Everything but temptation

febrero 14, 2009

Francis Bacon

 

El mejor tiempo empleado este año han sido, sin duda, mis dos horas para la exposición de Francis Bacon en El Prado. Sólo se puede resumir en una palabra, GRANDIOSA: en los grandes formatos utilizados por el artista, en sus trípticos famosos, en la cantidad de documentos, explicaciones, fotografías, salas dedicadas a la exhibición (hasta tres), número de obras expuestas, en la  gente que llenábamos a primera hora de una mañana de diario….

Me aíslo del resto de la gente y me sumerjo en un mundo de sombras e ignotas formas, pronto me envuelve una miríada de extrañas sensaciones. Mis sentidos se comienzan a acostumbrar, mi cabeza a racionalizar su mundo tan particular. Empiezo a comprender y relacionar lo que hay detrás de un genio, a cada paso quiero más, y quiero compartirlo con alguien muy especial… En Madrid dejé algo pendiente con una persona y fue esta misma visita justo el día de la inauguración.

04

La misma mañana al salir de casa me he sentido extraño, el mismo palestino que cubre mi cuello lo había utilizado durante una semana esta persona. Huele a él, me retrotrae a él, a su recuerdo, a su sonrisa, a su belleza, a sus formas, a eso que compartimos y dejamos abruptamente. Mi subconsciente entiende bien poco y en el metro de camino a la exposición se disparan las evocaciones con cada efluvio aún presente de su colonia, de su recuerdo. Es el instante en que mi cuerpo abre sus sentidos con sólo acariciar el textil sobre mi cuello, ahora es cuando esa pérdida se hace más presente…

¡Malditas sensaciones y recuerdos! cómo pude no haber caído en que es él quien está conmigo, el que al final comparte el arte y el recuerdo. Cierro los ojos, y me embriago de recuerdos y emociones, de un pasado evocado y de lo que no habrá jamás, ni futuro ni presente.

Bacon que moriría precisamente en Madrid en 1992 fue retratado ocho años después en una película ‘El amor es el demonio’ que en estos momentos también retrata mucho de lo que siento… demonios!!!

PD. La obra no es de Bacon precisamente sino de quien me abruma en el recuerdo.

Anuncios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.