Everything but temptation

abril 10, 2009

Manos a la obra

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 5:35 pm

La historia podría empezar como antiguamente con aquellos relojeros cuya prueba de fuego era desmontar un reloj pieza a pieza para volver a componerlo de nuevo (y que funcionara), vamos como los muebles del Ikea en la actualidad pero al revés, que queden como en la foto y no sobren piezas…
Mi reto personal me aguarda en el baño donde, al parecer, la cisterna gotea. Rodeado por este puente de Semana Santa de momentos ociosos opto por echar los restos y hacer uso de mis manos para otra cosa que no sea teclear en el messenger y acariciar extraños aparatos, que pasan por el ratón del portátil a algún otro que también parece cobrar vida a mis toqueteos…

manos-a-la-obra
Al asunto que me distraigo, me lo tomo en serio y decido vestir el uniforme que tantas veces he visto en películas de dudosa calidad argumental, hallo amontonadas en un cajón herramientas cuyo nombre desconozco y un cinto donde calzármelas. Me descubro mirándome al espejo de esa guisa y me gusto, vamos que me pongo yo mismo un montón, el mito del operario mono (o en mono, que ya ni sé) que va a arreglar algo a la casa…
Me sitúo en el baño con todo el aparataje de herramientas, y me lío a desmontar cosas, girar tuercas y demás, todo lo que se resiste lo resuelvo a martillazos como buen macho. El problema está claro bastaba con quitar esta pieza de aquí, componer la de allá y sustituir dos arandelas. Ufano, devuelvo todo a su sitio para comprobar tras dos horas que el goteo de cisterna se ha tornado en catarata del Niágara… Perfecto, mi simple solución al problema es cortar el paso del agua y lo único que me asemeja a un profesional de la cañería es que acabo manchado hasta los güevos…
Total, que mientras me ducho surge la idea genial para la noche del sábado, cambiaré mis preferencias de cuerpos bonitos y centraré mis prioridades: se busca operario cañero que sepa arreglar cañerías. A ver si pillo la oferta dos por uno que me arregle las cañerías por fuera, y por dentro. Deseadme suerte!!!

Anuncios

marzo 7, 2009

Al aparato

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:16 pm

Me fascina la naturaleza humana, particularmente la de los hombres y su adicción al aparato. Me explico, entro a un baño y veo a un tipo que está al móvil mientras con la otra mano dirige su instrumento (dispara). Parece satisfecho en una de las pocas ocasiones en que los hombres podemos hacer (y bien) dos cosas a la vez.

Me pongo yo mismo a lo que había ido al baño, y en ese instante suena el móvil con su vibrador… Me lo pienso, ¿qué hago?, ¿podría ser capaz de hacer esas dos cosas?… Al final se quedó en llamada perdida. Sí, quise intentarlo pero me empecé a contonear por lo ajustado de los vaqueros y digamos que mi disparo salió por la culata.

movil

Pero hay más… Según una encuesta, uno de cada diez holandeses responde a su móvil mientras practica sexo. Esto ensancha si cabe más, las capacidades de los hombres!!! Podemos estar haciendo una cosa (o intentándolo) y saltar nuestro móvil e intentar quedar bien con las dos cosas que tenemos entre manos!!!

Y el rizo del rizo… a los británicos les preguntaron: si tuvieras que elegir entre el móvil, el sexo, o el chocolate y el alcohol…con cuál de ellos te sería más difícil vivir sin él. Los adolescentes ingleses lo tienen claro: el móvil.

Es sábado noche y, de nuevo, las dudas me asaltan… Si me dieran a elegir, por supuesto que sabría lo que me pide el cuerpo. Primero la llamada de la naturaleza, la de dos cuerpos juntos en el calor de la noche; la segunda, el móvil. De momento, cómo decirlo… la noche se presenta fría respecto a lo primero y me temo que esta noche habré de confiarla al alcohol y conformarme con comerme a mordiscos una buena tableta de chocolate. Buen finde a tod@s!!!

octubre 19, 2008

Relato: hamam

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 4:38 pm

Dice la tradición que los hamam, baños turcos, contaban en plantilla con tellak, los jóvenes masajistas que ayudaban a lavar a sus clientes, y a los que también envolvía una importante carga sexual… Conocemos por textos de autores otomanos quiénes eran, sus tarifas e incluso cuántas veces hacían llegar al orgasmo a sus clientes además del detalle de sus prácticas sexuales. Aún en turco el término hamam oğlanı, chico del baño, es usado como eufemismo para referirse a homosexual.

 (…)Lo primero que nos apuntaron fue hacia los vestuarios, allí cada uno con disimulo se puso el bañador, la mirada fija de cabeza para arriba no siendo que alguien fuera a cuestionar con sus ojos lo que a otros nos habían dado por naturaleza, lo de las odiosas comparaciones y demás…


Las instrucciones claras, primero la sala de agua templada, luego la más caliente, y más tarde la fría-fría, era cuestión de purgar cuerpo y mente antes de proceder al baño turco con su humedad y con sus vapores purificantes. Una vez llegado allí te relajas, tus sentidos flotan envueltos en músicas instrumentales, los chorros de aguas chocan con los distintos baños, y llegado el momento más pronto que tarde llega el relax, los que lo desean encargan un masaje. Te recomiendan que tras él te duches para eliminar el aceite que el cuerpo no ha absorbido… 

Sobre la camilla el especialista te pregunta qué parte deseas que te relajen, uno que es nuevo en esto anuncia con voz temblorosa que la espalda, un clásico, mientras remuerde su conciencia pensando que podía haber sido un poco más osado…

El masaje comienza con una toalla rozando tu cuerpo para secar la piel al tiempo el sentido del tacto se dispara, al igual que tu vello. Disimuladamente sitúa el extremo de la toalla bajo el dobladillo de tu bañador, ahora sí te pesa, ahora sí estás en sus manos, nunca mejor dicho.

Te indica que dejes colgando los brazos mientras te envuelve en aceite, suavemente va magreando tu cuerpo. Al principio sabes dónde se encuentran sus dos manos, pero pasados unos instantes pierdes la cuenta, y comienzas a pensar que son dos, y tres, y cuatro. Para entonces ya has cerrado lo ojos, se han disparado tus sentidos, y sueñas despierto que aquello no acabe, o que acabe de otra manera…

Un susurro te despierta: ‘el masaje ha terminado’, te incorporas como flotando, sonríes bobaliconamente y te diriges al vestuario. Me cambio, y opto por no ducharme conservaré toda la noche el aceite. Pasas por caja ‘son treinta y seis euros’, vuelves a sonreír, la cuchillada apenas duele. Llegado a casa, me envuelvo en mis sábanas y en mi aceite, y sigo soñando…

octubre 8, 2008

Relato: Arrugas y sexo

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 10:04 pm

 

Ayer soñé…

Allí estaba yo reflejado en el espejo a mis treinta años muy bien llevados. La modestia no era una de mis virtudes, tampoco era un secreto. Pero si hablamos de secretos había algo que ocultar mi prolongada vida, más allá del paso de las estaciones y hojas de calendario, sólo una cosa me devolvía la vida y ésa era el sexo.

Pero volvamos a esa imagen en el espejo, hoy había algo extraño. Una mancha, un no-sé-qué en el entorno de la comisura de los labios, e inmediatamente le puse nombre una arruga!!!

No podía ser, la reacción inmediata fue culpar al espejo, pasé y froté con ese sonido característico donde creí que estaba la sombra, a modo de fase preliminar, la de negar la evidencia. Mas no funcionó, era yo, el yo real que ahora comenzaba a incomodarse con la tozuda realidad esa que para mi problemilla el tiempo no puede sanar.

Pronto comencé a reaccionar, había que negar la evidencia, a mi pareja tras casi tres años que me había dado vida e insuflado savia cada noche desde que nos conociéramos. Y así traté de engañarme en ese mismo instante, acabé la cerveza de un trago.

El baño del pub me sirvió de puerta de entrada a mi nueva realidad, eché una ojeada y elegí a mi presa, y la atrapé entre mis garras hasta que logré lo que buscaba, una noche más de sexo. A la mañana siguiente corrí hasta mi confesionario particular y allí me encontré de nuevo radiante, sin mancha, sin arruga, algo había cambiado, era yo y no sólo mi reflejo.

Me obsesioné quería más de lo mismo pero esa noche no lo logré encontrar, y a esas noches le siguieron otras, abandoné a los míos, perdí también lo que amaba. Cada mañana veía crecer las arrugas, al principio cubrían los labios, pero pronto aparecieron  muchas más. Necesitaba eso, y si no había más remedio pagaría por ello.

Vendí mis pertenencias, di todo lo que era mío, todo lo que tenía a cambio por una noche de sexo. Y ese fue el fin, mi onerosa recuperación tan efímera como lo que tardó en llegar el día siguiente y de ahí degeneré precipitadamente en algo viejo, arrugado, y al final sin tan siquiera dientes. Mi sueño se convirtió en pesadilla…

 

Al fin desperté, de forma instintiva comprobé con mi lengua que aún tenía todos mis dientes. Y sonreí, allí mismo en la cama, junto a quien amaba como había sucedido cada año desde hacía… desde aquella fiesta de cumpleaños en que nos conocimos. Una voz emergió con candor de entre las sábanas ‘Feliz cumpleaños, Toni’, a lo que respondí ‘Feliz aniversario, Ra’.

 

PS. Es que mi cumple es en una semana y estoy un poco obsesionado.

octubre 6, 2008

Al aparato

Filed under: vida — Etiquetas: , , , , , , , — mytemptation @ 9:25 pm

Es que me ha pasado algo increíble cuando estaba en el baño de un restaurante ayer. Me entró la prisa y sólo había un recipiente donde liberarme pero estaba ocupado por un tío, y lo cierto es que tenía sus dos manos al aparato. Me explico, una agarraba el instrumento y la otra el móvil. Y mira qué mala suerte que estaba para ver aquella escena (!).

Desconozco qué terminó antes si la llamada de la naturaleza o la que luego te pasa factura Movistar pero el caso es que los pasos fueron los siguientes, sacudió, culo pa´trás, cambió de mano el móvil y casi al mismo tiempo empezó a abotonarse los vaqueros. Por cierto, tampoco se lavó las manos.

Como el urinario tenía la arañita esa para apuntar me descargué a gusto para poder borrar mi rampante imaginación. Pasó que al salir vi que al tipo sentado con su chica y tenía el móvil sobre la mesa. Para mis adentros pensaba, mira que si le llaman y es para ella, qué asco!!! Me alejé rápidamente pero un interminable ring sonó a mi espalda, ¿para quién sería la llamada???

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.