Everything but temptation

octubre 25, 2009

La ceremonia de tomarme el pelo

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:59 pm

Hace una semana, tal que el 18 de octubre, celebré mi cumple. Sabemos también que en otro tiempo y para esa misma fecha se celebraba la fiesta romana de las Iuvenalia, en honor a la diosa de la juventud, instituida por Nerón.

A modo de curiosidad, conmemora su depositio barbae, es decir, la primera vez que se afeitó la barba. Una especie de fiesta de su mayoría de edad en la que un barbero, tonsor, cortaba con unas tijeras la primera barba que posteriormente se ofrecía a los dioses guardada en un cofrecillo. Podéis imaginar que la urna de Nerón contenía cuatro pelillos y no más…

Una semana después de entrar de lleno en la treintena me he encontrado con una novedad. Una cana que la mires por donde la mires siempre se deja ver y notar. La puñetera se dispara desde primera hora de la mañana e infructuosamente trato de dominarla pero aparece toda tiesa para que todos la puedan ver y disfrutar. Cansado de su impertinencia he decidido hacer mi propia ceremonia de llegada a la madurez, y cortar la cana (a ésta la han seguido dos o tres medio escondidas…). Como manda el rito las he guardado en una caja y las he ofrecido a la señora basura.

tigre blanco

Nerón guardó su primera barba en un píxide de oro que depositó en Júpiter Capitolino (el mayor templo de Roma). Los más pobres se contentaban con dejarlo en algún cofre de vidrio o de otro material menos precioso. Con motivo de tal evento tanto ricos como pobres festejaban esta fecha solemne según sus medios con una gran fiesta a la que se invitaba a todos los amigos. Así que estoy pensando en que la ‘gran’ fiesta sea el próximo finde, eso sí dentro de mis limitados medios. Estáis tod@s invitados…

Anuncios

septiembre 9, 2008

Peinar canas

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:12 pm

Vale, que tenga unas prominentes entradas, vale que al verme el espejo cada día uno no quiera fijarse ahí arriba, vale que tenga que soportar chistes del tipo hasta dónde se lavan la cara los calvos, pero lo de la cana en la ceja de esta misma mañana no tiene nombre!!!

Todos hemos tenido esa canita en el cabello que alguien procuraba dar el típico tironcillo para deshacerse de ella (a algunos incluso les gustaba). El placer de tirar cesó con eso de los mitos urbanos, lo de que si te quitan una cana salen otras tres, o seis, o qué sé yo cuántas.

Aunque yo me quedo con eso de echar una canita al aire pero si para tener sexo tengo que empezar a peinar mis propias canas y verlas aparecer justamente sobre mis ojos pues que paren el mundo que yo me bajo.

A ver es que he estado buscando en Google sin éxito algún dicho popular para que mida mi fortuna con esto de la cejita blanca, a lo mejor me esperan siete años de… o me crecerá unos cuantos centímetros (más).

Una solución… quiero. Sólo veo aquí dos posibles finales ‘tironcito’ a ver si me acaba dando gustirrinín o dejarla ahí como primer paso para ser el sucesor de George Clooney…

Blog de WordPress.com.