Everything but temptation

mayo 25, 2009

Relato: Dos lunas (vidas cruzadas)

 

[Me lo había prometido una y otra vez, sin acabar de sacar el coraje suficiente para dar voz a aquello que me oprimía. Sabía que había otra persona y tendría que decidir, o él o yo. Parecía de lo más sencillo, parecía…

Necesitado de una terapia, me armé con un rotulador (mi arma de trabajo pues me dedicaba a escribir relatos) y desesperado, mirando a un lado y otro de la casa, sólo alcancé a a tachar de mi vida el día de hoy en el calendario, entonces era 1 de agosto.

Mi extraño subconsciente reaccionó y le sirvió de medicina pues a medida que se sucedían los días tachaba con más energía. Día tras día reuní fuerzas y el 27 de agosto fueron suficientes para poner las cosas claras, ni el otro ni yo, ‘fuera de mi casa…!!!’]

Había soportado toda una larga tarde en consultas del hospital, salvo la última hora que me habían pasado a hemodonaciones. Era pleno agosto y aquello estaba desierto, tan sólo había aparecido un niñato para recoger sus resultados. Parecía alterado, y se notaba, pues unos cercos de sudor asomaban a la altura de las axilas, algo imperdonable para un pijo semejante.

Desgarró el sobre, y no debió entender nada, ‘además primerizo’ alcancé a decirme a mí mismo. Acostumbrado a este tipo de situación, señalé con mi dedo donde lo había hecho en tantas otras ocasiones: Prueba del VIH, negativo. Balbuceó unas palabras entre las que creí entender un gracias y desapareció.

[Me sorprendí de lo rápido del proceso, casi instantáneo. Esa misma mañana había empaquetado sus cosas y se marchó con lo esencial. Dejó amontonadas un buen puñado de cajas para otro día que yo me preocupé de hacerlas desaparecer de mi vista bajándolas al trastero.

Y con la casa semi-vacía yo me sentí pleno, incluso lleno de un extraño orgullo, de algo que me había llevado 27 días decidir…

Y con él se marchó mi tensión, y yo renové mi inspiración.

Esa misma tarde escribí un curioso relato de vidas cruzadas con una extraña sensación muy dentro. Y hubo más, tan libre me sentí que hice una locura y me inscribí en una de esas páginas de contactos. Mis manos se mostraban nerviosas ante el teclado, tenía ganas de relatar mi nuevo yo.  Con poco que decir sobre mi estado actual opté por usar una célebre cita de Oscar Wilde: I can resist everything but temptation…]

Así que me quedé sólo en planta con un ordenador y el aire acondionado por toda compañía. Repasé en mi cabeza lo que haría esa noche llegar a casa, cambiar el uniforme por unos bóxer, cenar medio sándwich, encender la tele, coger el sofá y roncar hasta el día siguiente. Una extraña sensación recorrió mi cuerpo y no precisamente fría que cargó y  trasladó toda su energía a mi entrepierna… Lo que me faltaba, hacía que no mojaba desde primavera y por muchas señales que me diera mi segundo yo, ahí abajo, esta noche tampoco habría mucho que hacer.

Con la tontería inicié en el PC una sesión en los perfiles, que ya tenía olvidados. Como era 27 de agosto aparecían cuatro gatos, seguro que todos más pringados que yo. Pasé de un tal ‘Óscar Mayer’ y similares (qué poco ingenio en esto de los nick) hasta determe en el único en inglés ‘…everything but temptation’. Mi corazón palpitó y mi cabecita (ya no sé si la de arriba o la de abajo) lo tradujo al instante ‘todo salvo la tentación’, y de lleno que caí…

Anuncios

febrero 14, 2009

Francis Bacon

 

El mejor tiempo empleado este año han sido, sin duda, mis dos horas para la exposición de Francis Bacon en El Prado. Sólo se puede resumir en una palabra, GRANDIOSA: en los grandes formatos utilizados por el artista, en sus trípticos famosos, en la cantidad de documentos, explicaciones, fotografías, salas dedicadas a la exhibición (hasta tres), número de obras expuestas, en la  gente que llenábamos a primera hora de una mañana de diario….

Me aíslo del resto de la gente y me sumerjo en un mundo de sombras e ignotas formas, pronto me envuelve una miríada de extrañas sensaciones. Mis sentidos se comienzan a acostumbrar, mi cabeza a racionalizar su mundo tan particular. Empiezo a comprender y relacionar lo que hay detrás de un genio, a cada paso quiero más, y quiero compartirlo con alguien muy especial… En Madrid dejé algo pendiente con una persona y fue esta misma visita justo el día de la inauguración.

04

La misma mañana al salir de casa me he sentido extraño, el mismo palestino que cubre mi cuello lo había utilizado durante una semana esta persona. Huele a él, me retrotrae a él, a su recuerdo, a su sonrisa, a su belleza, a sus formas, a eso que compartimos y dejamos abruptamente. Mi subconsciente entiende bien poco y en el metro de camino a la exposición se disparan las evocaciones con cada efluvio aún presente de su colonia, de su recuerdo. Es el instante en que mi cuerpo abre sus sentidos con sólo acariciar el textil sobre mi cuello, ahora es cuando esa pérdida se hace más presente…

¡Malditas sensaciones y recuerdos! cómo pude no haber caído en que es él quien está conmigo, el que al final comparte el arte y el recuerdo. Cierro los ojos, y me embriago de recuerdos y emociones, de un pasado evocado y de lo que no habrá jamás, ni futuro ni presente.

Bacon que moriría precisamente en Madrid en 1992 fue retratado ocho años después en una película ‘El amor es el demonio’ que en estos momentos también retrata mucho de lo que siento… demonios!!!

PD. La obra no es de Bacon precisamente sino de quien me abruma en el recuerdo.

enero 2, 2009

Mi secreto: se me saltan los botones del pantalón

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , — mytemptation @ 10:53 pm

 

Mis mensajes del subconsciente (ver entrada anterior) me han llevado a replantearme un poco mi forma de vestir aunque si hubiera de resumir ésta en una sola palabra pues la calificaríamos de única, ahí queda eso. Y si no, para muestra un botón…

La última vez que intenté poner orden en mi vestuario fue allá hace diez años y concretamente para coser un botón. Me llevó más de media hora, pensé que el asunto era sencillo (que a lo mejor lo es) pero uno que es pasional en todo pues le puse ardor… vamos lo que me quemaba el dedo de los pinchazos de la aguja, el dedal que todavía no sé ni el porqué de su utilidad ni dónde situarlo y eso de enhebrar que me parece tan difícil su acción como deletrear el dichoso verbo…

cowboy

Pasa que tengo un problema que denominaríamos físico, vaquero que estreno, botón de la bragueta que se salta (y van…). No pasaría nada si, primero tuviera solución con aguja e hilo pero como antes comentaba no le acabo de coger el punto y dos, me despreocuparía si no fuera por ojos ajenos que siempre están pendientes de lo mío para sorprenderme con un soniquete ya familiar -¿te falta algo por abotonar en el pantalón?-. Y lo típico -no, es que es así-, qué se les pasará en esos momentos por su cabeza: que es así el modelito, el paquete o el pack completo… No sé pero es que es sentarme con las piernas entreabiertas y que se me desparrama todo. En fin.

Mi gran secreto sale del armario para convertirse en lo que es, un pequeño gran problema, una solución quiero… ¿la necesito?

Mi subconsciente ha hablado, hay que hacer obras en casa

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 12:30 am

 

Yo nunca tuve amigos imaginarios de pequeño, invisibles o de cualquier otro tipo, aunque muchos en la literatura (y en el cine) usan de personajes ya desaparecidos o que se nos aparecen. Sin embargo, desde hace tiempo, yo con quien me llevo de perlas es con mi subconsciente. Una vez quitado el barniz de los sueños e indirectas que me lanza (sin yo poder defenderme) descubro lo que hay debajo, lo que necesito, lo que de verdad ambos necesitamos…

03

Resumen del sueño de año nuevo a grandes brochazos: pintar el salón y arreglar un poco las cañerías (y sí hay un doble sentido). Evidentemente que me tengo que cuidar, que la percha está bien pero necesita un retoque. Que el momento es bueno pero que me hace falta un arreglillo sexual ayudado de peluquería, estilismo y no sé ya si sospechar del maquillaje (por eso del pintor). En fin, que este año me veréis con corrector de ojeras y quién sabe si con raya en el ojo, yo que no sé ni en qué sección del súper buscar eso.

Lo que me cuesta descubriros es que en el sueño tenía un componente más, algo así como que retiraban de la pared cierta pelusilla, y yo rápidamente lo he interpretado con la necesidad de depilarme… horror. Sólo recuerdo que me desperté agitado y con la piel irritada.

Me estaré obsesionando con eso del vello, me estaré engañando con eso de aparentar ser bello… ufff. 

PD. La obra es de un amigo que estudia Bellas Artes…

diciembre 10, 2008

Las matemáticas de mi extraño subconsciente

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:08 pm

 

Me estaba conteniendo para no sacar el tema pero creo que es mejor comentarlo. Jueves, previo al puente, yo en la estación de Metro en el momento de validar mi billete. Ando a toda pastilla hacia los tornos de acceso con la cabeza distraída en mil quinientas y una cosas al tiempo que tanteo mi cartera para extraer el metrobús, acción que repito varias veces a diario. Palpo y extraigo lo que creo que es el cartoncillo, y observo con sorpresa que lo que iba a validar era el condón que llevo siempre en mi cartera. En ese instante mi cabeza empieza a rebosar pidiéndome explicaciones. Me detengo, sin entrar al Metro a pensar…

historia_condon

Uno, qué coño pinta ese condón que llevo por seguridad si nunca he hecho uso de él (vale, será que follo poco o me podría salvar que lo hago con gente que trabaja en la industria condonera…).

Dos, qué mala jugada me está pasando mi subconsciente, algo así como ya va siendo hora que valides esto que tienes aquí. Qué cachondo el tío, nunca mejor dicho…

Uno más dos, cierto de vez en cuando reemplazo ese condón estropajoso. Tal vez sea momento de cambiar de cartera, de condón y de vida (sexual)…

Dos por dos, esta no es la primera mala jugada que me pasa al subconsciente, alguna ya relaté aquí

De dos en dos, es lo que me deseo para el puente los polvos a pares. Mi subconsciente se calma, pongo mi cabeza ahí arriba en orden, me llevo las manos ahí abajo, me coloco el paquete y sigo caminando…

 

PD. Del puente ni hablamos…

octubre 28, 2008

De antilujuria y antídotos

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:25 pm

 

Suelo compartir viajes y alguna vacacioncilla con una amiga, ella siempre que nos toca dormir juntos me anuncia que se ha vuelto a traer el pijama antilujuria… Lo llama así con toda razón porque es verlo en la maleta y te echa pa’trás. Ahora me entra la risa pero la primera vez, fue verlo puesto y dar sentido a la palabreja.

Qué horror, marrón, con grandes dibujos de espirales, y con un aire a cuéntame, y en las distancias cortas es peor pues tiene las típicas pelotillas que producen algunas prendas de abrigos. La primera noche sí que traté de alejarme lo más posible de él y de lo que contenía, ahora acostumbrado me lo tomo con humor pero la sensación sigue siendo la misma…


Pero la realidad suele tropezar con la misma piedra varias veces, hará cosa de un par de semanas me prometí desayunar con una persona, y la ironía es que lo he conseguido pero no de la manera que yo quería, ya sabéis lo desastroso que se convierte para mí el pedir un deseo.

Me explico, sí se prepara su desayuno y se conecta por las mañanas, y es cierto ha acabado desayunando conmigo a través de su pantalla de ordenador, con lo que escribo a diario, pero no es lo que yo quería (o tal vez lo expresara mal), yo tiraba más por lo de ver con mis ojitos si utiliza pijama de rayas o si ni tan siquiera lo usa…

Puede que esta noche tan sólo fuera en sueños pero lo vi y sí había pijama, era de cuadros, y para más inri de franela. Desconozco si era una estratagema en forma de pesadilla para desarmar mi calenturienta mente… pero lo que mi subconsciente no sabe es que yo vengo curado de espanto y medicado durante años con el antídoto…

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.