Everything but temptation

mayo 31, 2009

Me gustan tus pectorales

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , — mytemptation @ 8:49 pm

 

El otro día, al fin, pude escuchar esas palabras referidas a mí en boca de alguien. No daré demasiados detalles pero sí que era de noche. El proceso es de sonrisilla feliz en ese instante para a continuación del subidón ponerse a hacer números. Veamos.

Llevo diez años acudiendo regularmente al gimnasio. La frasecilla contiene cuatro palabras. La cuota mensual me ha podido venir saliendo por unos 40 eurillos/mes (lo de eurillos es una ironía). Total que haciendo cuentas cada palabra de la dichosa frasecilla me ha salido por unos mil euros en estos diez años. Eso sí sentir acariciados tus oídos por frases como esa no tiene precio, como en el anuncio.

mear

Fríamente pensado no sé si he salido ganando en este proceso. Me corroe cierta envidia pues hay cierto número de personas en este mundo que ya vienen bien dotados por naturaleza (no creo necesario dar más detalles) y no necesitan trabajar nada. O con sólo un músculo o dos de referencia (bien dotados eso sí) les basta para ser los amos del mambo.

Supongo que es por eso que he adoptado una cara de buen chico, y sonrisilla fácil a modo de sustitutivo. Que sepáis que el gimnasio ayuda pero queda demostrado que es un proceso a muuuuuuuy largo plazo.

Anuncios

enero 20, 2009

Día de compras para recordar… en la república independiente de mi casa

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:02 pm

 

He cobrado ya la nómina, sí es un poco pronto y a mí también me lo parece pero que sea así hace que en diez días esté finales de mes justo cuando el resto de los mortales está a principios… Como soy rarito pues un poco más, total que siempre voy a desmano.

Hoy era día 20 de enero, según el santoral: san Sebastián (ahora veréis por qué lo digo) y decido acudir a Ikea en San Sebastián de los Reyes (¿lo pilláis?) con cero grados siberianos… lo encuentro igual de desierto. Pasa que es fiesta local y el centro comercial está cerrado, y eso que dan varias pistas en el nombre del municipio… Después de chuparme 15km decido hacerme otros 20km para llegar a otro ***o Ikea.

ikea

Me ahorro comentar el paseillo por el recinto tomando notas de productos impronunciables mientras la clientela compra relajada. Así, una pareja decide tontear un poco en la sección de colchones o una madre le grita a su adolescente hija que 12cm es la medida perfecta!!!

Al pasar por caja pago casi cincuenta euros en cosas que no necesitaba. No logro encontrar la lámpara que buscaba ni los vasos pa’los cubatas que tanto me hacen falta. Eso sí me llevo unas velas aromáticas y unas bombillas de bajo consumo… a la vuelta paro en la gasolinera autoservicio y gasto cuarenta euros.

La casa huele ahora a una extraña mezcla de cera y perfume mientras mis manos apestan a gasolina, el casquillo de la bombilla no es el que necesitaba (soy más de pitorro grande), y echando cuentas me ha salido la vela a más de tres euros la unidad… Decido apagar las luces para ahorrar, y guardar las velas en el fondo del armario donde hasta hace poco yo estaba escondido, es que ahora ha quedado mucho espacio y me retiro a la cama… Mañana será un nuevo día en la república independiente de mi casa.

octubre 11, 2008

Mytemptation: el ron

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:58 pm

Creo que hoy es uno de esos días en los que necesito liberarme, el esfuerzo en el gimnasio suele ayudar, la duchita justo después incluso más, llenar el estómago con una buena comida ni te cuento… Pero hoy necesito algo más, y empieza por ron y termina por em(ron)acharse. 

Necesito esa liberación cuyo peregrinaje empieza rellenando las cubiteras en la nevera y pasa por el Carrefour. Mientras otros discuten su selección para la noche, yo ya estaré agarrado a mi botella de Brugal, y no la sotaré hasta escuchar el sonido de los hielos en el vaso y un chorrete que se desliza entre ellos.

Mañana me levantaré con una estúpida sonrisilla en la boca, pasaré mi mano por los labios para quitarme esa molesta baba, y ya está. Habré alcoholizado mi mente sin pensar más allá de lo que suceda esta noche de sábado, de risas y de frío, todo a cambio de apenas diez euros. Qué bien sienta.

Blog de WordPress.com.