Everything but temptation

octubre 29, 2008

Relato: Poros

 

El perfil apuntaba y mis clicks disparaban… era un sitio más de contactos. No sería la primera vez ni tampoco la última. Estudiante, 21 años, sonreía en la foto mientras el humo de su cigarro dejaba entrever sus ojos claros… El mensaje manido: hola me gustaría conocerte te paso mi messenger@hotmail.com. Ahora esperar, puede que incluso respondiera el mismo día tal como había sucedido en tantas otras ocasiones…

La escena se repitió y nos conectamos, era por la tarde y me encontraba sentado cómodamente sobre mi cama, aunque podía percibir cómo los tres grandes espejos del armario me miraban con un aire sombrío… Y con razón, hacía semanas que no mostraban la pasión y el deseo de dos personas que acaban de conocerse y disfrutan del momento. Gozando de sus cuerpos desnudos, recociéndose en los espejos, fantaseando con lo posible y lo mediato.

Reconozco que en esas ocasiones la temperatura del lugar ascendía, mis poros se abrían y dejaban escapar todas esas hormonas acumuladas a lo largo de semanas de abstinencia. Los espejos eran mi segunda piel y rápidamente advertían la situación. Los tenía enseñados, pues comenzaban a reconocer ese calor del momento y a mostrarse diferentes, sólo entonces era cuando los chorretones de vapor condensado empezaban a correr con fuerza hacia abajo. En ocasiones, el placer era tal que dudaba si perdía, por un instante, la visión o eran ellos los que me ayudaban a dibujar mi reflejo en éxtasis, rodeado de pasiones correspondidas, calores mutuos y sudores intercambiados.

Distraído en mis más íntimos pensamientos daba ya respuesta a mi nueva presa sobre el teclado. Aunque me consideraba del montón ganaba en las distancias cortas…incluso las virtuales. Lanzaba mis anzuelos y si picaban les atrapaba sin dejarlos escapar con dobles sentidos, dando vueltas al mismo tema hasta que lograba lo sexual, el deseo… Y de lo virtual a lo carnal un paso mi número de móvil, un lugar, una hora.

Había que apurar la situación, ya habíamos tratado lo sexual en un par de frasecitas pero era el momento de dejar huella y tomar un tema del que ya no le dejaría escapar. Volví a mirar su foto y lo tuve claro:

‘fumas mucho?…’

Del messenger saltó un ‘sí’ rápido pero la maquinita indicaba que iba a decir algo más, llevó unos instantes y de repente ‘fumas porros?’. Era mi oportunidad, mis dedos sin dudarlo saltaron rápidamente ‘quieres quedar?…’. De nuevo la espera ‘para fumar porros?’, ‘sí, claro…’ para eso, para lo otro y lo de más allá, todo ello se amontonó en mi cabeza…

Esta vez mis poros se adelantaron a su respuesta y dejaron escapar una gotita sobre mi frente, la dejé deslizarse pues en ese instante obtuve lo que buscaba ‘vale, pero con una condición’, sólo acerté a decir ‘dime…’, ‘que te hayas hecho una paja antes’. ‘Hecho…’. Lo di por hecho, todo: la paja, el conocernos, los espejos, mis hormonas liberadas, mi pasión y el sexo…

Chic@s siento dejaros con la boca abierta, como en la foto, pero mañana continuará.

Anuncios

8 comentarios »

  1. no nos dejes así, por dios!!! esto es lo que se llama un coitus interruptus 😀

    Comentario por ana — octubre 30, 2008 @ 5:48 am

  2. Leo y oigo en voz alta tu relato y se disparan las emociones…dan ganas de que alguien retire esa gotita que sale de tus poros, cual si fuera pestaña en tu mejilla,esa pestaña que provoca miradas con deseo de rozar la piel y quitarla.Tengo la sensación de tener más poros de los que creía…todos abiertos y desbordando sentimientos…continuará

    Comentario por Winnie — octubre 30, 2008 @ 6:53 am

  3. ¿Y se hizo la paja?…el morbo a través de internet es apasionante,por favor publica ya la segunda parte de la historia!
    Besos desde Valencia

    Comentario por iñaki — octubre 30, 2008 @ 11:06 am

  4. Me parece genial cómo utilizas LIGERAS PINCELADAS de realidad para montarte un relato como el que has elaborado. No te imaginas la curiosidad que tengo por conocer la segunda parte de la historia… A ver cómo te las apañas.

    Besos

    Comentario por _Blueyes_ — octubre 30, 2008 @ 1:00 pm

  5. Buff!!! Vaya relato…. tendría que ser delito dejarnos con la incógnita que nos dejas.
    Ya nos contarás si finalmente desayunaste con diamantes, con pijama lujurioso y conseguiste ver reflejado en el espejo empañado como una mano ajena te quitaba una pestaña que llevaba demasiado tiempo en tu pómulo.
    Besos

    Comentario por lunanueva — octubre 30, 2008 @ 1:47 pm

  6. Ains, y ahora nos dejas a medias jajajajaja ¿cómo acabaría la cosa?

    Besitos

    Comentario por Adolescente18 — octubre 30, 2008 @ 4:21 pm

  7. Vaya,de repente tengo menos frío ;-P

    Besoo

    Comentario por phoenix221988 — octubre 30, 2008 @ 7:30 pm

  8. ¿Por qué será que los espejos nos sugieren fraldad? No puedo con los espejos en los dormitorios…

    Sólo me gustan por el mito de Narciso, creo. Aunque a mi me suceda más como el conde Drácula.

    Abrazos!!

    Comentario por acelerado — octubre 31, 2008 @ 12:24 pm


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: