Everything but temptation

mayo 16, 2009

Cosas del sábado noche

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , — mytemptation @ 11:43 am

 

Hay un momento en la vida en la que lo que se encuentra a tus pies se modifica para siempre, tiene mucho que ver con la primera borrachera. Me explico.

Durante toda una vida tomamos por seguro nuestra estabilidad y equilibrio hasta que llega esa noche en la que el alcohol se acumula en nuestras venas llenos de risa y diversión. Todo parece ir perfecto, hasta solemos ir sobrados y usamos ese verbo: controlar… Nos sale algo así como ‘apartaos, que yo controlo…’. Es ahí que llega esa típica escena en que decidimos ponernos en pie, algo falla, y acabamos por los suelos.

alcohol.jpg

Bienvenido a tu bautizo como borrachuzo oficial. Ahí tienes tu premio, tú medio descalabrado por los suelos aunque nada sentirás porque le alcohol te anestesiará unas horas más esa noche.

La primera reacción ya por los suelos te mueve a reírte de ti mismo y lo rídícula de la situación. Luego reintentas obtener lo que has perdido, el equilibrio, probando suerte con un segundo intento para desgraciadamente repetir escenario, otra vez tirado por el suelo. Es entonces cuando el poco cerebro pensante que te queda no comprende lo que sucede. Yo siempre he podido caminar, y cuando decía arriba era arriba, y ahora a todos mis intentos se estrellan contra la misma palabra: suelo…

Benditos amig@s, que te toman por los brazos y hacen su labor de escolta hasta lugar seguro mientras tú sigues farfullando palabras incoherentes ‘ lo estamos pasando de p.madre…’. El consuelo que a unos pocos les queda, incluidos los padres, es que pagarás tus pecados etílicos muy pronto, a solas, en forma de esa terrible palabra llamada : resaca…. Continuará, buen finde!!!

Anuncios

mayo 9, 2009

Relato: no-alcohol-no-sex

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , — mytemptation @ 8:41 am

La liturgia era siempre la misma, mullir mis posaderas contra la cómoda butaca, servir la copita de vino (importante, la botella tenía que quedar medio llena después de llenar la primera copa), poner las manos sobre el teclado del portátil y a partir de ahí esperar a Inspiración, mi musa más rebelde.

Y hoy, un día más, en pleno ferragosto, mojaba mis labios con la primera copita de vino. Lo necesitaba, me auto-convencía cada noche para descorchar una botella más. A diferencia de otras personas yo no necesitaba de la química de farmacia (una de mis reglas vitales) para poner mi cabeza en orden, me bastaba con acercarme al Día y comprar una caja de seis botellas, justo lo que duraba la semana pues el finde la resaca del garrafón de los garitos de Madrid me aguantaba todo el domingo, y eso que me ahorraba.

Me podría describir como un chico normal, con escasos complejos. (uno) Mi pelo en recesión, como la economía. (dos) Mi eterna manía de quitarme padrastros incluso donde no los había. (tres) Mi cintura-barriga-flotador que apuntaba los excesos de cerveza y comida basura, aunque ésta no me preocupaba tanto pues en verano la descubría con orgullo como muestra flotante de un proyecto que contaba ya unos cuantos años.

Por lo demás, estaba bien dotado, una polla enorme, sobre todo, en erección, de eso también me auto-convencía. Tan sólo esa ocasión, la última, me había sentido minusvalorado ante un niñato con el que me acosté. Tal vez, fuera que él era menudo (no llegaba al uno sesenta) y puede que tuviera entre las piernas algo normal pero puesto en perspectiva, pues que destacaba y a mí me impresionó esa primera vez, no su polla sino verme superado.

La semana que le siguió estuve dándo vueltas a la cabeza, a mis tres complejos no podía sumar uno más. No podía ser, me debí de equivocar, el alcohol, el alcohol era la respuesta. Todo ese garrafón que llevaba en sangre debió haberme confundido… Estaba decidido tenía que acostarme con él una segunda vez, y sobrio, sólo por re-comprobar si estaba en lo cierto, incumpliendo otra de mis reglas básicas, no-alcohol-no-sex, vamos no hay mamada sino llevas una buena tajada.

Me costó quedar con él, no debí impresionarle tampoco, con lo que el reto creció. La cosa fue así, llamadita de móvil:
(Regla número uno, pide siempre el móvil a todos y cada uno de tus ligues, con o sin penetración, porque nunca sabes qué se te puede cruzar por la cabeza al día siguiente, en mi caso todo un desafío estaba en juego.)
-Hola Ra, soy M nos conocimos el sábado en el Bola Loca, ¿recuerdas?
(Regla número dos, dado que la promiscuidad es incompatible con la memoria de lombriz de muchos, establece referencias claras para que te identifiquen evitando las alusiones sexuales tipo soy el polvazo del sábado, sabadete.)
-¿M? ¿el Bola Loca? Ehhh… (éstos son los eternos instantes del reconocimiento). Ah, sí, dime, dime cosita…
(Regla número tres, respiración profunda, en este tipo de llamadas siempre hay momentos tensos, alusiones como cosita no necesariamente están referidos a lo sexual.)
-Oye que estaba pensando en ti y en una cervecita.
(Regla número cuatro, no centrar la atención sólo en la persona, tú, tú y sólo tú.)
-Pues… es que estoy liado toda la semana, porque no me llamas la semana que viene, o mejor yo te llamo.
(Regla número cinco, sin respuesta o cita postpuesta traducido quiere decir polvo perdido. Tocaba reconducir el temita.)
-Lo cierto es que mañana iba acercarme al centro, recuerdo que hablaste de aquel garito que pone los tubos a un euro, justo mañana.
(Regla número seis, muestra que te interesó, ¿prestaste atención a sus palabras?¿o sólo te fijaste en su culo? y ofrécele oportunidades únicas… sólo mañana, tubos a un euro!!!)
-Ah, sí el Dallas… Oye, me lo pienso, y esta tarde te escribo un mensaje.
-Mira, Ra, mejor quedamos ya directamente allí, ¿qué te parece a las siete?
-Va, venga (con desgana pero es un SÍ).
-Lo dicho, nos vemos mañana!! Un beso.
-().

Tras siete tubos por barba, no tuvimos muchos problemas un par de horas más tarde para dirigirnos a su cama, quiero decir a su casa. Y cierto, no era una ilusión óptica la tenía más grande. Prometí no verle nunca en la vida, me tocó rechazar sus llamadas durante casi un par de semanas, con lo que pensado fríamente algo debí haberle impresionado, tal vez, mi fina cintura.

Lo primero que hice nada más salir de su casa fue ir a una farmacia 24h y comprar un Espidifen. Las reglas de mi vida habían cambiado, sumé un complejo, a partir de entonces no la tenía grande. Más, el Espidifen, y muchos otros, comenzaron a acompañar a la copita de alcohol, con lo que me inicié a toda pastilla en el diccionario de la química de farmacia. Sólo sobrevivió una regla vital no-alcohol-no-sex. Así es la vida.

marzo 1, 2009

Notas sobre la almohada

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:01 pm

 

Ésta ha sido una extraña tarde de poner orden… en mis armarios, en mis papeles y quién sabe si en mi vida, no he parado de dar vueltas pensando en mi futuro más o menos próximo. Dado que no he tenido más respuesta que un fuerte dolor de cabeza, al que no he sabido poner nombre (o resaca o paja mental, que no sabría bien), he decidido recurrir al pasado como fuente de inspiración.

almohadas

Y aquí es donde unas notas, viejas notas del pasado que me han ayudado. Son esos mensajes que a lo largo de muchos años me han ido dejando sobre la almohada. Los conservo, todos, en distintos idiomas, cosa que no puedo decir de mis sms y emails donde destruir ese preciado papelito que contiene un pedazo de mi pasado sería como rasgar un poco mi corazón.

Porque un puñado de gente que pasó por mi vida, amig@s y más que amig@s, en mi ausencia, decidió dejar su voz y su letra para mí sobre una simple almohada. Tal vez, éste sólo sea en un intento vano de que me dediquen más notas pues yo agradecido las conservo (y conservaré) en el recuerdo, las recupero periódicamente en mi memoria, las pongo cara (y también sonrisa), e incluso a veces les dedico una lagrimita por no haber podido dar respuesta a aquellos que no volverán, a aquellos que ya se fueron.

enero 27, 2009

Lento calentón

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:11 pm

 

Decir que hoy estoy malito y medio delirante, ¿no me véis mala cara (y mal cuerpo) en la foto?.

He caído en la cuenta de que me ha dado por relatar mis sábados noche últimamente en el blog, será porque estoy batiendo records a la hora de llegar a casa. Esta vez tocó fiesta en un piso (house party) pero pasa que el finde hubo algo diferente en mi despertar resacoso del día siguiente, y es que tenía un calentón como no hacía años y no me lo podía quitar del cuerpo… Tuve que templar la situación por métodos físicos pero todavía no me quedé satisfecho del todo.

sharpei

Es curioso, porque el lunes me encontré con quien me acompañó y comentaba su sospecha porque hubiera algo en la bebida pues padeció síndromes similares, con el pequeño detalle de que él en pareja los había soportado seguro que de otra manera, mucho mejor (me atrevería a decir).

Hoy martes, me encuentro con dolor de cabeza e indigestión, la comida no me ha sentado bien. Y a pesar de mi rechazo total a la química de farmacia he tomado una aspirina!!!, todo un mérito para mí, creedme. Mientras paso el regusto del ácido acetilsalicílico apunto a un amigo vía messenger en lo que nos hemos convertido pues el concepto de diversión requiere para muchos ya una química exprés… el tomar la pastillita que disfraza la fatiga y además genera desinhibición sexual.

Lo pensaba para mí y para esta noche, ójala hubiera un remedio llamémoslo interruptor o interruptus, no sé, que con darle al off me dejara dormir y soñar esta noche, producir placeres naturales como mi ligero hilo de baba al despertar… Por contra, a mis ojos no creo en remedios mágicos (químicos que dicen ahora), sólo quiero esta noche alguien que me arrope y me haga soñar despierto… ¿es tanto pedir?

 

PD.Creo que lo que me estoy calentando es la cabeza, me marcho a dormir… bss y ladridos.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.