Everything but temptation

noviembre 2, 2009

Anhedonia

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 12:52 pm

Es la incapacidad para experimentar placer, la pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades. Y es que placer continúa siendo esa palabra difícil de describir pero de la que todos tenemos recuerdo por haberla experimentado.

Hay distintos tipos de placer físico: el producido por el gusto (ciertamente se pueden llevar a la boca muchos tipos de cosas); el producido por el tacto (masaje, placer sexual en sus diversas manifestaciones,…); el placer auditivo (¿la música de lady gaga?), el visual (arte,…), el deportivo (y si no díganselo a mi vecino madridista)…

Alguien nos explica en su blog que sufre de un retardo de placer. “Cuando hago algo que me da placer solo soy consciente de esa felicidad después de haber vivido ese momento. Soy retardado de placer en todo. En todo menos en el sexo. Cuando me corro soy plenamente consciente de mi placer. Es el único momento…”.

placer

Nos hemos convertido en una especie que busca el éxtasis exprés. No hemos acabado de disfrutar una cosa y ya estamos buscando la siguiente… Pasa (y mucho) en el mundo de las relaciones. Nos saciamos antes de empezar, y nos lanzamos a buscar más y más sin detenernos a saborear lo que teníamos entre manos… y a la larga sólo queda el vacío, el retardo en el placer, el recuerdo de lo que ya no está ni estará con nosotros.

Nos recuerda wikipedia que los griegos aconsejaban un placer moderado y consideraban un vicio pernicioso cualquier placer inmoderado. Algo tiene que haber para mí, y muchos otros, a medio camino entre el vicio, el morbo y despertar cada noche solo con poco más que un recuerdo entre las manos…

Anuncios

diciembre 15, 2008

Mytemptation enamorado

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 12:33 am

 

Muchas veces la vida se llena de pequeños automatismos, cosas que hacemos prácticamente sin pensar por poco significativas…

Hoy cuando procedía a la rutina semanal de cambiar las sábanas me he sorprendido renegando a cada paso de lo que hacía, mientras mis sentidos se mostraban  desconcertados. Y es que por primera vez en varias semanas las sábanas apenas muestran arrugas, la vista no me engañaba. Vale, uno que ha dormido toda la vida solo es consciente de que no ha habido muchos calores ajenos que las hayan surcado. La semana más fría del año y así de mal lo hemos pasado. También es cierto que he caído como un leño y que el frío no me ha permitido moverme mucho, cualquiera aterrizaba, qué digo rozaba al tacto, un sólo centímetro ajeno a mi diámetro corporal, eso era introducirse en el Ártico.

Mientras extraía la funda de la almohada, instintivamente la he llevado a la cara para olerla, y extrañado he oído una especie de click, como se iniciara una musiquilla… Hoy yo recordaba a alguien que el olfato es el sentido que más se queda clavado en nuestra memoria, hay olores que nos retrotraen con fuerza al pasado. Y así ha sucedido, me ha golpeado el recuerdo, uno muy particular, el de mi chico. Ése que quería que estuviera allí ahogándome a besos, con ese (re)gusto a nicotina que tan tontorrón me pone. Ahora sí estaba seguro, resonaba en mi oído una melodía era algo así como I didn’t know I was looking for love until I found you… No supe que estaba buscando amor hasta que te encontré…

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.