Everything but temptation

diciembre 8, 2009

Apuesta segura o cómo me iré a Brasil

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 12:41 pm

Dicen que los románticos, esos locos del siglo XIX y algún que otro del XXI, entregaban mechones de pelo (e incluso brazaletes) a modo de compromiso con su otra media naranja romántica.

Yo visto que se acerca el cambio de año he decido pelarme de cabo a rabo (es una manera de hablar) y siguiendo los dictados del romanticismo guardaré un mechoncín por si cae el romántico de turno, y con la tontería cae algo más, algo así como un polvo (o dos) romántico.

Con mi último corte de pelo daría para hacer todo brazaletes con sus colgantes a juego para luego distribuirlos en el Rastro, pero visto que la crisis llega a todos los sitios, incluido los recovecos de mi corazón, bastará con salvar un mechoncillo.

Lo he guardado en la cartera junto a mi décimo de la lotería de Navidad. Sé que es un juego peligroso pero lo considero una apuesta segura: desafortunado en el juego agraciado en amores (¿o era al revés?). Como me caiga el premio gordo, a Brasil que me voy… y si no que Brasil venga a mí, ains.

Los pocos pelos que me he dejado los tengo de punta, nervioso de lo que me pueda caer. Lo que me cae, de momento, es un poco de baba a cuenta de los sueños que estoy teniendo. Y mientras, hago tiempo leyendo una revistilla con mi amigo el de la portada que me está enseñando los secretos de la lengua portuguesa…

Anuncios

diciembre 5, 2009

Corazón abierto

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , — mytemptation @ 11:25 pm

He cambiado de estrategia, sólo una noche de sexo a la semana. Rechazo polvos exprés, evito las noches del aquí te pillo, aquí te mato…

Sé que repetiremos, que cuando digo una noche de sexo será toda una noche, hasta que el amanecer nos descubra entre sábanas. Pero hay más, los abrazos. Ésos a los que tan pronto me he acostumbrado. Ésos que nos unen más, que se prolongan durante horas. Ésos que me rasgan el corazón porque sé que no va a funcionar.

Él los buscó desde el primer minuto, porque le arroja pasión a lo más ínfimo, porque necesita del contacto con el otro, porque dormiría atado a mí durante horas. Me llena, me llena de sentimiento, de besos, de pasión. Pero en la medida en que me arrastra con sus brazos, con su cuerpo desnudo, arrastra mi corazoncito que también quiere su parte.

Mi corazón que tan dolorido se ha sentido este año, ése que tengo lleno de heridas aún sin cicatrizar ha latido de nuevo con fuerza con lo más sencillo: un abrazo… mientras mi fría cabeza trata de acallarlo sin éxito. Porque las historias se repetirán, porque desaparecerá de nuestras vidas, porque con esta puta mala suerte que tengo, todas mis historias acaban de la misma manera… Cosas que le pasan a este tonto enamoradizo.

noviembre 8, 2009

Más allá de un cuerpo bonito

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:53 am

Creí llegada la etapa en que mis cabezas bienpensantes (la de arriba y la de abajo) cederían espacio a una larga lista de cuerpos bonitos. El puñetero mundo de las citas, ese encuentro tan popular en las pelis en el que uno busca y con un poco de mala suerte encuentra algo más. Me tiré de cabeza (nunca mejor dicho) para poner seriedad en esto de las relaciones y me arrastró la corriente.

Quise cerrar uno de mis sentidos, el de la vista y el encanto por lo bonito hasta autoconvencerme de que hay otros encantos, quizá ocultos, donde sólo hay que rascar un poquito para llenarse de ellos. Pero no, mi teoría se ha venido abajo y me he cobrado lo que sólo una palabra puede resumir: auténtico-fracaso, y es que ese tsunami ha logrado arrastrar hasta mi siempre presente buen humor.

belleza y dolor

En el restaurante convenido recién llegado a esa medio cita medio a ciegas, se repiten las pautas. Odio esa mirada de deseo en mí que se prolonga a lo largo de la conversación en la que flota un: ojalá lleguemos a compartir más de esa noche. Puedo leer incluso más allá en el otro, leer ese poso de fracasos que creen ocultar tras una sonrisa para agradar. Todo es perfecto en apariencia mientras yo lucho por encontrar lo más ínfimo que haga saltar ese resorte a la atracción, al deseo, al quizás esta vez sí.

Pero no funciona, y soy yo mismo el que replica esa sonrisa por agradar sabedor de que no habrá un otra vez, de que volveré a casa con el estómago lleno y mi corazón igual de vacío, y duele. Y mucho.

Al parecer sólo busco sufrir. Todo lo que buscan mis ojos es algo hermoso hasta el dolor…

agosto 18, 2009

Relato: una gotita de mi corazón

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 9:23 pm

Alguien rompió su corazón la víspera del día de san Valentín. Pensó que sería díficil recomponer los miles de cachitos punzantes que sentía en su pecho. Presionaban por salir y no por volver a su estado original de persona alegre y un poco soñadora.

Campechano y sencillo, no quería más que le pasaran la mano por su espalda en el momento antes del sueño cuando la noche de invierno los juntaba un poquito más bajo la misma sábana. Cada mañana era el primero en despertar, y pronto acostumbró a sus pupilas, y a su corazoncito, a esa primera imagen del día junto a ese alguien.

La noche de camino al catorce de febrero le costó dormir, su espalda estaba fría a pesar del edredón. Su corazón latía pero de otra manera. Su rostro se sentía aún ardiente de rabia y de lágrimas rotas. Las pupilas le delataron esa mañana, no supieron reconstruir esa imagen que ya no se repetiría y a la que estaban tan acostumbradas. Puede que también colaborara una lagrimilla perdida…

donacion-de-organos

Se decidió a renovarse por fuera y por dentro. Una ducha fría en pleno invierno y por qué no un caprichito de camino al hospital donde trabajaba. Era más temprano de lo habitual y no había nada abierto. Hacía frío y aún le quedaba media hora para fichar así que tras una rápida mirada se cobijó en el grupo de hemodonaciones, recién inaugurado.

Le sorprendió una sonrisa cálida a la entrada, la que parecía la única persona en el lugar. ‘Buenos días, sí que hemos madrugado. Estamos recién abiertos’. Balbuceé un ‘…días’ y su gentil mano me condujo a la sala con un ligero toque en mi espalda. En ese instante mi corazón latió con fuerza.

‘Si me vas rellenando este formulario, la doctora vendrá en breve’. No era mi intención donar sangre, pensaba para mis adentros, pero sólo volver a sentir mi corazón tan vivo merecería la pena así que añadí ‘soy médico, trabajo aquí mismo’. ‘Pues entonces túmbate’ añadió junto a un nuevo roce en mi piel…

Desconozco si fue el contacto físico de mi brazo con su mano cubierta de latex. O si fue su semptierna sonrisa en todo el procedimiento. O la mezcla de profesionalidad y cercanía, su calor. No cruzamos más palabras en el proceso, sólo miradas. Al finalizar una palmadita en la espalda: ‘Y recuerda nada de ejercicio físico en el día de hoy (si supiera…). Y lo más importante: Vuelve!’

No supe cómo reaccionar, si acaso se refería a cuando acabara su turno o al cabo de seis meses para la próxima donación…

julio 6, 2009

Flecha Rota (Broken Arrow)

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:37 pm

Parecería el título de una película pero tiene que ver con mi vida real. El finde me crucé con uno de esos amores que surgieron de un flechazo (nunca mejor dicho). El caso es que fue verlo y se me retorció algo ahí dentro, a la altura del corazón.

Como en las pelis de vaqueros la flecha te entra con suavidad pero es difícil liberarte de ella una vez dentro. Incluso el sacarla produce más daño que el primer corte (the first cut is the deepest…). Algo así me sucedió, de la misma manera que apareció al poco tiempo el flechazo y su arquero desaparecieron, así por este orden.

arrow.jpg

Fue cosa de unas semanas pero lo suficientemente intenso para algo se me quedara clavado muy dentro. La cosa empeoró pues tras romperse la flecha (broken arrow) quise tirar y tirar de ella, mas sólo logré llenar mis manos de astillas. Supongo que basta con dejar correr lo suficientemente el tiempo…

Dicen que la mancha de mora, con otra se quita. Así lo he entendido siempre, y me esfuerzo en ello pero el finde sentí que hay cosas que quedan muy clavadas. Seguro que ha quedado dentro más de una astilla y no sólo en mis manos…

junio 25, 2009

Frases para una noche

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 9:33 pm

‘Siempre he encontrado que la parte menos divertida del amor es ésa en la que tú pierdes por el simple hecho de no entrar en el juego.’

No es una frase mía pero la voy a hacer mía por un rato. Con esto de la noche de San Juan, donde te animan a expresar tus deseos pero también a quemar lo viejo, me ha dado por recordar lo bueno de este medio año. Según dónde, es tradición escribir un deseo y lanzarlo a la hoguera para que se te cumpla. Hoy prefiero poner negro sobre blanco unas palabras con la esperanza de que se repitan.

hogueras

Y es que aunque ya tenga un puñado de frases que resumirían mucho de lo bueno de estos meses, he decidido quedarme con una que aunque forma parte del pasado, de vez en cuando, la tengo muy presente.

Fue una de esas noches mágicas, en la que todo fluyó hasta llegar a envolvernos entre sábanas. Fueron tres palabras que me llegaron muy dentro hasta hacer sonreír a mi corazón, y que sirvieron para cerrar ese día maravilloso que pasó. Cómo era, ah sí, ya en medio de la oscuridad antes de que nos encontrara el sueño: ‘agárrame, agárrame fuerte…’.

junio 1, 2009

Verde, muy verde

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , — mytemptation @ 9:16 pm

De pequeño, y más en verano, me apasionaba la fruta. Fresquita y madura era un manjar, primero sobre mi mano, y todavía más al llegar a mi boca. Con ciertas piezas sucedía que no estaban lo suficiente maduras, cosa que comprobaba palpando y apretujando.

Con las ansias de probar esa fruta fresca pasaba al cabo del día varias veces por la cocina para coger entre mis manos la pieza hacía unas horas apretujada para estrujarla más si cabe. La foto se repetía varias veces ese mismo día, y al siguiente, hasta que la fruta aparentaba estar lo suficiente madura. O al menos, al tacto eso es lo que parecía. Cuando le echaba el bocado deseado, descubría que todo era un engaño, y que la fruta aún estaba verde. Yo mismo me engañaba…

arte

Desde que mis relaciones tienen fecha de caducidad (máximo, dos semanas) mi corazoncito y yo mismo nos sentimos un poquito engañados. Pasan por mi vida personas interesantes que podrían cuajar en algo más pero por alguna extraña razón la cosa no llega a madurar.

Cada vez más me doy cuenta que con cada nueva persona me esfuerzo en reblandecer mi corazón y le dedico repetidamente unos instantes a sentirlo y a apretujarlo para que siga caliente y vivo con esa nueva relación. Engañado tiro pa’lante en saborear lo que no es ni podrá cuajar.

Es casi verano y me veo queriendo echar un buen bocado y saborear lo que yo mismo me engaño en no ver, que la cosa continua estando verde, muy verde. Y van…

mayo 25, 2009

Relato: Dos lunas (vidas cruzadas)

 

[Me lo había prometido una y otra vez, sin acabar de sacar el coraje suficiente para dar voz a aquello que me oprimía. Sabía que había otra persona y tendría que decidir, o él o yo. Parecía de lo más sencillo, parecía…

Necesitado de una terapia, me armé con un rotulador (mi arma de trabajo pues me dedicaba a escribir relatos) y desesperado, mirando a un lado y otro de la casa, sólo alcancé a a tachar de mi vida el día de hoy en el calendario, entonces era 1 de agosto.

Mi extraño subconsciente reaccionó y le sirvió de medicina pues a medida que se sucedían los días tachaba con más energía. Día tras día reuní fuerzas y el 27 de agosto fueron suficientes para poner las cosas claras, ni el otro ni yo, ‘fuera de mi casa…!!!’]

Había soportado toda una larga tarde en consultas del hospital, salvo la última hora que me habían pasado a hemodonaciones. Era pleno agosto y aquello estaba desierto, tan sólo había aparecido un niñato para recoger sus resultados. Parecía alterado, y se notaba, pues unos cercos de sudor asomaban a la altura de las axilas, algo imperdonable para un pijo semejante.

Desgarró el sobre, y no debió entender nada, ‘además primerizo’ alcancé a decirme a mí mismo. Acostumbrado a este tipo de situación, señalé con mi dedo donde lo había hecho en tantas otras ocasiones: Prueba del VIH, negativo. Balbuceó unas palabras entre las que creí entender un gracias y desapareció.

[Me sorprendí de lo rápido del proceso, casi instantáneo. Esa misma mañana había empaquetado sus cosas y se marchó con lo esencial. Dejó amontonadas un buen puñado de cajas para otro día que yo me preocupé de hacerlas desaparecer de mi vista bajándolas al trastero.

Y con la casa semi-vacía yo me sentí pleno, incluso lleno de un extraño orgullo, de algo que me había llevado 27 días decidir…

Y con él se marchó mi tensión, y yo renové mi inspiración.

Esa misma tarde escribí un curioso relato de vidas cruzadas con una extraña sensación muy dentro. Y hubo más, tan libre me sentí que hice una locura y me inscribí en una de esas páginas de contactos. Mis manos se mostraban nerviosas ante el teclado, tenía ganas de relatar mi nuevo yo.  Con poco que decir sobre mi estado actual opté por usar una célebre cita de Oscar Wilde: I can resist everything but temptation…]

Así que me quedé sólo en planta con un ordenador y el aire acondionado por toda compañía. Repasé en mi cabeza lo que haría esa noche llegar a casa, cambiar el uniforme por unos bóxer, cenar medio sándwich, encender la tele, coger el sofá y roncar hasta el día siguiente. Una extraña sensación recorrió mi cuerpo y no precisamente fría que cargó y  trasladó toda su energía a mi entrepierna… Lo que me faltaba, hacía que no mojaba desde primavera y por muchas señales que me diera mi segundo yo, ahí abajo, esta noche tampoco habría mucho que hacer.

Con la tontería inicié en el PC una sesión en los perfiles, que ya tenía olvidados. Como era 27 de agosto aparecían cuatro gatos, seguro que todos más pringados que yo. Pasé de un tal ‘Óscar Mayer’ y similares (qué poco ingenio en esto de los nick) hasta determe en el único en inglés ‘…everything but temptation’. Mi corazón palpitó y mi cabecita (ya no sé si la de arriba o la de abajo) lo tradujo al instante ‘todo salvo la tentación’, y de lleno que caí…

mayo 24, 2009

Relato: Dos lunas (más)

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 12:24 pm

 

Nunca olvidaré esa primera sensación, en lo íntimo. Nos habíamos conocido esa misma noche, y ya entonces decidimos compartirla en la cama. Pero desde el primer instante todo fue distinto, las connotaciones sexuales desaparecieron para dejar paso a lo que muchos llaman y pocos experimentan… hacer el amor.

Era la forma de rozar con sus yemas cada centímetro de mi piel, era ese ligero temblor que precedió a la penetración, era su mirada extasiada de placer que sólo a mí me dedicaba, eran esos movimientos pausados pero constantes que nos llevaron a lo más alto, era esa sensación de querer atrapar ese instante… Recuerdo el momento de después en que todo quedó en calma y el instante envuelto en un par de palabras, abrázame fuerte.

234

Dicen que hay experiencias que sólo se gozan una sola vez en la vida, un instante que para cuando nos queremos dar cuenta está ya lejos del alcance de nuestras manos y que sólo quedará en nuestra memoria. Aquí lo he querido inmortalizar con un puñado de detalles, con una palabra por cada vez que mi corazón palpitó aún más fuerte. Aquella misma noche entreabrí los ojos para comprobar que no se trataba de un sueño y que de verdad abrazaba lo que mi deseo anhelaba, era un 27 de agosto.

 

El próximo 27 de agosto, a medianoche, al mirar al cielo observaremos que el planeta Marte será la estrella más brillante en el cielo, será tan grande como la luna llena. Será como si la Tierra tuviera dos lunas. Está previsto que la próxima vez que este acontecimiento se produzca sea en el año 2287.

mayo 5, 2009

La sangre alterada y algo más…

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , — mytemptation @ 8:11 pm

 

Y si fuera verdad que llega cuando menos te lo esperas… que sí, que existen las casualidades y que hay también alguien para mí, alguien donde todo fluye, la conversación, las risas, las confidencias, los abrazos…

Que de verdad llega ese día en que se multiplican los instantes que te gustaría dejar retratados para siempre en tu mente, donde se disparan las sensaciones…

A un fugaz beso le sigue el roce involuntario de la piel, al roce le siguen esas pulsaciones disparadas, y al corazón desbocado la necesidad de saber que la otra persona estará ahí al instante siguiente, al día siguiente y toda la eternidad.

futbol-beso

Que cuándo lo intuí, cuando le quise gritar que se quedara para siempre.

Que cuándo lo supe definitivamente, pues en ésa nuestra primera noche cuando por enésima vez mi yo se derritió al pedirme que antes de dormir lo abrazase, lo abrazase fuerte, muy fuerte.

Older Posts »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.