Everything but temptation

abril 19, 2010

The widow’s corridor

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , — mytemptation @ 9:56 pm

La primera vez (y única) que viajé a EE.UU. fui a parar a un pequeño pueblo que fue ballenero en tiempos pretéritos. Parte de las casas eran esas típicas de madera rodeadas de amplios jardines y enfrentadas al mar. La curiosidad es que los tejados no eran tales, un largo pasillo hacía las veces de techado: the widow’s corridor. O lo que es lo mismo el pasillo de de las viudas.

Más realidad que ficción las mujeres de los pescadores pasaban (y paseaban) sus días a la espera de sus maridos en la cima de sus casas. Oteando si el horizonte se rompía en forma de barco al final de la temporada de pesca que coincidía con el invierno y el mal tiempo. Los barcos iban arribando al tiempo que las mujeres descendían de sus elevados corredores para bajar al puerto y recibir a sus amados. Ya no desgastarían más su calzado ni la sufrida madera del widow’s corridor hasta la siguiente temporada. El número de mujeres en lo alto se iba reduciendo a medida que el invierno se aproximaba. Sólo un puñado de ellas se quedaban a pasear los fríos días en una espera que se haría eterna, esa vez los suyos no regresarían…

Desde pequeño recorro mi casa cuando estoy nervioso. A solas doy vueltas y vueltas a mi estrecho habitáculo mientras mi cabeza gira más y más tratando de arreglar lo que no podemos llamar sino vida. Mi vida, esa misma que veo gris en días de lluvia. La misma que espera algo grande en forma de ser amado. La misma que me escupe con fuerza a la espera de alguien que ya no regresará…

septiembre 8, 2009

Relato: luna de verano

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:00 pm

Allí estaba, recién llegado a la playa desde la gran capital. Al final no pudo ser hacerlo acompañado así que me llené de valor y, por primera vez en mi vida, me dispuse a disfrutar de mis vacaciones en soledad.

Oscurecía en una noche de verano por la que asomaba ya una enorme luna. Lo había escuchado en la radio del coche, la noche sería mágica. Así lo imaginé en mi lugar de acogida, un tranquilo pueblecito en el sur de la península.

Viejas leyendas harían de la playa a medianoche un lugar de reunión. Como todo tenía su precio, cabía la posibilidad de hacer realidad tus sueños por una noche a cambio de una mínima tarifa que el mar se cobraría. Pero ese precio no estaba claro pues dice la leyenda que algunos lo habían pagado con la vida.

besos

Arrastrado por el mito y mi necesidad de ver un mar, del que tanto tiempo había estado alejado, llegué hasta su orilla. Viejos y chavales disfrutaban de la puesta de sol en grupitos de los que me sentí extraño, tanto como la incipiente sensación que me comenzaba a envolver, la maldita soledad.

La noche invitaba a pasear. Yo mismo me vi iniciando un paseo que se convirtió en caminata. Llegado un momento me encontré ya lejos del griterío, solo el mar se interponía entre la luna y mi soledad. El reflejo blanco fundido sobre el agua se tornó en un seductor baile. Algo me arrastraba hacia el agua y me decía que era allí donde debía estar. Me quité la poca ropa que tenía y desnudo me dirigí con los brazos extendidos hacia el mar quien me envolvió con sus olas…

Nadie supo explicar cómo regresé a la orilla. Sólo diré que los paisanos del pueblo rodeaban, cual bicho extraño, mi cuerpo tumbado sobre la playa a la mañana siguiente. Hasta que alguien se atrevió a tantear con su bastón por si aún estuviera vivo. Y sí lo estaba, por lo demás no supe nada de mi ropa ni de los recuerdos de aquella noche, supongo que se los cobró el mar. Eso sí en mi mente quedó grabada una extraña sensación de placer mientras los dulces susurros de otra persona no paraban de repetirme: ‘abrázame, abrázame con más fuerza…’.

junio 8, 2009

La última vez

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:02 pm

…cada objeto insustancial cobra recuerdo en mi casa. Será que en estos días estoy más perceptivo o que me siento solo o que necesito dotar de vida y significado a lo que me rodea en casa.

En los días que estoy sólo el mero hecho de descubrir en el baño un viejo líquido de lentillas impulsa a mi mente, y a todo mi yo, a inquirir quién fue el último que lo usó. Por supuesto, ninguno de esos elementos cobraría significado de por sí. Son sencillos elementos que están en todas las casas pero es el detalle y el momento grabado a fuego en mi cabecita que me lleva a recordar.

vida

Sí, hará un mes alguien pasó la noche y llevaba lentillas. Quién usó el cenicero para alguien, como yo, que no fuma… Efectivamente, esos mismos dedos que rozaron mis labios sostuvieron un cigarro al que yo complementé con un cenicero, quién sabe, tal vez para prolongar el momento.

Es en días grises como hoy, en que me ahogan los silencios y se multiplican los recuerdos. Tal vez, sea el ansia de repetir. Quién rozará ese elemento cotidiano que tengo en casa y dejará su huella durante largo tiempo en mi recuerdo… cuándo sucederá… quién será el próximo…

mayo 18, 2009

El cubo de Rubik

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 9:19 pm

 

Dicen, dicen que es el juguete/juego más vendido de las historia. Quién no ha tenido uno en sus manos y ha decidido probar suerte y retorcerlo hasta acabar agotado y el cerebro igual de estrujado…  43,252,003,274,489,856,000 son el número de posibles combinaciones. Dicen también que para solucionarlo es mejor comenzar a completar las esquinas.

A mí su mecanismo me recuerda al complicado juego del amor, uno busca en diversos ámbitos: la noche, el trabajo, la blogosfera y trata de encajar su yo personal para que quede una foto bonita a todo color. Como no puede ser de otra manera las posibilidades son escasas y no todos llegan a encajar/combinar las piezas y lograr esa perfección dentro de algo tan caótico como la vida. Y mi vida se asemeja más a lo desarmado de la foto que al original.  Que se aprende con el tiempo, seguro. Que se tienen más posibilidades cuanto más se intenta, sin duda.

rubik

Recuerdo haber tenido en mis manos el cubo famoso y nunca llegué a completar más de una cara, aunque cada vez que me reencontraba con el juego volvía a intentarlo para llegar siempre al mismo sitio. Tal vez, la vida sea parecida, que consista en encajar lo imposible con un poco de maña y una pizca de suerte. Tal vez, el espacio que alguien deja sea ocupado por otro, y ese otro complete lo que parecía imposible.

Me veo que he completado las esquinas y estoy a falta de que alguien me diga cómo continuar pero ante el silencio de mis cuatro paredes y a falta de manual voy a intentarlo con estas manitas. Ains, a ver si esta vez de verdad sale bien. Y van…

abril 26, 2009

Los domingos y el recuerdo

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:58 pm

Los domingos como día más relajado de la semana me da por rememorar la infancia. Siempre me asoma una sonrisilla a la que se junta una enorme sensación felicidad interna gracias a esas pequeñas fotos del recuerdo que retornan del pasado.

Así, recuerdo con cariño cómo mi abuela rezaba por nosotros todos los días y así nos lo decía. Con mi tierna edad suponía que era lo que debían hacer los mayores, entre otras muchas cosas rezar por los nietos. Me sentía reconfortado (y mucho) cada vez que oía sus palabras.

caraculo

En la actualidad, y al menos la gente que me rodea no se lleva mucho eso de rezar. Tal vez, en este nuevo siglo se ha sustituido por otros modos: un fuerte abrazo al reencontrar en el tiempo a alguien, un buen par de besos y nuestra mejor sonrisa al saludar a otro,…

Casi veinte años después tengo claro que nadie reza por mí y aunque recién llegado a Madrid ya me siento arropado por gente que, tal vez, sin necesidad de expresar en voz alta que desea lo mejor para mí. Yo mismo lo hago con mis amigos y conocidos, me emociono ante la posibilidad de que encuentren trabajo, o de cómo ha salido un examen,… Me gusta participar de esas sensaciones, de ese puñado de cosas buenas que nos reserva la vida.

Ojalá, aunque no sea a modo de rezo, ni se cruce religión alguna nos aborde de vez en cuando un grato pensamiento. Así os lo dejo hoy relatado, abandono el domingo aún con la sonrisilla en la cara y enviando a todos mis mejores deseos…

abril 22, 2009

Sí, quiero

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:36 pm

Para mí uno de los verbos más difíciles de conjugar es el verbo querer, y qué grande cuando dos personas lo conjugan al tiempo… Lo digo hoy en que mi memoria evoca un confuso recuerdo pues me ha dado por rememorar esa última vez que hice el amor y no sólo sexo.

Lo más seguro es que aquella noche lo físico fuera de lo más normal pero, de alguna manera, comencé a sentir que había algo más que fue creciendo en mí y creo que por inexperiencia descubrí tarde, demasiado tarde. Será por tratarse de una sensación poco familiar que sólo ahora me doy cuenta, tras hilar insignificantes detalles.

mas-amor

Tal vez, sentí amor y no sexo en el mismo instante en que deseé prologar ese momento sin necesidad de palabras y sólo con besos. Tal vez, descubrí amor, o llamémoslo deseo, cuando mientras cosquilleaba su espalda mi mano (y yo mismo) decidimos ir a más, abrazarlo, y juntarme así para sentir su calor, atrapar su pulso y su vida misma. Tal vez, descubrí ese deseo cuando por primera vez me llené de valor para decir lo que de verdad quería (y sentía) ‘quiero que te quedes esta noche porque-porque…’.

Tapó mi boca sin dejarme continuar para responder por primera y última vez ‘sí, quiero…’.

abril 21, 2009

Relato: de leyendas, muertos y vivos

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:24 pm

 

Dice la leyenda que cuando la muerte se acerca para robar la vida a su elegido recorre por el cuerpo de éste una sensación de escalofrío. Es entonces cuando un susurro se acerca a su oído para decir: ‘Es tu último día, te concedo un deseo…’.

A muchos, asustados, se les detiene el corazón en ese mismo instante, unos pocos aciertan a balbucear unas palabras pero yerran replicando lo mismo ‘no puedo morir aún…’ sin acertar a argumentar la razón, y así todos acaban cayendo bajo su guadaña.

Todos menos uno que así razonó: ‘No puedo morir todavía, aún no soy feliz…’, la muerte sorprendida se apartó alejando su frío. Algo vio en sus ojos o, tal vez, en su corazón que comenzaba ahora a palpitar de nuevo.

abrazo

Nuestro protagonista se esforzaba a diario por conseguir eso mismo la felicidad y con la muerte alejando su paso lo supo. Supo que volvería a ser feliz, y ya entonces todo lo demás importaría poco…

marzo 31, 2009

Lo que queda por decir…

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:39 pm

 

.. si amas a alguien lo dices, lo dices de inmediato en voz alta porque de lo contrario ese momento pasa de largo… dicen que es la mejor escena de La boda de mi mejor amigo.

No creo estar hablando de amor pero hay tantas, tantas cosas que quedan por decir en esta vida. Esta noche me encuentro en una película o, tal vez, en un sueño. Qué sé yo, hay algo que tiene la apariencia de no real…

Primero fueron unas letras en un correo, luego un cruce de emails con un no puede ser o no es el momento… Los correos se convirtieron en un diario personal de mi vida que escribía cada noche. Me descubría ante alguien familiar pero a la vez extraño, me desnudaba un poco más cada día. En mi cabeza (ya entonces callaba lo que pensaba) quedaban expresiones como: soy como el buen ron hay que saborearme poco a poco… y cada noche me dormía tras escribirle un puñado de letras con un sabor agridulce en mi boca, dulce como el ron pero amargo porque sabía a poco.

A quien me quiera entender. Llamadlo blog, llamadlo vida pero en ocasiones quiero convertir esa cercanía en voz, y esa voz en cuerpo para decirle al oído… quiero conocerte.

marzo 8, 2009

Lo que pasó, pasó

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:59 pm

 

Es la segunda vez, en poco tiempo, que tengo que utilizar con alguien una expresión que en mi modesta opinión es muy acertada y que para mí resume (y llena) ciertos episodios de mi vida: lo que pasó, pasó (entre tú y yo, continuaba la canción…).

gato

Si acabo con alguien una noche en la cama es ley de vida, pues disfruto con el sexo, de los sabores de otros, de sus sudores y del mío, de la pasión y entrega. Luego no caben arrepentimientos, ni explicaciones, ni meras frases que sólo contienen palabras: que si el alcohol, que si el calor del momento, que si la luna y las estrellas, que si la noche que me confunde… Son palabras vacuas que no aportan nada. La realidad está y estará ahí, escrita indeleble en forma de recuerdo y pasado, para los dos. Quisiéramos, o no, ya no se puede cambiar. Forma parte de nuestras vidas, de las de los dos, para bien, o para mal.

Mirad, puede que (como muchos otros) tenga para con ciertas personas que me atraen comportamientos impulsivos o compulsivos, que ya ni sé. Me tira el morbo, como a otros miles, me ponen (y cómo) los retos y, a veces, hasta me llevo el premio a casa pero no tratemos de tergiversar con palabras (ni engañarnos). Hay ocasiones en que dos cuerpos unidos demuestran por breve espacio de tiempo que el momento merecía la pena. Me quedo con eso, con amar con pasión olvidando por un instante al resto del mundo… Y para el día después sólo me cabe repetir lo mismo: lo que pasó, pasó…

marzo 2, 2009

Relato: Rutinas, vida

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , — mytemptation @ 10:41 pm

 

Nuestro anónimo personaje baja una escalera gris, de un metro gris, de una línea gris… Es tarde, y la gente ya no se apura por acelerar su llegada al andén, no hay las prisas de la hora punta. Todo lo que tenía que hacerse está hecho o se ha echado a perder hasta el día siguiente… como su vida sin visos de cambio, de evolución.

planta

A nuestro protagonista no le espera nadie en casa, se distrae con la prensa gratuita ya caduca, y su rutina le dirige como un autómata ya en la superficie. Sus pasos se hacen cada vez más cortos, no quiere llegar tan pronto, o no quiere sencillamente llegar. Lo único que le levanta dolor de cabeza son las llaves de casa que suenan en el bolsillo y le recuerdan que el momento está próximo.

Coge el mismo ascensor de todas las noches, pulsa el botón con el mismo dedo y se torna para mirarse al espejo… Ve unas ojeras, las mismas de ayer, unos ojos claros apagados, una desgana absoluta. Se siente vacío.

Cuando llega a casa lo único que le da calor es el microondas sobre la cena del congelador, el paisaje de la casa no es menos desolador… De repente la campanilla de la ¿cena? lista le anuncia… Ahora lo ve claro, sale de casa y huye. Necesita algo con lo que comenzar, ese primer paso. Lo único abierto es una tienda de chinos entra y busca sin ver… Al fin lo encuentra, una planta verde y radiante de la que sale abrazado de la tienda, algo vivo a la que ahora dedica guiños y carantoñas… Necesitaba poner vida en su casa antes de comenzar a poner orden en la suya.

Es curioso, al cabo de las semanas sus ojos se ven cada vez más verdes, con más brillo.

Older Posts »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.