Everything but temptation

noviembre 20, 2010

Tócate los pies…

Filed under: Sin categoría — Etiquetas: , , , , , , , — mytemptation @ 7:51 pm

Llegadas estas fechas todos buscamos ya con qué calentar los pies fríos. Soluciones muchas, realidades pocas. Uno que ha estado recalentado su cuerpo con esto del verano olvida siempre que luego vendrán los fríos, sí algo de cigarra y hormiga hay. Pasan los días y aquello que parecía tan fácil, eso de juntar dos cuerpos se complica. La gente comienza a abrigarse y a encerrarse en casa en vez de echarse a la calle. Los planes y quedadas cambian de la terrazas y la caña fresquita a la peli y palomitas bajo la mantita en casa. Y cual cigarra me he descuidado en guardar para el duro invierno.

Sucede que me he girado a buscar con qué me podría yo dar calor a estos inicios de otoño y me he dado cuenta que he no aprovisionado nada, ni unas pobres palomitas de microondas. Así que ahora ando a toda prisa intentando resolver lo más mediato, los pies fríos. Me ha tocado tirar de armario con la típica manta, pero no es lo mismo. He intentado hallar solución en el mismísimo catálogo de Ikea, y ná que no hay manera, que lo único que pone solución a esto es que alguien me frote las patitas ¿te apuntas?, (yo pongo la mantita…).

septiembre 8, 2010

Las cicatrices del verano

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:18 pm

Se acabó, se acabó el verano, se acabó. A falta de recuerdos más palpables como las fotos de mi cámara que decidió dejar de funcionar el día antes de comienzo de mis vacaciones, tiro de marcas aún más vivas.

Me miro al espejo con ojos más rojos que de costumbre, entonces y ahora al recordar, será que aún cargan sal. La misma que inundaba mi mirada en largas jornadas de playa a la luz día, la misma que me descubrió esa luna mientras gozábamos de placeres prohibidos en la orilla del mar.

Observo mis manos, también rojas y medio peladas. Al parecer la tabla de surf, ésa que no veré en Madrid, quiso dejar también su huella a modo de esforzado aprendiz en aguas saladas. Es más, aún noto las manos ligeramente calientes, será que se cargaron de energía con el roce otros cuerpos.

A falta de distraerme en quitar la poca ropa que a unos y a otros nos sobraba preferí recorrer cuerpos y pieles ajenas con mis manos, sentir el calor de otros e intentar agarrarme a ello como si fuera a durar siempre. Claro que viendo mis manos ahora vacías está claro que todo quedó en una nube de verano… Así que gracias a los que conocí, a los reencuentre alguna vez en la lejanía y a los que no veré más. Lástima, ya sólo quedan mis manos apenas calientes, pasiones en forma de arañazos que pronto cicatrizarán y unos extraños ojos rojos y llorosos, y no porque carguen sal.

noviembre 11, 2009

La lesión y el miembro

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:32 pm

Dicen que es malo vivir solo porque en algún momento necesitarás que alguien te quite la ropa… Porque claro, hay emergencias que necesitan de una mano amiga.

Pensemos, y pongamos por caso: una lesión de un miembro… Podría llevarme a que por la noche no pudiera ponerme el pijamita. ¿Qué hago?¿A quién llamo?¿Dónde está esa mano amiga?…

La cosa se podría poner peor, esa misma lesión en verano. Y dado que los pijamas son para el invierno, me entra el irremediable deseo de pasar un hielo por mi tersa piel.¿Qué hago?¿A quién llamo?¿Dónde está esa mano amiga?…

pizza

Siento descubriros esta cruda realidad pero creo que estáis comenzando a comprender la dura vida de todos los que vivimos solitos. Así, que no seguiré con los ejemplos, para que no sufráis más con esto de las urgencias sin compañía.

Sólo una última cosita, ahora para pediros ayuda. Estoy completando una agenda con números de teléfono y habilidades para este tipo de casos por si podéis contribuir. Lo típico, te da un apretón con lo del miembro y saber dónde tienes que llamar… por lo de la mano amiga, digo.

octubre 1, 2009

Hombre blanco, soltero, busca…

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 7:23 pm

Iniciado el nuevo curso uno decide intentar venderse (y van…) de la mejor de las maneras posibles. Agotado el verano de cuerpos duros y amores fugaces es el mejor momento para gritar a todos (a ver si algun@ se va ya enterando) de lo que encierra este cuerpecito y su corazoncito. Vamos, definir lo que hay en pocas palabras y lo que vamos buscando.

Lift speech (el discurso del ascensor) es un concepto americano en el que te sitúan en un ascensor junto a alguien a quien tratas de impresionar. El momento dicta que sólo se tengan alrededor de treinta segundos para expresar tu mensaje. Por tanto necesitas ser breve pero intenso, claro pero yendo a saco. Creo que me explico.

deseo

El primer problemilla que veo es meter (algunos dirían encerrar) a la persona de tus sueños en el mismo ascensor. Cada uno tiene sus armas de persuasión, y ascensores hay hasta en Zara, así que hasta con un poco de mala suerte…

La segunda parte es la compleja, qué decir. Ehhhh, mira que soy un chico muy majo. Ehhhhhh, vamos que un encanto, pero al mismo tiempo supercañero. Ehhhhhhhh no hablo de sexo, no pienses mal… que también me mola, sabes… Ehhhhhhhhhh, y mira que soy un chico de gimnasio en plan sanote aunque la noche me pierde, claro que sin excesos… Ehhhhhhhhhhhh.

Total que he ido recapacitando en cuáles serían mis palabras llegado el momento, a ver qué pensáis:  ’No tengo mucho que decir, tan sólo mírame a los ojos y bésame…’.

Ahí os dejo eso. 😉

septiembre 29, 2009

Mojito

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , — mytemptation @ 1:59 pm

Cerrojazo al verano, es sábado y es noche y qué mejor manera de despedirnos de lo bueno (y también de lo malo) que una buena fiesta del mojito en una terraza: ron, lima, hierbabuena, azúcar moreno, hielo picado… Como la experiencia en esto de los alcoholes es un grado, choca la primera de las instrucciones que recibimos aún sobrios: marcar los vasos por nuestros nombres. Nadie entiende el porqué pero más tarde quedará claro, pues al tercer mojito agarrarías hasta el macetero con tal de seguir con la fiesta. Será el azúcar (o más bien la mezcla de ron) que envuelve boca y sentidos y de la que el cuerpo siempre te pide más.

condones

Aparece una cámara de fotos y posamos con sonrisa bobalicona y colores en las mejillas más que ardientes. Así nos descubrirán en el facebook a la mañana siguiente. Pero antes de que llegue el día queda completar la noche. Me ausento entre falsas excusas porque yo tengo mi plan X (sí, con equis de sexo). Me descubro en casa de mi andalú que habla con la zeta, y que me conquistó con una sola frase: ‘zi ez que erez muy guapo…’ cómo me ponen sus zetas!! Yo ya voy con calor en el cuerpo sólo falta compartirlo. Cuando comienzo a quitarme la ropa otra de zuz frasez acaba por arreglar mi sábado. Los excesos de curro del andaluz (trabaja los sábados) me anuncian ‘zi ez que no tengo ganas ni de chingá…’, y así me quedo compuesto y sin ‘eso’. Recojo mi dignidad y mi ropa, y regreso a casa sin saber por qué en la fiesta del mojito soy el único que no moja…

septiembre 16, 2009

Adiós Verano, adiós (Fin)

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:15 am

Adiós. Verano tiene nombre llamémoslo jota o efe, qué más da. Verano me dice, entre sábanas, que lo nuestro no puede ser. Que lo que apenas ha comenzado es ya un punto final. Y que además la caldera no funciona con lo que a la mañana siguiente, para acabar de digerirlo, me toca ducha fría.

Verano me dio la espalda hace un par de noches en la cama. Nunca había dormido de espaldas a nadie. Y así, en la oscuridad, pude leer sobre su dorso lo que ninguno de los dos se atrevía a expresar en voz alta. Callado y acurrucado mi cabeza juntaba palabras no-escritas que no quería ver, rememoraba besos que no se volverán a suceder… Mientras mi impulso natural era recuperar todo aquello con una simple caricia mi desánimo racional me impulsaba a cerrar los ojos para olvidar lo que ya no existe, ni es.

Ufff, cómo decir adiós sin decirlo. Cómo alejarse sin que resulte doloroso (porque duele). Y es que anoche dolió más, cuando a todo lo anterior se unió su voz con la cruda realidad.

adios

Bajo las escaleras tras la ducha fría mientas me voy despidiendo de rincones que traen cálidos recuerdos, dejando atrás a esa persona. Prosigo mi camino al tiempo que me resisto a hacer algo que seguro no debería, echar la mirada atrás. Ver por última vez todo aquello que me ha alejado de la rutina y me ha colmado de sentimientos casi olvidados. Está amaneciendo.

Me giro por un instante, y la imagen que me devuelve mi cerebro no es la que pensaba. Mi cabeza se llena de una y mil imágenes mientras que la retina de mis ojos se cubre de una espesa bruma. Puede que tenga que ver con que se me haya escapado alguna que otra lagrimilla…

Acciono el mando del coche sin haber acabado de encontrar la palabra justa que sirva para resumir todos esos instantes. Aprovecho el ruido del motor al arrancar, para que nadie me oiga, y bisbiseo para mis adentros: adiós Verano, adiós.

septiembre 14, 2009

Adiós verano, adiós

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , — mytemptation @ 5:27 pm

Me despido del mar y su playa a punto de tomar el coche de regreso a Madrid. Mi cabeza da vueltas en busca de una palabra, un algo que pueda resumir el verano. De repente, fijo mi mirada en el suelo y encuentro la respuesta de otro… Es una caja de condones vacía, allí mismo en la acera. La caja es nueva, como recién estrenada, pero su contenido cero. Le tiro un par de fotos mientras algún viandante me mira extrañado.

caja condón

Aquí os dejo la imagen, me hubiera parecido un buen final de ser el mío. Sencillo, visual. Prosigo mi camino al tiempo que me resisto a hacer algo que seguro no debería, echar la mirada atrás. Ver por última vez todo aquello que me ha alejado de la rutina y ha llenado mis pulmones y mi cabeza de revitalizante oxígeno y relax. Está atardeciendo.

Me giro por un instante, y la imagen que me devuelve mi cerebro no es la que pensaba. Mi cabeza se llena de caras conocidas, noches y risas mientras que la retina de mis ojos se cubre de una espesa bruma. Puede que tenga que ver con que se me haya escapado alguna que otra lagrimilla… Hasta creo que he acabado con algún nuevo amigo, ains.

Acciono el mando del coche sin haber acabado de encontrar la palabra justa que sirva para resumir todos esos instantes. Aprovecho el ruido del motor al arrancar, para que nadie me oiga, y bisbiseo para mis adentros: adiós verano, adiós.

septiembre 8, 2009

Relato: luna de verano

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:00 pm

Allí estaba, recién llegado a la playa desde la gran capital. Al final no pudo ser hacerlo acompañado así que me llené de valor y, por primera vez en mi vida, me dispuse a disfrutar de mis vacaciones en soledad.

Oscurecía en una noche de verano por la que asomaba ya una enorme luna. Lo había escuchado en la radio del coche, la noche sería mágica. Así lo imaginé en mi lugar de acogida, un tranquilo pueblecito en el sur de la península.

Viejas leyendas harían de la playa a medianoche un lugar de reunión. Como todo tenía su precio, cabía la posibilidad de hacer realidad tus sueños por una noche a cambio de una mínima tarifa que el mar se cobraría. Pero ese precio no estaba claro pues dice la leyenda que algunos lo habían pagado con la vida.

besos

Arrastrado por el mito y mi necesidad de ver un mar, del que tanto tiempo había estado alejado, llegué hasta su orilla. Viejos y chavales disfrutaban de la puesta de sol en grupitos de los que me sentí extraño, tanto como la incipiente sensación que me comenzaba a envolver, la maldita soledad.

La noche invitaba a pasear. Yo mismo me vi iniciando un paseo que se convirtió en caminata. Llegado un momento me encontré ya lejos del griterío, solo el mar se interponía entre la luna y mi soledad. El reflejo blanco fundido sobre el agua se tornó en un seductor baile. Algo me arrastraba hacia el agua y me decía que era allí donde debía estar. Me quité la poca ropa que tenía y desnudo me dirigí con los brazos extendidos hacia el mar quien me envolvió con sus olas…

Nadie supo explicar cómo regresé a la orilla. Sólo diré que los paisanos del pueblo rodeaban, cual bicho extraño, mi cuerpo tumbado sobre la playa a la mañana siguiente. Hasta que alguien se atrevió a tantear con su bastón por si aún estuviera vivo. Y sí lo estaba, por lo demás no supe nada de mi ropa ni de los recuerdos de aquella noche, supongo que se los cobró el mar. Eso sí en mi mente quedó grabada una extraña sensación de placer mientras los dulces susurros de otra persona no paraban de repetirme: ‘abrázame, abrázame con más fuerza…’.

agosto 21, 2009

Recuerdos de mis tiempos (más) jóvenes: el frigopie

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:13 am

Recuerdos digamos del siglo pasado. Entonces que era niño descubrieron a mi infancia los helados, y claro con la práctica uno aprende valiosas lecciones, también en esto.

La primera experiencia venía con los helados que llamo de chupar, y para mí el rey era, y fue, el frigopie. Ese mito que descubrías tras el envoltorio de colores vibrantes, temperatura ideal y que no había otra manera de meterle mano al pie (perdón meterle lengua) que atacar al trocito de dedo. Primera lección ante el calor el mejor de los remedios es llevarse algo a la boca.

helados

Todos íbamos primero al dedo gordo así demostrábamos que la naturaleza nos enseña ya desde pequeños que el tamaño importa (segunda lección) para a continuación pegarle una buena rechupeteada. Con lo que nos iniciamos en eso de pasar la lengua, boca y labios (tercera lección). Y así transcurría el verano, sin saber que mucho de lo aprendido nos serviría en un futuro… al menos, a mí y a toda una generación nos ayudó, y cómo.

En el siglo XXI todo esto ha cambiado un pelín, ahora son Elsa Pataky, George Clooney o Eva Longoria los que tratan de enseñarnos cómo comer un buen helado, pero que sepan que muchos ya venimos bien enseñados nada mejor para inicarse que un frigopie… uhmmmm.

agosto 1, 2009

El deseo

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , — mytemptation @ 7:42 pm

Llegó de repente y se quedó ahí clavadito en mi cabeza, el objeto del deseo era… yo. Tenía novio y no supe reaccionar a cómo acabaría algo así. Poco me importó cuando acabamos los dos desnudos sobre una estrecha cama. Besos calientes en un verano caliente.

desire

Se oían las voces de grupitos recogiéndose a casa desde la ventana. Nuestros retorcidos movimientos me permitían ojear, de vez en cuando, hacia el parque. Atisbaba la calle, las voces y las personas pero mi mirada se nublaba con otros éxtasis más cercanos, ahí en la estrecha cama.

Al calor sumamos el rozamiento. En un momento nuestros cuerpos comenzaron a frotarse, nuestros sexos a restregarse. De poco valió, la atención estaba en otro instrumento. Sus manos masajeaban mi espalda, subían a mi cuello y bajaban hasta mis nalgas. Una, dos, tres veces hasta que perdí la cuenta. Ya no importaban nuestros sexos, había algo incluso más poderoso. Importaba el deseo y en ese instante lo comprendí: el objeto del deseo tenía nombre, el objeto del deseo era… yo.

Older Posts »

Blog de WordPress.com.