Everything but temptation

julio 11, 2010

Relato: Bienvenidos al mundo real…

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , — mytemptation @ 11:21 am

Comenzó siendo ese simple becario. Aquella mañana aún no había decido qué vestir. Es cierto que había comprado días antes su primer traje en un Zara, pero la alternativa de las dos corbatas que colgaban del armario se convirtió en su primera decisión en el mundo de los negocios. Claro que con los nervios olvidó que no sabía hacer un nudo de corbata, y google no es tal ayuda para ciertas cosas manuales.

Desde la boca del metro pudo observar el imponente edificio de exactamente cien pisos que sería su hogar en días laborables. Pronto descubrió que bajo esa mole había aún más en forma de sótanos y ése, de momento, sería su destino.

Entró al departamento asignado, minutos antes del inicio de la jornada. Sonrojado no está claro si por los nervios del momento o porque se excedió apretando el nudo de la dichosa corbata. Todo fueron sonrisas de bienvenida y buenos días hasta que a las nueve en punto los empleados se pusieron a teclear frente a sus ordenadores y la sala se inundó de un palpitante silencio.

Como ya estaba asentado en su cubículo bastó con mimetizar lo que los demás hacían. Se acercó el teclado, agarró el ratón con mano sudorosa y comenzó a conjugar el verbo de los negocios: ‘gestionar’.

Gestionó el mail, gestionó unos presupuestos, gestionó la agenda, gestionó unas presentaciones y gestionó unas copias impresas. Su buzón lleno de tareas comenzó a vaciarse pasado el almuerzo pero justo antes de llegar la hora de salida el buzón regresó al que parecía su estado original, el estar repleto de lucecitas parpadeantes urgiendo ‘gestiones’. Al concluir su primera semana pudo comprobar que le quedaban menos ‘tasks’ que el primer día. Sí, había aprendido ya que mezclar un poco de ‘english’ en sus gestiones lucía el resultado final de sus tareas…

A los quince días le notificaron que le transferían a otro departamento, con sorpresa pudo comprobar que salía de los sótanos para ascender al segundo piso. Un pequeño gran paso. Las gestiones eran menos numerosas pero más complicadas, requerían de más tiempo y ‘empowerment’. Lo que era un puesto de becario cambió al recibir su segunda ‘promotion’ pisos más arriba junto a un abultado sobre con sus nuevas ‘business cards’. Su nombre y apellidos figuraban en suaves formas junto con el logo que coronaba en la cima del edificio.

Se convirtió en una droga, antes de las vacaciones viajaba ya en un ascensor VIP a su despacho en la planta cincuenta. Trabajaba día y noche, festivos incluidos con el afán de subir más y más. A última hora renunció a las ‘holidays’ por su traslado al piso setenta y dos. En Navidades disfrutaba ya de vistas desde la planta noventa y ocho. Nervioso por ascender no abandonó la oficina en semanas, hasta que un nuevo sobre aún más abultado le comunicaba que procediera a subir al piso cien, !!!al fin!!!.

Comprobó que el ascensor sólo llegaba hasta la planta noventa y nueve, y que unas escalerillas se abrían al fondo del pasillo. Tras subirlas, exhausto de tantos meses de esfuerzo, se situó frente a una puerta de lo más triste y gris con un cartel en el que se leía ‘Bienvenido al mundo real’. Tomó el picaporte con fuerza y abrió. Aquello era una azotea en una tarde que oscurecía.

Al principio no comprendió nada pero al asomarse algo parecía emerger desde la terraza, era un edificio de oficinas, otro. Si cabe más grande y lo más importante, más alto. Quedaba oculto desde la calle pero ahora era perfectamente visible a sus ojos. Algo le urgió a contar con ansia el número de alturas que sobrepasaban a su antiguo edificio. Atisbaba un logo corporativo más grande arriba del todo pero su vista no alcanzaba a completar la visión del edificio con lo que se alejó para terminar de contar las plantas de esa mole. Casi, casi lo abarcaba. Bastaría con dar unos pasos más atrás. Al fin un poco más de perspectiva y lo tendría, un paso más atrás…

De repente no encontró suelo sobre el que sostenerse. En el afán por contar el número de pisos descuidó lo más importante su propia vida que le vio caer cien pisos abajo. Al día siguiente en el periódico local junto a una pequeña esquela se ofertaba un puesto de becario en una multinacional de altura…

Anuncios

mayo 19, 2009

Ocho años

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:57 pm

 

Hoy es una especie de celebración, hoy se cumplen ocho años desde que empecé a trabajar. No me acordaré de cuándo empecé a salir con la primera chica o el primer chico pero ésta es una curiosa celebración que me viene a la cabeza todos los años. Y siempre me da qué pensar…

He trabajado en distintos países, y en distintos idiomas, hasta di clases en la universidad, mi vocación frustrada. Todo empezó un día como hoy hace ocho años compaginando mis estudios. Me sirvió para aliviar esa carga financiera a mis padres, la de estudiar lejos. Y desde entonces no he parado. No he vivido más de veinte meses en la misma ciudad por esa vil razón, el trabajo.

ojo

Si de algo me han servido estos años es para apreciar más, si cabe, esos ratos de ocio que hay entre jornada y jornada en el curro, los findes e incluso más las vacaciones. Saber aprovechar los momentos, y que cada ratito que le he dedicado a planear mis días de vacaciones me he descubierto ansioso por poder disfrutar lo que me he ganado con esfuerzo.

Sí, es verdad con la nómina también llegó la tarjeta de crédito y algún que otro caprichito pero modestamente reconozco que siempre que he podido he compartido mi bonanza con los que quiero, jamás han faltado unos Reyes espléndidos en casa, y nunca he tenido reparos en comprar detallazos a la gente que de verdad aprecio.

Lo que más curioso me resulta aún es cuando me toca enseñar a jóvenes en la misma situación de inocencia en que estaba yo hace unos pocos años.

Lo dicho toda esta celebración me da qué pensar, me da por pensar si el año que viene seguiré calentando esa silla de oficina, o si se calentará antes mi cabeza y decidirá dar el cambiazo antes de tiempo…

mayo 12, 2009

¿Cuándo fue la última vez que tuviste sexo?

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:10 pm

 

La pregunta puede parecer obvia pero lo que de verdad aporta información es la respuesta, incluso la no-respuesta: si lo tienes que pensar es que es hace demasiado tiempo…

Algo así me pasa a mí, que lo tuve que pensar y claro pues que hace demasiado. Que quede claro que demasiado tiempo pueden ser un mes para uno o hace unas horas para otro. Ains, lo peor es que también lo han notado en la oficina y el lunes hice currar a los míos de otra manera, y así me lo hicieron saber… al final de la jornada.

calentito

Esto de compartir la intimidad sexual con determinados compañeros en el centro de trabajo arroja igualmente numerosas cuestiones pues si follo yo feliz, y todos los que me rodean, si no pues a joderse todos y a currar como cabrones.

Será verdad que mi humor y todo mi yo cambia pero, a veces, las circunstancias del fin de semana le impiden completarlo a uno como de verdad quisiera, y surgen estos roces. En fin, que lo he comentado con mi pareja y, al menos, en esa parte contribuiré a un mejor ambiente laboral, que sepáis que me voy a esforzar (y mucho)… lo que sea por el bienestar de la empresa.

diciembre 15, 2008

Es sólo un trabajo

 

Abandono la oficina un día más, sólo, caminando hacia el metro. Ha sido un día normal, o eso creo. Llevo ya unos cuantos trabajando en lo mío, son muchas personas las que han pasado por mis manos, a las que he enseñado lo que sé, que es mucho. Recién llegados (y no tanto) a los que dedico mi tiempo, desinteresado, mi sonrisa que no va en nómina, ni mi humor perenne, un detalle: mis bueeenos días se alargan más que los del resto de mi compañeros. No siento nada especial al cabo del día, tal vez haya habido en alguna ocasión palabras de agradecimiento, o si cabe signos. Ni los recuerdo o los valoro muy poco. Siento que doy mucho. No entra en mi mente que deban agradecérmelo. Otro detalle: soy consciente de que con sólo hablarles al teléfono reconocen mi voz, no hace falta identificarme.

thank-you

El finde un amigo nos hablada de lo agradecido que era su trabajo, es animador en hoteles y cada final de las vacaciones para una familia representa para él una despedida, las evita pues son muchas. Nos contaba una pequeña anécdota, la niña que animada por sus padres ese último día le dicen ‘despídete del Tony’, y ella que se echa a sus brazos y él que en secreto contiene las lágrimas… Hace chous y variedades, y se sorprende de que al final le aplaudan incluso más que una compañera suya que es profesional en el asunto. Él lo justifica en que transmite y a la par se sorprende de que le comenten (y agradezcan) incluso en el ascensor del hotel lo que hizo la noche anterior…

Yo mientras cuenta todo esto observo sus manos, silente. Le quiero agradecer que esté ahí, que me haga pensar esa noche como lo está haciendo, que aunque esté en paro ese recuerdo es lo mejor que puede dejar un trabajo, el sonido del aplauso, el esfuerzo del trabajo bien hecho, el cariño de la gente. Permanecí callado pero esa noche quise decirle… que como persona también transmite.

octubre 23, 2008

Creo que me he ganado un amigo para toda la vida

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:33 pm

Es curioso cómo nos llegan a sorprender, incluso, los más cercanos. Tengo un compañero de curro con el que he compartido infinidad de desayunos y comidas por no hablar de interminables horas en la oficina, y ayer comiendo me dice que su compañero de piso es realmente su ex, aunque han estado dos años juntos…

No soy una persona que se fije en los detalles, pero coincidimos por casualidad recientemente en un restaurante y él iba muy bien acompañado, sonreía a raudales e intuí una actitud que parecería demasiado familiar para algunos, el brazo de alguien casi rodeaba su cuello. Más, ha retomado el gimnasio y llega a ir hasta seis veces por semana. Desde hace poco ha comenzado a sorprenderme con todo un recital de cremas quemagrasas, reductoras de cadera y reafirmantes de cara. Ha sido un increíble proceso en sólo un mes.

El que nunca salía de marcha me descubría en recientes conversaciones que había tenido que coger un taxi de madrugada un día de diario porque ya no funcionaba el metro… Vamos que era blanco y en botella, y me lo dijo con su sonrisa y su radiante felicidad para a renglón seguido darme una lección de cómo pasarlo bien en un mes terminando cada una de sus frases con un ahora que estoy soltero… Y mientras yo callado, pues con mis pocas palabras de asentimiento me inundaba la sensación de estar teniendo una de las conversaciones más importantes de mi vida…

Ahora en el desayuno charlamos sobre sus problemas de soltero, que también los hay. De momento, hemos quedado para salir el sábado. Lo que ya era un amigo y compañero de trabajo creo que ha pasado a convertirse en un amigo para toda la vida…

Blog de WordPress.com.