Everything but temptation

diciembre 8, 2008

Relato: cajonera

Filed under: Relatos — Etiquetas: , , , , , , , , , , , — mytemptation @ 11:42 pm

 

Y ahí está, cada mañana es lo primero que encuentran mis manos, tanteando por encontrar y apagar el puto móvil. Tiene tres enormes cajones y acompaña mi vida desde que comparto habitación en un piso de alquiler de una gran capital. Tan grande para que tenga Ikea, tan típico como que me costó horas montarla. Coja y algo desencajada pero importante para lo mío, pues guarda mi vida: mis llaves, mi documentación, mi dinero, mi cartera hasta una foto mía. Sostiene mis vicios: el cenicero, condones, mis porros y de vez en cuando hasta la ceniza mal apagada. Tiene mis huellas, de arrebatos, pasiones y desencuentros. Mi vida siempre se divide en dos: en tu casa o en la mía, el tabaco rubio o los porros, el whisky con cocacola o el whisky solo. Siempre tengo que elegir y lo odio porque algo siempre falla, algo sale mal y el resultado es siempre uno sólo, el mismo, que acabo con las manos vacías.

drawer

Será porque me enfrento a esta dualidad ante personas con las que me relaciono. Aclaración: relacionarse quiere decir sexo. Una es exprés, vamos lo que tardo en meter la caja de condones en la cajonera. Una vez hecho el acto (el de desplazar la caja a su cajonera) la persona, o llamémoslo ansiedad, desaparece de mi mente, así ha sido y supongo que seguirá siendo. Me llenan lo que una noche y ocupan en mi cabeza lo que tardo en poner en mi sitio las cosas que habían quedado en desorden. No quita para que sea pasional y entregado, pero ambos sabemos qué es lo que hay, y mi corazoncillo se autolesiona con facilidad con lo que lo exprés nos ayuda a todos: a la otra persona, a mi corazoncillo y a mí mismo.

La otra manera de relacionarme es cuando llega el amor, o debiera decir ‘eso que llamamos amor’. Y yo lo quiero, se lo digo con palabras y lo demuestro con caricias. Quiero llenar mis brazos y quedarme con eso. Pero es algo que no controlo, mi suerte. Y llega el momento de la despedida, y no quiero. No quiero guardar mis recuerdos en la cajonera, cegar su luz, cegar mi recuerdo. Quizá sea porque pasaba por la ciudad o, tal vez, porque nuestras ocupadas agendas no nos lo permitan pero me quedo sin nada, con los brazos fríos, con mi regazo vacío.

Y lo guardo con cariño, con mi calor. Abro el cajón y lo deposito, en espera de más. Y puede que él regrese porque sí, porque me quería o porque quería repetir. Y una noche más abro cuidadosamente la cajonera, y vuelvo a empujar y meter más, aprieto.

Pero sucede que hoy mi mesilla está llena, de recuerdos, de sentidos. Sucede que hoy, como ayer, tiene el mismo nombre, tiene cara, voz, latidos. Y aprieto. Pero sucede que, de nuevo, se va, se aleja. Y aquí me encuentro, con mis brazos desnudos, perdido en esta tienda. El cartel dice tres o cuatro cajoneras, modelo Kolja o serie Vinstra, y otra vez hay que elegir entre quemar lo mío o seguir acumulando aún más lo que no es sino vacío.

Anuncios

9 comentarios »

  1. Jorge, entiendo que tengas tus necesidades pero anhelándolas constantemente sólo te haces daño. Vive la vida con todo lo que te ofrezca y sé feliz y ese que quieres que vuelva a tí pero esta vez se quede entre tus brazos o sino será otro el que se quede contigo. Por mi parte decirte que cuando desahogarte y contarme lo que hay en tu corazoncito estaré encantado de charlar contigo, ya sabes donde encontrarme.

    Besos.

    Comentario por Reikjavik — diciembre 9, 2008 @ 12:06 am

  2. Me da envidia tu mesilla llena de recuerdos, de sentidos. Yo hoy quisiera estar lejos de la mía, cambiar mi habitación entera por un lecho de arena y olas, sin mesillas, ni recuerdos

    Comentario por ana — diciembre 9, 2008 @ 6:21 am

  3. Supongo que el momento de la despedida tiene sólo una cosa buena…la posibilidad del próximo reencuentro…y volverá..porque te querrá y querrá repetir…

    Comentario por Winnie — diciembre 9, 2008 @ 7:25 am

  4. Cuanta razón tiene Winnie. Las despedidas sólo tienen esa cosa positiva, la promesa de un próximo reencuentro. Si hablas así del asunto, no creo que esa mesilla esté repleta de nada más que vacío. Sería muy difícil, ¿no crees?

    Comentario por _Blueyes_ — diciembre 9, 2008 @ 8:21 am

  5. Volverá, sin duda.
    Sólo un detalle, ¿él sabe que quieres que vuelva? lo digo porque a veces dejamos pasar oportunidades por no haber expresado lo que sentimos con claridad.
    Ana se te nota tristona, arriba ese ánimo reina, que todo pasa y el sol acaba saliendo.
    Besos

    Comentario por lunanueva — diciembre 9, 2008 @ 9:42 am

  6. Cari, una manera muy poética es explicar nuestro gran anhelo, la busqueda incansable del amor, el hecho de que esa cajonera de ikea pase a ser la mejor comoda de caoba, donde guardar por fin ahora si, los mejores recuerdos y las mas grandes pasiones.

    Polvos de una noche, polvos de kleenex y cajón, polvos de viento y de nada, polvos… no sustituyen al amor, pero al menos sirvern para que esos cajones no se atasquen y se airee el contenido….

    Bezos.

    Comentario por Iago — diciembre 9, 2008 @ 10:45 am

  7. poko mas se podia decir de una cajonera. cuando damos vida e importancia a las cosas inanimadas estas pasan a ser elementos de nosotros q nso habloan y nos observan. tu cajonera te observa. ten cuidao no te muerda un dia xD

    molaaaaaaaaa

    Comentario por CANALLA — diciembre 9, 2008 @ 6:17 pm

  8. genial el post…

    quizás debieras cerrar ese cajón ya lleno y abrir otro… hasta que el tiempo te de el valor de abrir ese que cerraste y vaciarlo, o solo aprender de lo que guardaste en él…

    y nunca quemes lo tuyo, por muy vacío que creas que está 😉

    Comentario por yes — diciembre 9, 2008 @ 10:14 pm

  9. Pues yo no tengo mesilla, aunque me guardo tu blog en los favoritos, porque me encanta cómo escribes :D!

    Pues sí, la verdad es que me falta salir más a fiestas universitarias, siento que estoy desperdiciando mi vida social universitaria porque en la universidad privada a la que voy son unos sosos y no organizan fiestas como en las públicas… en la mía queda la gente para ir de pubs normales en los bares del pueblo de la uni, y yo vivo en Madrid Capital y paso de irme a ese pueblucho, yo necesito la gran ciudad.

    Me queda lo que queda de este curso y el que viene… en junio de 2010 con suerte he acabado la carrera, si no repito ninguna asignatura, que por el momento voy limpio (es fácil ir limpio en una privada).

    Ya tienes otro fan 😀

    Besos!

    Comentario por Adrien Evans — diciembre 9, 2008 @ 10:27 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: