Everything but temptation

marzo 21, 2009

TSNR

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 6:04 pm

No me gustaría decir que la historia se repite pero es cierto. Conoces a alguien en la distancia que cada vez se hace más presente, y surge esa cercanía en las sensaciones, en los sentimientos. Será porque idealizamos las cosas cuando no podemos ver la foto completa y deseamos tomar el mejor de los bocados de esa fruta fresca que se nos presenta de repente. Ingenuamente buscamos quedarnos con esa parte que nos atrae… y es entonces cuando surge eso que llaman Tensión Sexual No Resuelta (TSNR):

Tensión porque algo se acelera cuando está esa persona, y cuando no está, incluso se presenta en sueños o en la mejor de nuestras pesadillas.

Sexual por desear que hubiera algo más detrás que un simple polvo, tal vez una bonita historia a la que sólo falta dibujar el inicio.

No, por esa odiosa palabra que nadie quiere oír en boca de otro.

Resuelta, por tener algo claro en esta puta vida que ya suficientemente nos la complicamos.

moneda

Es mi caso, el problema de esta enfermedad por muchos bien conocida, es que hay que ponerle cura, hay que actuar o dejar pasar el tren. Y yo estoy ahí en la mismita estación y no sé bien que hacer. La experiencia nos dice que dejar pasar el momento lo convierte en una buena amistad o sencillamente en el olvido. Probar e intentarlo significa desnudarse ante el otro en el afán de no estropear esa foto que cada uno teníamos del otro, de no decepcionar nuestras expectativas.

Ains, es sábado por la tarde y sigo aquí aporreando las teclas de mi portátil, acompañado por una sola moneda. Ésa que ganas me dan de lanzar al aire y que me dé todas las respuestas…

Anuncios

marzo 14, 2009

Pequeños rincones, grandes recuerdos

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , — mytemptation @ 8:10 pm

Uno que no ha vivido más de veinte meses en la misma ciudad en los últimos diez años se pregunta dónde quedaron sus recuerdos, los más físicos y reales. De vacaciones en la ciudad natal de un amigo me recuerdan, ‘mira ahí, en esa esquina justo bajo ese árbol me dejó el único amor de mi vida’… El pasado verano noto cómo una pareja conocida se sonríe cada vez que pasamos por una pequeña cala, ellos se ‘conocieron’ por primera vez ahí…

flor

Mi cabeza no deja de pensar dónde están esos recuerdos geográficos míos. Dónde quedó aquel lugar real con aquella persona más real aún que se repite en mi cabeza cada domingo al despertarme. Por qué no tengo derecho a mi rinconcito del amor, a esas intensas sensaciones (buenas y no tan buenas) que dejé a tres mil kilómetros de distancia un año y a diez metros de la playa al año siguiente, y que ni tan si quiera sé si aún existen… Si mis ojos lograrán rememorar ese lugar, disparar mis sentimientos por el mero hecho de recordar arena blanca de una cala, o un local que deje el buen sabor de boca de un primer amor, o una noche para el recuerdo…

Una gotita de nostalgia recorre periódicamente mi sien cada ciertos días. Yo la quiero dar vida en forma y tornarla en castillos muy reales sobre la arena o sobre la ciudad. Para mi desgracia al poco tiempo se evapora sin lograr transformarla en algo real. Hoy me ha vuelto a pasar, y como me suele suceder ya no queda nada de ella…

marzo 3, 2009

El lector

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , — mytemptation @ 10:15 pm

 

El lector susurra palabras al oído que pocos entienden. El lector se esfuerza por gritar y expresar lo que siente pero no le llega la voz, el sentido de sus palabras se pierde. La fuerza de la persona que las empuja no es suficiente porque no están claras porque sólo se atisba un rayo de luz cuando lo que se necesita es total claridad.

perro

Este lector se preocupa a diario de redactar líneas sentidas, palabras con doble sentido, lecturas entre líneas pero nadie socorre su grito. A este lector le cuesta expresar sus sentimientos, lo que desea, lo que quiere mantener a su lado y lo otro que quiere alejar. Este lector vencido por el esfuerzo de luchar contra lo que es y no quiere (o no puede) no tiene más remedio que susurrar una noche más un puñado de palabras…

Y cómo no, en forma de palabra, en forma de extracto de un texto… Algo así como: “a smile sometimes says what the heart wants to but words can’t explain. I was asked if I was glad to meet you. I simply smiled…” Algo así como: “una sonrisa a veces dice lo que el corazón quiere pero las palabras no pueden expresar. Me preguntaron si estaba contento al conocerte. Yo sencillamente sonreí…”

 

febrero 14, 2009

Francis Bacon

 

El mejor tiempo empleado este año han sido, sin duda, mis dos horas para la exposición de Francis Bacon en El Prado. Sólo se puede resumir en una palabra, GRANDIOSA: en los grandes formatos utilizados por el artista, en sus trípticos famosos, en la cantidad de documentos, explicaciones, fotografías, salas dedicadas a la exhibición (hasta tres), número de obras expuestas, en la  gente que llenábamos a primera hora de una mañana de diario….

Me aíslo del resto de la gente y me sumerjo en un mundo de sombras e ignotas formas, pronto me envuelve una miríada de extrañas sensaciones. Mis sentidos se comienzan a acostumbrar, mi cabeza a racionalizar su mundo tan particular. Empiezo a comprender y relacionar lo que hay detrás de un genio, a cada paso quiero más, y quiero compartirlo con alguien muy especial… En Madrid dejé algo pendiente con una persona y fue esta misma visita justo el día de la inauguración.

04

La misma mañana al salir de casa me he sentido extraño, el mismo palestino que cubre mi cuello lo había utilizado durante una semana esta persona. Huele a él, me retrotrae a él, a su recuerdo, a su sonrisa, a su belleza, a sus formas, a eso que compartimos y dejamos abruptamente. Mi subconsciente entiende bien poco y en el metro de camino a la exposición se disparan las evocaciones con cada efluvio aún presente de su colonia, de su recuerdo. Es el instante en que mi cuerpo abre sus sentidos con sólo acariciar el textil sobre mi cuello, ahora es cuando esa pérdida se hace más presente…

¡Malditas sensaciones y recuerdos! cómo pude no haber caído en que es él quien está conmigo, el que al final comparte el arte y el recuerdo. Cierro los ojos, y me embriago de recuerdos y emociones, de un pasado evocado y de lo que no habrá jamás, ni futuro ni presente.

Bacon que moriría precisamente en Madrid en 1992 fue retratado ocho años después en una película ‘El amor es el demonio’ que en estos momentos también retrata mucho de lo que siento… demonios!!!

PD. La obra no es de Bacon precisamente sino de quien me abruma en el recuerdo.

febrero 2, 2009

Stendhal

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , — mytemptation @ 8:36 am

El síndrome de Stendhal es una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión e incluso alucinaciones cuando el individuo es expuesto a una sobredosis de belleza artística, pinturas y obras maestras del arte. El autor francés relata: “Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. (…)Me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme”.

fotomangeld

Recibo a un amigo que nunca ha visitado Madrid, viene cargado de una cámara de fotos semiprofesional, de una infinita sonrisa, de sencillez en el trato, de una y mil historias que contar, de alegría por lo que le da la vida, de…

Estudia Bellas Artes. Recorremos las calles de la ciudad con los últimos rayos de sol y también con la reciente nevada. Se emociona con la nieve que nunca disfruta en su tierra, se le acelera el corazón en ciertas salas del Museo del Prado…

Le recuerdo lo que le sucedió a Stendhal, se lo relato en palabras emocionadas mientras yo no encuentro explicación a mi propia sobredosis de belleza artística, la suya. Permanezco un paso atrás en cada una de sus acciones, observando sin ser visto, retratándolo a él con mi mirada, capturando su esencia con mi retina, sintiéndo cerca en silencio.

Ando con miedo a caerme. Mis propios sentimientos se acumulan sin explicación. A mí también me falta el aire, siento vértigos y mi corazón se dispara. Una pulsión irrefrenable que no puedo contener pero sí resumir en un puñado de palabras: dicen que este síndrome se ha convertido en un referente de la reacción romántica ante la acumulación de belleza y la exhuberancia del goce artístico. En una palabra: Él.

diciembre 25, 2008

Un año para el recuerdo (I): Un recuerdo de este año

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:43 pm

 

Mi corazón palpitaba desde mucho antes sin poder corresponder cada latido con un acto tan sencillo como era tocarlo, sentir su piel. La tarde se prolonga entre risas y voces amigas y, entre ellas, la de la persona que más deseo. La que impulsa a mi corazón a latir con más fuerza, la que en este instante se sienta a mi lado.

Y a mis manos las tengo que contener, buscan lo que parece natural, sentirse cómodas, deleitarse con el calor de una piel aliada pero lo racional las detiene: no es el momento, ni el lugar, sobra la compañía, no estaría bien, y si mi rechaza, y si me equivoco…

dsci0609

A cada palabra suya, mis manos tiran más hacia lo que quieren también suyo y desgastan las razones que carcomen mi cabeza. Tengo que suspirar muy fuerte, descargar mi tensión, centrar mis sentidos que se pierden pues hasta la vista se me desvanece.

Y de repente surge algo casual, un roce. La complicidad de los nuestros tomando café nos junta en una foto, que no acaba de salir, y tenemos que repetir, y volver a repetir la escena. Nos arrejuntamos, brazo sobre espalda, nuestras yemas tintinean ya sobre la piel ansiada. Y la conciencia se calla, y la razón se ahoga para dejar a los sentimientos hablar. Mi mano a su regreso se oculta bajo la mesa, y ahora sí le aprieta su pantorrilla. Y suspiro de alivio, y suspiro de placer, y aprieto con deseo. Y todo surge de forma natural, a la salida los perdemos o nos dejamos perder. Tiro de él con fuerza, lo arrastro hacia mí porque tengo claro lo que quiero el beso, mi primer beso. Aún lo recuerdo con intensidad hasta le pongo sonido, en el choque de nuestros labios, en el eco de suaves gemidos, en el mucho amor que derrochamos. Gracias, Jaime.

 

PD. El guapetón de la foto, soy yo hace unos días en Canarias tal y como os había prometido. Mañana en un año para el recuerdo: salida del armario en Nochebuena…

octubre 22, 2008

Toallas contra un muro

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 9:09 pm

Llevo con un dolor de cabeza todo el día, ahora lo entenderéis, pero lo primero agradecer vuestros comentarios. Vamos a ello, no os ha pasado en alguna ocasión que vais andandito por la calle mirando de medio lado y, tal vez, con algún que otro pájaro en la cabeza, cuando de repente os dais una hostia contra un muro de carga… o debiera decir contra un muro cargado de razones.

Es decir, que llega un momento en que la realidad es tan obvia y lo que te han dicho tan argumentado que te das de bruces contra la realidad. Es más suelen suceder dos cosas, la primera que duele y la segunda que te queda una marca…

Como yo ando un poco liado y con la cabeza también a pájaros pues he decidido tirar por la calle de en medio y esta mañana he cogido un poco de impulso y de frente que he ido, todo el muro para mí. Hala, y que me he restaurau’, y me he desembobado con una cosa que traía entre manos, o entre las piernas… Eso sí  pa’arreglarme he vuelto a ponerme de betadine hasta los huevos, nunca mejor dicho…

Al incorporarme tras el golpe me he notado relajado cuando antes me veía tenso y con los puños cerrados. Es mi problema muchas veces no muestro mis sentimientos, es como cuando estás cambiándote en el vestuario que te echas rápidamente la toalla a tus partes, avergonzado. Pasa por ser un fiel reflejo de la vida misma, ocultamos nuestros defectos, nos ocultamos al resto… unos para protegerse utilizan una simple toalla, otros el puño cerrado. Y sin embargo, en ocasiones, basta con un acto sencillo tomarles de la mano y abrirla para saber lo que hay dentro… o puesto de otro modo, en ocasiones, tras un buen coscorrón contra un muro y algo escarmentados basta con tender nuestra mano y mostrarnos con lo que hay, con las marcas (¿recodais?) de antiguos muros, como en la foto.

octubre 21, 2008

Comemos con los ojos o cuánto vale una foto

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:46 pm

Le ha sucedido a una amiga con esto de los chats y ciberparejas, todo iba muy bien hasta que se intercambiaron las fotos. Uno establece lazos aunque sean virtuales, y les transmite emociones y los llena de sentimientos, y por la sencilla razón de unos píxeles puestos de una u otra manera la gente (sobre)reacciona. En este caso, el otro decide cortar drásticamente, por lo sano echando los despojos a la papelera del PC, tal vez desconocedor de eso mismo, que más que palabras entre líneas asomaban sentimientos.

Siempre me he preguntado el porqué rompen las parejas, si compartiendo tanto, por qué llegados a la hora de romper la decisión es sólo de una parte, ¿no es algo que se debiera tomar en común? En el fondo (otros más en la superficie) somos egoístas, buscamos lo inmediato y es que comemos con los ojos, qué ironía ¿verdad?

Creo que es buena la argumentación con la que trato de animar a mi amiga, incluso más viniendo de una persona racional como yo, a más b más c es igual a d. Craso error, porque desde hace un par de días me encuentro bobalicón, ha sido ver la foto de un bloger@ y que me he embobado. Apenas conozco unas pocas anécdotas de su vida y comienzo a sentir atracción. El momentum, que dicen los ingleses, pasará pronto, bajarán mis pulsaciones, bastarán un par de días, o tal vez me engañe… La conclusión es clara, que ando debilillo de alma y de espíritu, cubierto de betadine…

Tal vez sea sólo eso, pero también es cierto que la vida nos enseña que dos personas pueden intimar más en una noche con pocas palabras que en una larga tarde de tertulia… Y la noche, la noche también me confunde… Me confunde lo racional y lo físico, ambos luchan dentro de mí y sólo puede haber un vencedor, ¿cuál será el ganador esta vez???

septiembre 4, 2008

Aquellos maravillosos años

Hace ya unos años descubrí esta maravillosa serie.  En aquellos mis (maravillosos) años yo tenía la edad del protagonista Kevin Arnold, y vi reflejado en él lo cercano de la familia, la amistad, el amor, las inquietudes a medio camino entre lo maduro y lo adolesciente de un chaval con trece años.

Mi buena memoria (y no puedo escapar de ella) recuerda escenas, capítulos, tramas… Me retrotrae a momentos personales pero también a la ficción (o no tanta) de la serie. En ocasiones, ambas fluyen para encontrarse y coincidir en una misma realidad:  que yo fui joven y que me sentí muy vivo en un complejo mundo que poco entendía.

En la actualidad recurro a esa serie por razones del inglés. Así, la he retomado y continuo viéndola con más nostalgia si cabe, la posición es otra he crecido en edad pero con cada capítulo siento dentro de mí remover un poso de lo que fui y sentí años atrás. 

Hoy he visto uno de esos capítulos, la voz en off al final del episodio resume cómo se iba poco a poco dando cuenta que no todos sus caminos vitales pasaban ya por su casa a pesar de vivir bajo un techo que no era suyo. Incluso su cama la habían comprado sus padres, pero que existía tan sólo una cosa que sí podía considerar suya sus sentimientos y sus miedos.

 Y eso es lo que me sucede que a veces tengo miedo a sentir.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.