Everything but temptation

agosto 1, 2009

El deseo

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , — mytemptation @ 7:42 pm

Llegó de repente y se quedó ahí clavadito en mi cabeza, el objeto del deseo era… yo. Tenía novio y no supe reaccionar a cómo acabaría algo así. Poco me importó cuando acabamos los dos desnudos sobre una estrecha cama. Besos calientes en un verano caliente.

desire

Se oían las voces de grupitos recogiéndose a casa desde la ventana. Nuestros retorcidos movimientos me permitían ojear, de vez en cuando, hacia el parque. Atisbaba la calle, las voces y las personas pero mi mirada se nublaba con otros éxtasis más cercanos, ahí en la estrecha cama.

Al calor sumamos el rozamiento. En un momento nuestros cuerpos comenzaron a frotarse, nuestros sexos a restregarse. De poco valió, la atención estaba en otro instrumento. Sus manos masajeaban mi espalda, subían a mi cuello y bajaban hasta mis nalgas. Una, dos, tres veces hasta que perdí la cuenta. Ya no importaban nuestros sexos, había algo incluso más poderoso. Importaba el deseo y en ese instante lo comprendí: el objeto del deseo tenía nombre, el objeto del deseo era… yo.

Anuncios

1 comentario »

  1. Al leerte no he podido evitar acordarme de una célebre frase de Nietzsche: “Llegamos a amar nuestro deseo y no al objeto de ese deseo”.

    Comentario por Bruto — agosto 1, 2009 @ 9:20 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: