Everything but temptation

septiembre 21, 2009

Otoño en blanco

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , — mytemptation @ 7:26 pm

Inicio mi otoño con la vecina jadeando a lomos de su pareja a media tarde, justo lo que necesito para mi aburrida tarde de domingo. Las paredes recogen el sonido y el suelo se encarga de transmitir unas ligeras vibraciones, que rebotan en mis pies descalzos…

Exploto y decido poner mi cuenta a cero con el mundo: a dios por testigo que nunca volveré a pasar hambre…, mañana será otoño y quiero que haya cosas que no se repitan.

Es la guerra y el próximo finde seré yo el que inicie la batalla de las vibraciones. Los gritos los pondrá mi acompañante buenorro para deleite de mis manos y otras extremidades varias, y por qué no para deleitar los oídos de los vecinos.

movil

Tiro de agenda del móvil para preparar planes, citas y lo que el cuerpo pida. A cada grito de la vecina mando un sms y con cada gemido uno más calenturiento aún… Sonrío por el trabajo bien hecho y me tumbo en el sofá a la espera de respuestas (plural pues espero más de una, sino cientos). Hasta que se hace muy de noche y decido que mejor sobre la cama. Caigo rendido pensando en el sorpresón que me llevaré con el nuevo día.

Que qué había en la pantatilla de mi moderno móvil esta mañana, la nada. Lo dicho, otoño en blanco.

Anuncios

junio 21, 2009

Los ricos también lloran

Filed under: sentimientos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:36 pm

Fue una de las telenovelas precursoras de los llamados culebrones y la serie de más éxito latinoamericana allá por 1979. Por razones de edad nunca llegué a ver la serie pero sí que me quedé con las cuatro palabras del título y con su profundo significado.

Porque yo, a menudo, lloraba y con mi subconsciente infantil lo interpretaba como ponerme a nivel de los más ricos… quién sabe, tal vez, en mi mente de niño ése era el primer paso para ser yo también rico, y por eso salí más llorón de lo normal para desgracia de mis padres.

desperezarse

Treinta años después, la realidad me ha demostrado que sigo sin ser rico pero que las lágrimas siguen fluyendo en contadas ocasiones. Por ejemplo, hoy como algún que otro domingo elijo una peli para matar el tiempo (y mis penas) al final de la semana.

No sé cómo he osado elegir una peli que de por sí ya contiene la palabra love: love actually. Es esa típica peli de vidas cruzadas en que por un casual todos acaban encontrando el amor de sus vidas, en la misma ciudad con la misma rutina diaria…

Ains, puede que mientras escribo estas palabras esté aún con la lagrimilla suelta, pero joder ¿de verdad estas cosas pasan en la realidad? Lo juro es que parece que es tan real que el próximo en ser agraciado por el guión de esa película voy a ser yo mismo… ains,

abril 26, 2009

Los domingos y el recuerdo

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:58 pm

Los domingos como día más relajado de la semana me da por rememorar la infancia. Siempre me asoma una sonrisilla a la que se junta una enorme sensación felicidad interna gracias a esas pequeñas fotos del recuerdo que retornan del pasado.

Así, recuerdo con cariño cómo mi abuela rezaba por nosotros todos los días y así nos lo decía. Con mi tierna edad suponía que era lo que debían hacer los mayores, entre otras muchas cosas rezar por los nietos. Me sentía reconfortado (y mucho) cada vez que oía sus palabras.

caraculo

En la actualidad, y al menos la gente que me rodea no se lleva mucho eso de rezar. Tal vez, en este nuevo siglo se ha sustituido por otros modos: un fuerte abrazo al reencontrar en el tiempo a alguien, un buen par de besos y nuestra mejor sonrisa al saludar a otro,…

Casi veinte años después tengo claro que nadie reza por mí y aunque recién llegado a Madrid ya me siento arropado por gente que, tal vez, sin necesidad de expresar en voz alta que desea lo mejor para mí. Yo mismo lo hago con mis amigos y conocidos, me emociono ante la posibilidad de que encuentren trabajo, o de cómo ha salido un examen,… Me gusta participar de esas sensaciones, de ese puñado de cosas buenas que nos reserva la vida.

Ojalá, aunque no sea a modo de rezo, ni se cruce religión alguna nos aborde de vez en cuando un grato pensamiento. Así os lo dejo hoy relatado, abandono el domingo aún con la sonrisilla en la cara y enviando a todos mis mejores deseos…

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.