Everything but temptation

diciembre 8, 2009

Apuesta segura o cómo me iré a Brasil

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 12:41 pm

Dicen que los románticos, esos locos del siglo XIX y algún que otro del XXI, entregaban mechones de pelo (e incluso brazaletes) a modo de compromiso con su otra media naranja romántica.

Yo visto que se acerca el cambio de año he decido pelarme de cabo a rabo (es una manera de hablar) y siguiendo los dictados del romanticismo guardaré un mechoncín por si cae el romántico de turno, y con la tontería cae algo más, algo así como un polvo (o dos) romántico.

Con mi último corte de pelo daría para hacer todo brazaletes con sus colgantes a juego para luego distribuirlos en el Rastro, pero visto que la crisis llega a todos los sitios, incluido los recovecos de mi corazón, bastará con salvar un mechoncillo.

Lo he guardado en la cartera junto a mi décimo de la lotería de Navidad. Sé que es un juego peligroso pero lo considero una apuesta segura: desafortunado en el juego agraciado en amores (¿o era al revés?). Como me caiga el premio gordo, a Brasil que me voy… y si no que Brasil venga a mí, ains.

Los pocos pelos que me he dejado los tengo de punta, nervioso de lo que me pueda caer. Lo que me cae, de momento, es un poco de baba a cuenta de los sueños que estoy teniendo. Y mientras, hago tiempo leyendo una revistilla con mi amigo el de la portada que me está enseñando los secretos de la lengua portuguesa…

Anuncios

noviembre 25, 2009

Diseñando mi christmas

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , — mytemptation @ 9:01 pm

Navidad: las calles comienzan a cubrirse de luces, la tele se dulcifica con anuncios de turrones, hasta creo que el calvo de la lotería anda ya por ahí… Y a mí me llega un problema, el de los regalitos y los christmas. Siempre he intentado plasmar mis deseos en forma de sms o tarjetitas, pero extrañamente no recibía demasiadas respuestas.

Este año quiero adelantarme un poco y ser original. Es por eso que he decidido tirar de cámara digital y hacer un dos por uno, a ver si disparo el número de comentarios. Así tendréis algo más que llevaros a la boca…

Aquí me tenéis experimentando con eso que llaman body painting, para cubrir mi torso de mensajes navideños, me atrevería a decir que de cabo a rabo. Total que como podéis ver me habéis pillado con las manos en la masa y sin camiseta.

Y es que este año combinaré frases ingeniosas sobre mi torso. Lo intenté allá por el año 2006, cuando tenía un cuerpo más italiano (ver foto) y os he sacado una copia barata de lo que resultó. Confío en que me dejéis vuestras opiniones, y si habéis sido buenos chicos (o muy-muy malos) seguro que os llega mi tarjetita de este año 😉 pues la edición es muy.muy limitada…

diciembre 23, 2008

Relato: El día después del mejor polvo de mi vida

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:23 pm

 

Pulsión: energía psíquica profunda que orienta el comportamiento hacia un fin y se descarga al conseguirlo.

 

Despierto acompañado, pero de otra manera. Me acomodo en la almohada. Junto mis labios, y ya en ese momento la boca me sorprende conteniendo aún suaves sabores. Pausadamente los paladeo. También mi aliento se siente de otra manera al que le sigue una larga lista de órganos extrañados: el corazón algo más acelerado, mi piel hipersensibilizada,… Me encuentro raro.

danza

Involuntariamente, me noto rozándome la mano, rebuscando placer. Queriendo extraer algo que ya está muy dentro de mí. Me estremezco pues por un instante doy en pensar que fue real y no sólo un sueño. Flashes de imágenes cruzan mi cabeza, abrazos, caricias pero hay más mucho más en el recuerdo. Y comienzo a oír voces que disparan un suspiro –qué rico–. Entro, de nuevo, en esa frontera entre lo real y lo imaginado. Me veo moviendo el cuello, apartándolo, y ahora ofreciéndolo, –qué rico–. La respiración se entrecorta, cierro los ojos y ahora sí, recuerdo.

Somos dos en la cama, cruzamos monosílabos mientras las manos identifican y marcan lo que ansiamos. Los jadeos nos ayudan a interpretar nuestros deseos, cuanto más fuerte el gemido más presión ofrezco, enseño mis dientes, y muerdo. Bebemos nuestros perfumes, nos llenamos de química hasta que queda sólo piel y ésta ya se muestra desnuda. Desnudos los dos, le deseo como jamás a nadie.

La pulsión sube de ahí abajo, pasa por el corazón hasta elevarse transformada en un sin fin gemidos que ya no cesarán. El juego de besos se multiplica. La pasión se intensifica. Los músculos se tensan. El deseo sexual se dispara quiero el éxtasis compartido. Lo como, lo muerdo, lo beso, lo deseo –qué rico–.

 

Ya sé que es Navidad pero, qué cojones, os deseo a tod@s unos buenos polvos… los mejores. ¡¡¡FELICES FIESTAS!!!

diciembre 21, 2008

Relato: Cuento de Navidad

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , — mytemptation @ 11:40 am

Pasaba las tardes en la playa, los ratos prosteros del último rayo de sol. Esperaba recogida en su chal a pesar del calor mientras los niños disfrutaban en lontananza cerca de la orilla junto a los suyos. Los padres comenzaban a recoger sus cosas, los trastos infantiles desparramados junto a la sombrilla y a las toallas. Reunían todo, los vestían y se dirigían al coche o al hotel.

Ése era  la señal de salida en que aprovechaba para acercarse pausadamente con los huesos doloridos y cargados de reuma para rebuscar los restos que quedaban en la playa. Unas gafas de sol (los menos), una vieja pelota, un coche de esos de modelo o una pequeña muñeca (los más)… Los tiempos fueron cambiando, los juguetes se transformaron, y el made in china y el plástico tomaron el relevo…

automata

Pero las tardes eran idénticas y se repitieron a pesar del reuma y a pesar de los años. Acabada la temporada, los turistas retornaban a sus ciudades y sólo quedaban las enormes bolsas de juguetes recuperados que se acumulaban en su modesta casa. Lita los guardaba hasta una semana antes de la Navidad, cuando los cargaba en el coche de línea hasta la capital, salía de madrugada y regresaba muy anochecido. Las bolsas desaparecían rápidamente, la billetera se llenaba, pero muy poco.

Dos días antes de Navidad volvió con un atisbo de sonrisa en su piel arrugada y cuarteada de sol y de sal. Una persona de la capital le había prometido un dineral por un pequeño autómata, lo había descrito y ella lo había situado en algún lugar de la casa, lo recordaba en algún sitio. Para él representaba un objeto de especial recuerdo de su infancia, para ella poder pasar desahogados el día de Nochebuena, Año Nuevo, y todo un mes de necesidades. Y emocionada regresó a casa, removió las bolsas, todas patas arriba, y desesperada no lo halló.

Ya con poca esperanza se recostó a descansar sus viejos huesos en el viejo sofá junto a Melo al que veía saltar y corretear con algo entre las manos. – ¿Con qué juegas Melo -, preguntó. Y Melo mostró en sus manos orgulloso el autómata deseado, el mismo que el señor describiera emocionado. El que su desmemoria recordaba ahora haber entregado con todo el amor el día de su cumpleaños, aniversario también de aquel día trágico que cinco años atrás murieran sus padres en el incendio… Y las lágrimas corrieron por sus mejillas, emocinada en el recuerdo.

No pudo, no pudo robarlo de sus manos. Esa Nochebuena Lita se alimentó sólo del recuerdo, ésa y muchas otras noches. La sonrisa de Melo le llenó como no lo podía hacer ningún plato caliente. La misma con la que Melo le despidió en su lecho años más tarde contando, esta vez él, entre lágrimas historias en el recuerdo de aquel viejo juguete, de un viejo autómata…

diciembre 16, 2008

Si vas a escribir carta de Reyes, te interesa

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:58 pm

 

Me descubro gritando al móvil en plena calle Génova que qué interesante la idea que me dan de regalar un vibrador estas navidades… Y me ha venido a la mente mi primera vez, no con el vibrador si no en esto de los blogs. El título de mi primer post fue ‘El día en que hubo más vibradores que tostadoras en casa’ porque efectivamente hace noventa años en los EE.UU. sucedía eso mismo, y es que el vibrador fue el quinto elemento electrodoméstico en entrar en casa, os recomiendo las fotos…

pinguino_vibrador

Volviendo a los regalos, tuve una racha de regalar saltos de cama o picardías (vaya nombres más feos) a amigas y conocidas. Ellas agradecidas lo primero que hacían era probárselo. No falló ni una sola, ni tan siquiera las que consideraba tímidas y aún recuerdo cuán bien lucía el satén negro sobre sus pieles…

Con los tíos quise probar suerte e inicié la racha de los tangas rojos en fin de año pero desconozco por qué extraña razón ellos eran más inhibidos y no accedían a probárselos, por comprobar con mis ojos la talla y la copa, digo…

Pienso en mis conocid@s, tened cuidado porque antes que una Wii me sale más práctico el vibrador. Respecto a probarlo quedará en vuestras manos nunca mejor dicho, es igual de interactivo y genera también adicción…

 

Y sí el de la foto es un vibrador.

septiembre 16, 2008

Operación polvorón

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:36 pm

Muchos habréis ya reconocido la dichosa operación, sobre todo aquellos que frecuenten el gimnasio. La operación polvorón es la que comienza con el año tras los excesos de las Navidades, le sigue la operación bikini de cara a enseñar chicha con el buen tiempo, y resta la de vuelta a la rutina tras las vacaciones que no me queda claro su nombre oficial y a la que llamaré vuelta al cole/curso.

En fin, que estamos todo el santo año de operación en operación y el michelín continua en el mismo sitio donde lo dejamos, eso sí, un pelín más horondo, la talla+1 del pantalón que empieza a llamar a nuestras caderas con la nueva temporada, y así un suma y sigue.

La rutina se repite en los gimnasios, están esos nuevos socios fácilmente reconocibles. Generalmente ellas se acompañan de una amiga, empiezan apostando fuerte seis meses de prepago (¡hay que dejarse la piel!), ellos no escatiman en medios y les igualan, modelo Nike integrado y deportivas a juego, se han gastado ya una pasta y no han quemado una caloría de grasa, muy mon@s ellos y ellas. Sólo moda, poco sudor.

El resto en la sala somos los de siempre, los que nos llamamos por nuestros nombres, sabemos dónde fue el/la profe de vacaciones y los que echamos en falta a menganita o fulanito. Comienza la música y el cuerpo a trabajar, todo yo soy un torrente de sudor. Extremidades, pesas y músculos se amotinan para hacerme sufrir. Una hora más tarde llegará la ducha y nos sentiremos reconfortados…. ¿seguro? Estos primeros días no siento las piernas (ni el resto del cuerpo), he identificado el esternocleidosmastoideo por su dolor contínuo, y he adoptado un andar que me obliga a cimbrear las piernas, vamos que voy como con el culo escocido. Por lo demás bien, serán apenas cuatro meses de sudor, hasta que empiece la operación polvorón…

Blog de WordPress.com.