal en peor, ha sido abrir los ojos y empezar con mal pie, nunca mejor dicho, me he fastidiado la espinilla con la esquina de la cama. Como las cosas podían continuar aún peor he derramado todo el café con leche por el portátil. Ahora tengo cereales bajo unas cuantas teclas y algún que otro trozo de magdalena. El día ha seguido con un traspiés tras otro fuera de casa.

Ya anochecido regreso a mi refugio hogareño. Llego agotado y con el recuerdo de mis deseos de infancia, todos se cumplieron. Al entrar en el comedor rebusco como en Reyes por si ya me hubiera caído lo mío. Desilusionado y con ruido de tripas me acerco a la cocina para mi comida de microondas. De repente se va luz en todo el vecindario, se me chafa la cena de la misma manera que el desayuno, ¡hay que joderse! Formulo con más fuerza mi deseo, apago la luz con un soplo la vela de Ikea y al instante me descubro en los brazos y labios de Morfeo…

No sé por qué pero últimamente mis deseos sólo se cumplen en sueños, tal vez he sido un mal chico pero he soñado con mi deseo, ya sólo necesito que se haga real. A ver cómo despertamos mañana.

enero 25, 2009

Regla rota, manos rotas

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:34 pm

 

Hay una regla que se ha roto con el año, justamente este finde. Es la que muchos de vosotros conocéis como la regla de los quince días, vamos que tengo sexo cada dos semanas. Con la tontería he conseguido engatusar a más de uno para que mi regla siguiera adelante pero tras muchos meses sencillamente se ha roto…

roto 

Después de hacer añicos la porcelana del chino hace unos días, hoy he debido levantarme con el pie izquierdo o de manos. Ha sido desayunar y me he cargado el azucarero, la noche previa ya había hecho lo mismo con un par de copas a cuenta del sábado noche. Mismamente el móvil recién estrenado de un amigo, fue cogerlo por primera vez, pues oye mis manos prefirieron dejarlo caer al suelo. Y me ha dado por pensar que últimamente cosa que toco cosa que se rompe…

Me han llenado de piropos referidos a mi físico pero no logro recordar ni uno sobre mis manos… En las típicas encuestas, las manos (¿con el culo?) es lo primero que se mira en un hombre pero lo mío creo que es algo más personal. Así, mi memoria se emociona con sólo ver pasar las manos por la piel desnuda de alguien y comprobar lo rápidamente que se acomodan. Mis manos encuentran cosquillas, buscan la pasión y el roce hasta convertirse (piel ajena y manos propias) en un solo, seguir un mismo ritmo, provocar el masaje y la sensualidad…

La repetición de pieles desnudas ha hecho que mis manos aprendan. Ahora son muy listas, rechazan la tecnología (por los móviles) y la tiran con brutalidad al suelo, de la misma manera que lo hacen con el cristal (vasos, azucareros,…). Saben lo que buscan desde hace años y se me hace imposible engañarlas: piel, calor, contacto, deseo…

Older Posts »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.