Everything but temptation

octubre 23, 2011

Calzoncillos

Filed under: Sin categoría — Etiquetas: , , , , , , , , , , — mytemptation @ 12:17 pm

Creo firmemente que mi última frontera en la adolescencia por superar fue la de poder decidir qué ropa vestía uno mismo, no fue hasta los veinti… (antes la adolescencia se alargaba mucho). Ahora ticket regalo y descambiar son palabras que hasta los más niños saben conjugar.
Recuerdo que en casa me sobretallaban en un par de tallas, todo lo que vestía tenía un cierto aire de saco y no fue hasta mucho más tarde cuando descubrí que mi verdadero tallaje no tenía nada de XL.
Antes la ley no escrita es que las madres nos eligieran al comprar la ropa, si éramos varios hermanos el modelo de los domingos era la misma composición en dos tamaños el mío y el mini (por mi hermano menor), dos gotas de agua que poco entendían de moda y que lo que buscaban nada más salir a la calle era ensuciarse mientras jugábamos. Si la economía familiar no era pudiente los niños pronto aprendían la más terrible de las palabras, una que era de mayores: heredar.
Parece que la última barrera que hemos cruzado sobre la generación anterior es la de la compra de nuestros propios gayumbos, antes “los hombres vestían Abanderado porque las mujeres compraban Abanderado”, y la publicidad nos convencía de ello.

Hemos pasado de la moda íntima para hombre Abanderado a la moda pública del calzón al aire donde formas y colores se airean sin ningún pudor. Claro que la moda siempre consistió (y consistirá) en romper moldes sobre el pasado. Sucede que los límites están cada vez más a flor de piel, vamos que cada vez la cosa consiste en insinuar, qué digo en ver quién enseña un poquito más.

Nuestra silenciosa revolución ha sido para los hombres la compra de su propios calzoncillos y como suele suceder la hemos llevado al extremo, los compramos y lo reivindicamos en público a todas horas. Será que nos hacemos modernos (aún más).

enero 11, 2009

El día después de la nieve y las noches con chicos

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:16 am

 

Cuando era pequeño en el frío (y húmedo) Valladolid mi hermano y yo esperábamos a que nos vistieran en sintonía para salir, al momento la calle nos veía envueltos en capas y capas, gorro y orejeras incluidos. De llover el modelo de invierno se complementaba con unas botas de agua. Era entonces cuando se nos llenaban los ojos de un brillo especial y mi entusiasmo por salir se disparaba porque sabía exactamente lo que iba a suceder en el preciso instante que pisara la calle… Lo primero que había que hacer era buscar el charco, las botas eran pasaporte para la diversión, la excusa perfecta para chapotear…

Como si fuésemos animales adiestrados teníamos que comprobar la efectividad del material, las botas hacían su función pero la excitación era tal que al poco tiempo el agua salpicaba ya a toda mi ropa y se introducía sin saber muy bien cómo en la propia bota. La historia acaba siempre igual, mi madre se enfadaba con nosotros, retornábamos al hogar y nos desnudaba pues extrañamente hasta los calzoncillos estaban mojados… Para entonces yo ya era feliz con la naturaleza porque me había llevado conmigo algo que ella nos había entregado el don de la lluvia (sucia).

nieve

Las historias con la nieve son diferentes el primer día es el más que divertido, el tacto de la nieve recién caída que proporciona ese extraño frío calor en las manos… al día siguiente hay hielo e intencionadamente o por descuido acabas siempre en el suelo… un día después tras la nevada las calles están pobladas de una extraña mezcla gris que ni es recuerdo de lo que fue, un invierno o un día de navidad blancos.

Anoche lo hablaba con un amigo, yo soy una persona (creo) de comportamientos sencillos a la hora de buscar relaciones: quiero esto para esta noche, lo busco y lo tengo… Él me mostraba los fallos en mi simplicidad, ¿y si queremos algo más? Entonces mi teoría se queda corta, qué nos queda el día siguiente y el de después. Todo se convierte en una mezcla extraña que embadurna nuestra cabeza de negros y grises, y lo hacen una masa intratable. El orden natural de las cosas en mis noches se repite: excitación (cuerpo), hostia contra la realidad (mente) y masa sucia y gris (mi cabeza confundida), por este orden…

diciembre 2, 2008

Qué cojones tienen los calzoncillos del H&M

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , — mytemptation @ 10:25 pm

 

Supongo que la del título es una pregunta que contiene su propia respuesta pero mi vida va por ciclos y últimamente la historia se repite. A ver, es verdad que en esto de los gayumbos es algo por lo que también pasa el tamiz de la moda. Nos hemos vuelto modernos e incluso en invierno tenemos que enseñar un poco más, traspasar esa raya e insinuar lo que otras manos no pueden alcanzar. Sugerir lo que más escondemos pero estamos deseosos de mostrar al primero que se nos ponga por delante. Claro está, siempre que cumpla ciertos requisitos, resumido todo en unas cuantas palabras que acaben en …orro, os ayudo buenorro o calentorro. También es verdad que el alcohol nos lo hace ver de otra manera y pronto nos conformamos con acabarlo en …ín, buenín o calentín.

pantalon-hm-wtf

Pero bueno vayamos al asunto, estaba hablando de ese textil coloreado que envuelve nuestra polla y nuestros huevos. Que qué me pasa, pues que últimamente me encuentro ambas palabras entrelazadas en mis conversaciones, generalmente próximas a mi cama. Las preguntas típicas son dos que si te gustan mis gayumbos para a renglón seguido sin dejarme dar respuesta añadir ‘son del H&M’. Mirad, para que lo tengáis claro conmigo me gustan los calzoncillos: el envoltorio, el estuche, y todo lo que llevan dentro… full equip que dirían en mi pueblo. Pero la pregunta sigue siendo la misma qué cojones tienen los calzoncillos del H&M…

octubre 17, 2008

Mi cumple

Filed under: sentimientos, vida — Etiquetas: , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:05 pm

El 16 de octubre nació Oscar Wilde, conocido por sus célebres citas, una de las más famosas es I can resist everything but temptation, ¿os suena?.

Lo puedo resistir todo salvo la tentación, esto es lo que está siendo este blog. Este año me están surgiendo cosas irresistibles y como tales aquí las retrato (casi) a diario. Hoy, 18 de octubre (libra) es mi cumple y he decidido felicitarme yo mismo con un chistecillo…

Dicen que esto de la edad es relativo pero mis años contienen un tres que que no quisiera que significara perder esa parte de cosas que todavía tengo por probar (que son muchas!), necesito de esas tentaciones.

De momento ayer estrenaba unos calzoncillos con ganas de enseñárselos a alguien y no ha habido manera… Mira que son chulos y que ná, pasaban las horas del día y que casi estuve por ofrecerme a cualquiera pero ni por esas, le tenía ganas pero no pudo ser. Como no es cuestión de andar con los mismos gayumbos dos y tres días pues me ha tocado ponerlos en la cesta de la ropa sucia.

Mi deseo: que me lluevan las tentaciones!!! De momento, a ver si me llevo un buen regalo de cumple pa’empezar con buen pie aunque seguro que será con otros calzoncillos…

Blog de WordPress.com.