Everything but temptation

noviembre 5, 2009

Vuelve el frío

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:20 pm

De regreso del trabajo, descubro en la calle a un abuelo agarrando las pequeñas manos de su nieta mientras ella se queja de frío. Todo el abrigo de unas grandes manos rodea sus manitas para alejar esa sensación que nadie nos ha enseñado a combatir en soledad.

Para no ser menos mis orejas y mejillas se quejan de eso mismo, y gritan hasta ponerse rojas en busca de una imagen tan tierna como el roce (y calor) de una mano ajena sobre mi rostro.

Gato con frio

Por supuesto, sueño despierto pero mi cabeza no se detiene ahí y ahora comienza a enumerar todo lo que va encontrando frío una vez llegado a casa: un sofá, una cama, qué diablos incluso toda una casa son elementos que con el frío se disfrutan de otra manera, y siempre mejor acompañados.

Qué tendrá el invierno que busca algo tan sencillo como el contacto con otro. Lo tengo comprobado, mi cama en verano no se siente de la misma manera que esta noche. Paso la mano por ese otro lado de la cama (el que siempre está vacío) y se hace más presente que nunca, la realidad. Que estoy solo, que ese otro lado esta frío…

Anuncios

abril 26, 2009

Los domingos y el recuerdo

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:58 pm

Los domingos como día más relajado de la semana me da por rememorar la infancia. Siempre me asoma una sonrisilla a la que se junta una enorme sensación felicidad interna gracias a esas pequeñas fotos del recuerdo que retornan del pasado.

Así, recuerdo con cariño cómo mi abuela rezaba por nosotros todos los días y así nos lo decía. Con mi tierna edad suponía que era lo que debían hacer los mayores, entre otras muchas cosas rezar por los nietos. Me sentía reconfortado (y mucho) cada vez que oía sus palabras.

caraculo

En la actualidad, y al menos la gente que me rodea no se lleva mucho eso de rezar. Tal vez, en este nuevo siglo se ha sustituido por otros modos: un fuerte abrazo al reencontrar en el tiempo a alguien, un buen par de besos y nuestra mejor sonrisa al saludar a otro,…

Casi veinte años después tengo claro que nadie reza por mí y aunque recién llegado a Madrid ya me siento arropado por gente que, tal vez, sin necesidad de expresar en voz alta que desea lo mejor para mí. Yo mismo lo hago con mis amigos y conocidos, me emociono ante la posibilidad de que encuentren trabajo, o de cómo ha salido un examen,… Me gusta participar de esas sensaciones, de ese puñado de cosas buenas que nos reserva la vida.

Ojalá, aunque no sea a modo de rezo, ni se cruce religión alguna nos aborde de vez en cuando un grato pensamiento. Así os lo dejo hoy relatado, abandono el domingo aún con la sonrisilla en la cara y enviando a todos mis mejores deseos…

Blog de WordPress.com.